Hasta hace poco no existía dónde hospedarse, pero eso cambió con la apertura del resort Song Saa. Fue diseñado como un pueblo ideal de pescadores. Por dentro hay comodidades como la “infinity pool” y el Wi-Fi, complementado con antigüedades asiáticas y decoraciones de mercados; se puede nadar con caballos de mar y disfrutar de las aguas bioluminiscentes durante la noche.

 

Texto: AMURA ± Foto: Panoramio, Jorge García, CHN, Morgue File

e-max.it: your social media marketing partner