Un paraíso vestido de blanco, Megève es la estación ideal para los amantes de esquí. Con más de 300 kilómetros de pistas, ofrece niveles tanto para intermedios como para principiantes. Dispone de preciosos chalets, tiendas y todos los atractivos con lujo y elegancia, dentro de un ambiente familiar que lo invitará a disfrutar de unas verdaderas vacaciones. Cabe destacar que los aficionados al polo no pueden perderse la oportunidad de conocer el destino pues además de ofrecer en enero el Polo Masters, sirve de trampolín para conocer las zonas de Ginebra, Courmayeur, Martigny y Annecy.

 

Texto: AMURA ± Foto: Megéve Tourisme.

e-max.it: your social media marketing partner