A bordo

  • Para ingresar a Brasil se requiere un pasaporte válido durante un periodo mínimo de seis meses, desde la fecha de entrada en el país. Los visitantes procedentes de México necesitan de visa. Para aquellos turistas que no se les solicita presentar visa se les concede un permiso de estancia en el país de 90 días, que puede ser prolongado hasta por 180 días, por año. A los menores de nueve meses se les solicita un certificado de vacunación de fiebre amarilla.
  • Existen varias maneras para ingresar al país. Por vía aérea existen diversas aerolíneas que ofrecen vuelos directos o con escalas, se recomienda consultar la que sea de su preferencia. Si desea ingresar por mar, se deben de tener presentes los documentos de identificación personal, pasaporte y visa en caso de requerirla, una declaración de carga, de bienes de la tripulación, de provisiones así como constancias de salud y los documentos de la embarcación, una vez que sean requeridos por la Marina de Brasil.
  • Para navegar por la costa de Brasil es necesario que las embarcaciones presenten los documentos correspondientes, ya sean extranjeras, rentadas o contratadas.
  • Una vez navegando en el destino es importante recordar la seguridad marítima y humana, se recomienda tomar precauciones y responsabilidad para evitar deteriorarla, ya que la Marina de Brasil responsabiliza a todos los que directa o indirectamente estén involucrados en la navegación. Asimismo se deben respetar los límites especificados para el litoral, lagos y ríos a modo de resguardar la integridad física de los bañistas. Cabe mencionar que llegando al destino, los viajeros u objetos podrán desembarcar siempre y cuando la embarcación sea liberada por la visita de las autoridades de salud y puertos así como la Policía Federal.  

 

 

Tesoros

  • Bien conocido a nivel mundial por el ritmo que lleva en su territorio, Brasil es la casa absoluta de la Samba, en donde los cielos y suelos se visten de hermosos colores, ritmos acelerados y ambientes acogedores para abrir las puertas del Sambódromo, lugar donde se lleva a cabo el famoso Carnaval de Rio de Janeiro. Un desfile hecho por las Escuelas de Samba, que año con año preparan una coreografía con trajes exuberantes y enormes carrozas, que circulan a través de una larga calle para así transportarnos a la fantasía de un verdadero carnaval.
  • Una joya absoluta, regalo de la naturaleza, son las fascinantes playas de Brasil, diversos paraísos que muestran la belleza total del color, la tranquilidad, la aventura y la fineza de su arena. Búzios es el claro ejemplo de ello pues cuenta con los mejores sitios para visitar y practicar deportes acuáticos así como para disfrutar de un inolvidable descanso sobre las blancas arenas y cristalinas aguas, bajo un fascinante ambiente.
  • Pan de Azúcar ubicado en la boca de la Bahía de Guanabara, en Rio de Janeiro, es un pico natural que mide 396 metros de altura sobre el nivel del mar y es considerado el segundo monolito más grande del mundo. Su increíble atracción radica en la panorámica vista que ofrece desde el teleférico, pues es posible apreciar las maravillas naturales que Rio tiene y lo espectacular que se ve la ciudad de día y noche.
  • Uno de los principales símbolos de Rio de Janeiro es “El Museo de Arte Contemporáneo de Niteroi”, diseñado por el arquitecto Oscar Niemeyer con la ayuda del ingeniero estructural Bruno Contarini. Consiste en una estructura de 16 metros de alto con una cúpula de 50 metros. Su impresionante diseño le hace único y su estilo le da un toque especial al destino. Representa una de las obras más llamativas del lugar pues está situado en un acantilado, el cual permite ofrecer una vista excepcional dentro y fuera del mismo, ya que se puede apreciar la de Rio de Janeiro, la Bahía Guanabara, y la Montaña Pan de Azúcar.  

 

 

Texto: AMURA ± Foto: Flickr, EMBRATUR´S, Image Bank

e-max.it: your social media marketing partner