Navegando por aguas turquesas

En me­dio del Pa­cí­fi­co sur­gen va­rios ar­chi­pié­la­gos que com­po­nen la Po­li­ne­sia fran­ce­sa, unas is­las ro­dea­das de la­gu­nas cu­yos co­lo­res es­ta­llan en di­fe­ren­tes to­nos de azu­les, unos ato­lo­nes que pa­re­cen ani­llos y los cua­les en­cie­rran un mun­do pin­ta­do de tur­que­sa, unas is­las vol­cá­ni­cas ne­gras en­vuel­tas en un mar azul pro­fun­do.

Pa­raí­so del sur don­de sus arre­ci­fes al­ber­gan un ma­ra­vi­llo­so uni­ver­so sub­ma­ri­no ha­bi­ta­do por una in­men­sa va­rie­dad de pe­ces de co­lo­res, y las tie­rras se cu­bren de ve­ge­ta­ción tro­pi­cal con flo­res que im­preg­nan el ai­re con sus per­fu­mes exó­ti­cos.

Ta­hi­tí es la más gran­de de las 118 is­las y ato­lo­nes que com­po­nen la Po­li­ne­sia fran­ce­sa, don­de se si­túa Pa­pee­te, la ca­pi­tal, en el Ar­chi­pié­la­go de la So­cié­té (So­cie­dad). Las is­las son de ori­gen vol­cá­ni­co, en al­gu­nas sub­sis­te la mon­ta­ña ro­dea­da por el arre­ci­fe de co­ral, en otras que­da so­la­men­te el ani­llo del arre­ci­fe y hay otras en las que nun­ca se ha for­ma­do.

 

 

El Trián­gu­lo po­li­ne­sio

En 4000 a. C. em­pe­zó una gran mi­gra­ción des­de el su­res­te asiá­ti­co pa­ra co­lo­ni­zar las is­las del Pa­cí­fi­co, y se di­ce que lle­ga­ron a las Mar­que­sas en el 200 a. C. Des­de allí se dis­tri­bu­ye­ron por los otros ar­chi­pié­la­gos. En el lla­ma­do “Trián­gu­lo po­li­ne­sio”, de­li­mi­ta­do por Ha­wai al nor­te, la Is­la de Pas­cua en el su­res­te y Nue­va Ze­lan­da en el su­roes­te, la gen­te tie­ne un ori­gen co­mún y ha­blan en mao­hi.

Los pri­me­ros eu­ro­peos lle­ga­ron con Ma­ga­lla­nes, que des­cu­brió los Tua­mo­tu en 1521 y en 1595 el           ex­plo­ra­dor es­pa­ñol Men­da­ña vi­si­tó Fa­tu Hi­va en las Mar­que­sas. Más de 170 años más tar­de, el ca­pi­tán Sa­muel Wa­llis fue el pri­me­ro en vi­si­tar Ta­hi­tí y la de­cla­ró in­gle­sa con el nom­bre de “King Geor­ge III Is­land”.

Sin ha­ber­se en­te­ra­do de eso, po­cos días des­pués el na­ve­gan­te fran­cés Louis-An­toi­ne de Bou­gain­vi­lle de­sem­bar­có en la otra par­te de la is­la y la pro­cla­mó fran­ce­sa (el nom­bre “bu­gan­vi­lla”, plan­ta ori­gi­na­ria de esas is­las, se de­ri­va del ape­lli­do del na­ve­gan­te).

 

Fa­ma de is­las tro­pi­ca­les

La fa­ma de esas is­las tro­pi­ca­les, con sus plan­tas exó­ti­cas, sus mu­je­res ca­si des­nu­das, sus hom­bres fuer­tes y ta­tua­dos, pro­vo­có una fas­ci­na­ción en el mu­do oc­ci­den­tal. Lle­ga­ban di­bu­jos sor­pren­den­tes que traía el ca­pi­tán Ja­mes Cook, re­la­tos del le­yen­da­rio mo­tín del Bounty, de los ca­za­do­res de ba­lle­nas que lle­ga­ban a la zo­na y Fran­cia se dis­pu­ta­ba la so­be­ra­nía so­bre la is­la más gran­de, Ta­hi­tí.

La di­nas­tía Po­ma­re rei­nó has­ta 1847, cuan­do la rei­na Po­ma­re acep­tó la pro­tec­ción fran­ce­sa y a su muer­te, el rey Po­ma­re V fue for­za­do a ce­der Ta­hi­tí y sus is­las a Fran­cia. En­ton­ces los Ma­rae, re­cin­tos re­li­gio­sos de pie­dra don­de se ado­ra­ban los dio­ses, se ce­le­bra­ban la paz, gue­rras e ini­cios de via­jes pa­ra co­lo­ni­zar otras is­las, fue­ron aban­do­na­dos y los Ti­ki, es­ta­tuas de dio­ses, ca­ye­ron  en el sue­lo. En 1957, to­das las is­las fue­ron in­te­gra­das en la Po­li­ne­sia fran­ce­sa, una re­gión fran­ce­sa con su pro­pio go­bier­no.

