Es uno de los pocos deltas que no dan al mar. Las aguas del río Okavango vienen desde Angola y llenan ese inmenso delta, creando un extraordinario ecosistema ideal para observar la fauna africana.

 

 

Texto: Patrick Monney ± Foto: Patrick Monney

e-max.it: your social media marketing partner