A bordo

• Los visitantes requieren una visa para entrar en territorio Libanés, se debe solicitar a través de embajadas o consulados. Para ello es necesario presentar una solicitud, una foto tamaño pasaporte y el pasaporte vigente. Se puede obtener visa por una entrada, por dos o para entrar muchas veces, cada una representa un costo distinto. No se da visa a quienes tienen sello de Israel en su pasaporte

• Con 225 km de línea costera en el Mediterráneo se puede navegar por la costa del Líbano recorriendo el país de norte a sur; no obstante, debido a los incidentes con Israel, está presente en la región la Fuerza Marítima Multinacional de la ONU (UNIFIL), que monitorea todos los movimientos en aguas de ese país. Las embarcaciones que se aproximan a esa zona son revisadas por esta fuerza y sólo podrán arribar o salir aquellas con previa autorización de las autoridades libanesas a través de los corredores establecidos.

• Cercanos a los diferentes puertos de Líbano se encuentran muchos sitios arqueológicos interesantes, entre los que se pueden visitar el hipódromo y la necrópolis, los cuales abren diariamente. Además, hay restaurantes de mariscos, locales de comida rápida y pubs en estas mismas zonas.

• La costa de Líbano está llena de resorts de playa privados, así como de clubes de buceo que ofrecen instalaciones y servicios de renta de equipos para bucear y esnorquelear. Además brindan un sinfín de actividades acuáticas, entre ellas se incluyen esquiar, velear y surfear. Hay disponibilidad de equipo de Nitrox para buceo en aguas más profundas.

 

 

Tesoros

• Líbano provee todo tipo de aventuras, no sólo a los buscadores de emociones fuertes. En un paisaje nostálgico, las caminatas pausadas en los cañones hermosos de montaña, por aldeas de rojos techos y cedros de más de mil años de edad proporcionan una alternativa tranquila a muchas delicias cosmopolitas de Beirut. Los paisajes históricos y culturales también están a la mano. Se puede viajar a muchos sitios arqueológicos y religiosos y pasar el día siguiente aprendiendo acerca de la agricultura orgánica con almuerzo incluido en la granja.

• Tome un paseo pausado por el Distrito Central de Beirut (Solidère) y maravíllese por los edificios hermosamente restaurados, recargados con su decoración arabesque de cantería amarilla y pastel, con elegantes arcos y hierro forjado. En el camino, descubra ruinas antiguas de baños romanos, de mercados y de los edificios nuevos descubiertos recientemente. Después, entréguese al goce de un café fuerte de estilo libanés, acompañado de sabrosos dulces, en alguno de los muchos cafés de estilo parisiense en Beirut.

• Un vasto valle anidado entre las dos cordilleras del Líbano, el Valle de Békaa, ha sido conocido desde tiempos antiguos como la "cesta de pan de Líbano." El valle es un tablero de ajedrez, con campos con aldeas pequeñas, un testamento de la herencia agrícola de la región. Aquí hay un centro de gastronomía libanesa, con varios lugares que producen vinos libaneses de renombre mundial, y una serie de restaurantes locales con deliciosa cocina libanesa.

• Con una variedad rica en terrenos, los amantes de la aventura encontrarán algún deporte al aire libre y bajo el sol. En el verano, muchos resorts de playa y  de  montaña ofrecen los favoritos: natación, esquí, tenis, golf y el parasailing. El buceo y el esnórquel son también muy populares. También se puede explorar ruinas romanas y fenicias en las costas de Sidon, Byblos o Tyro.    

 

 

Texto: AMURA ± Foto: Patrick Monney.

e-max.it: your social media marketing partner