 

 

 

Los po­li­ne­sios han he­re­da­do la fuer­za de su pa­sa­do mao­hi, re­ple­to de le­yen­das de dio­ses, gue­rre­ros, com­pe­ten­cias de lan­za­mien­to de ja­ba­li­na, cuan­do el sur­fing era el de­por­te fa­vo­ri­to de los re­yes y los hom­bres fuer­tes se re­ta­ban en ca­rre­ras de ca­noas o le­van­ta­mien­to de pie­dras.

Des­de ha­ce más de 123 años la gran com­pe­ten­cia se or­ga­ni­za en Pa­pee­te, en ju­lio, fiel tes­ti­go del pa­sa­do (Hei­va I Ta­hi­tí). Esos hom­bres de Po­li­ne­sia ador­nan sus cuer­pos, des­de la ado­les­cen­cia, con ta­tua­jes co­mo sím­bo­lo de be­lle­za, de va­len­tía y sim­bo­lo­gía, re­pre­sen­tan­do dio­ses y sig­nos pro­tec­to­res.

 

 

Ar­chi­pié­la­go de los Tua­mo­tu

Nues­tro via­je fue una in­vi­ta­ción pa­ra des­cu­brir el ma­ra­vi­llo­so mar, unas is­las sur­gi­das de fá­bu­las y a su ex­traor­di­na­ria gen­te. Los tra­di­cio­na­les co­lla­res de flo­res nos re­ci­ben con las son­ri­sas de los que nos los ofre­cen, la mú­si­ca sur­ge, la ale­gría se pin­ta de los co­lo­res azu­les del mar.

Así lle­ga­mos a la is­la de Ran­gi­roa, Ar­chi­pié­la­go de los Tua­mo­tu, un ato­lón con su la­gu­na con­si­de­ra­da co­mo la se­gun­da más gran­de del mun­do y uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra bu­cear. Su ani­llo de 170 km de lar­go se com­po­ne de 240 is­li­tas y en­cie­rra un la­gu­na pro­fun­da azul os­cu­ra bor­dea­da por una pa­le­ta de azu­les tur­que­sas.

Del avión brin­ca­mos a la lan­cha, lan­za­mos las ca­ñas pa­ra pes­car y de pron­to ya ha­bía un pez en el bar­co pa­ra ser­vir­se en ce­vi­che. La lan­cha nos lle­vó al Hau­ma­na, un ca­ta­ma­rán de 14 ca­ma­ro­tes, ma­ra­vi­llo­sa­men­te ele­gan­te y so­fis­ti­ca­do, que nos es­pe­ra­ba fren­te al pue­blo de Ti­pu­ta, don­de la fle­cha ro­ja de la igle­sia sur­gía por en­ci­ma de las pal­mas de co­co.

 

Zar­pan­do ha­cia el Es­te

Des­pués de una can­ción de bien­ve­ni­da zar­pa­mos ha­cia el es­te, cos­tean­do aden­tro de la la­gu­na. Las is­las se    in­te­rrum­pían pa­ra de­jar pa­sar el agua por en­ci­ma del arre­ci­fe, la are­na blan­ca es­ta­lla­ba en el sol del tró­pi­co, el mar in­ven­ta­ba unos azu­les que so­la­men­te aquí exis­ten. Nos an­cla­mos fren­te a una de las is­li­tas (mo­tu) pa­ra al­can­zar la pla­ya a bor­do de la lan­chi­ta, a la vez que íba­mos pes­can­do.

De la are­na blan­ca de co­ral pa­sa­mos al bos­que de pal­mas pa­ra lle­gar al arre­ci­fe que pro­te­ge la par­te ex­ter­na del ato­lón. Cu­bier­to por un po­co de agua, azo­ta­do por las fuer­tes olas del océa­no, el arre­ci­fe es un mun­do don­de en­con­tra­mos eri­zos, mo­re­nas, pe­ces de co­lo­res.

Bas­ta­ba al­can­zar unos co­cos pa­ra re­fres­car­se y     na­dar pa­ra dis­fru­tar de mo­men­tos má­gi­cos que cul­mi­na­ron con una sun­tuo­sa pues­ta de sol so­bre “Le La­gon”, cuan­do el sol se in­cen­dia y el agua jue­ga con los co­lo­res do­ra­dos.

