Antiguas casas de piedra a orillas del Mediterráneo color turquesa pintan el paisaje de Dubrovnik. Su magnificencia se refleja en los juegos del agua para contar historias fabulosas. Es un placer caminar por sus callejones y experimentar el cálido ambiente. 

 

Texto: AMURA ± Foto: Patrick Monney.

e-max.it: your social media marketing partner