La no­che se lle­nó de es­tre­llas, la mú­si­ca de nues­tra tri­pu­la­ción vi­bra­ba con el so­ni­do del yu­ku­le­lé y los tam­bo­res, la bai­la­ri­na dan­za­ba sen­sual y la no­che era ex­cep­cio­nal.

 

 

Una ima­gen del pa­raí­so

En la ma­ña­na zar­pa­mos pa­ra di­ri­gir­nos ha­cia el su­res­te y al­can­zar las is­li­tas don­de la are­na tie­ne to­nos ro­sa­dos, una ima­gen co­mo del pa­raí­so, con co­lo­res fa­bu­lo­sos, pal­mas de co­co.

El día iba a ser de­di­ca­do a bu­cear, re­co­rrer las is­li­tas y dis­fru­tar de ese au­tén­ti­co te­so­ro, don­de la den­si­dad de pe­ces es su­pe­rior a cual­quier otra par­te del mun­do. Lue­go, una lan­cha-ta­xi nos lle­vó en 45 mi­nu­tos a Ti­pu­ta.

En la úni­ca ca­lle de co­ral blan­co del pue­blo las ca­sas se pro­te­gen del sol con ár­bo­les flo­rea­dos o pal­mas de co­co ador­na­das de con­chas, la gen­te sa­lu­da con ama­bi­li­dad, en la igle­sia las ele­gan­tes mu­je­res lle­van som­bre­ro y sus can­tos re­sue­nan co­mo una ca­ri­cia de la bri­sa, mien­tras en una ca­sa unas don­ce­llas en­sa­yan un bai­le pa­ra la no­che. El agua des­lum­bra con su cá­li­do azul ha­bi­ta­do por man­ta­rra­yas, pe­ces ma­ri­po­sas o án­ge­les.

 

 

Ca­da des­pe­gue o ate­rri­za­je con Air Ta­hi­tí es un des­fi­le de imá­ge­nes de un mun­do in­só­li­to. Ex­tra­ñas fi­su­ras ani­man la par­te ex­ter­na del arre­ci­fe azo­ta­do por las olas, la are­na blan­ca se pin­ta de to­nos azu­les y ocres al­re­de­dor de las is­li­tas cu­bier­tas de pal­mas, mien­tras la la­gu­na ofre­ce su im­pre­sio­nan­te va­rie­dad de azu­les.

 

Ato­lón de Ma­ni­hi

Lle­gan­do a Ma­ni­hi, un ato­lón si­tua­do al nor­te, a 520 km de Ta­hi­tí, el ca­rri­to de golf nos es­pe­ra­ba en la pis­ta pa­ra lle­var­nos al ho­tel Ma­ni­hi Pearl Beach Re­sort & Spa. Sus ha­bi­ta­cio­nes es­tán so­bre pi­lo­tes, al bor­de de un pe­que­ño mu­ro de co­ral ha­bi­ta­do por los más be­llos pe­ces.

Su­mer­gir­se allí sig­ni­fi­ca na­dar en el más be­llo acua­rio del mun­do, des­cu­brien­do co­lo­res que só­lo la na­tu­ra­le­za pue­de in­ven­tar. Las pal­mas ju­gue­tean con las som­bras, el sol pin­ta los azu­les del mar se­gún el pa­so de las nu­bes, la la­gu­na in­ven­ta el pa­raí­so ro­dea­do por el co­lor ca­si ne­gro del océa­no. Una tor­men­ta ter­mi­na­ba de pa­sar, el sol se po­nía en el ho­ri­zon­te, la bri­sa im­pro­vi­sa­ba ca­ri­cias que he­chi­zan.

Ma­ni­hi es el ato­lón de las gran­jas de per­las de cul­ti­vo, las fa­mo­sas per­las ne­gras de Ta­hi­tí, gra­cias a las con­di­cio­nes idea­les de las aguas de la la­gu­na: tem­pe­ra­tu­ra, den­si­dad, sa­li­ni­dad, luz y cli­ma.

El ato­lón mi­de 27 km de lar­go y 8 de an­cho, y la ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes vi­ven del cul­ti­vo de la Pinc­ta­da mar­ga­ri­ti­fe­ra, os­tra per­lí­fe­ra que ne­ce­si­ta mu­cho cui­da­do pa­ra ser cria­da,  y pro­vo­car la for­ma­ción de la per­la ne­gra. Esas gran­jas es­tán ha­bi­ta­das por los mo­tus que for­man el ato­lón.

Muy tem­pra­no nos fui­mos en lan­cha a vi­si­tar una gran­ja, na­ve­ga­mos en aguas con to­nos es­ta­llan­tes. Fue muy in­te­re­san­te co­no­cer to­do el pro­ce­so de crian­za y co­no­cer per­las que va­rían del gris ace­ro al blan­co cre­ma.

 

 

Is­la Bo­ra Bo­ra

El avión  nos lle­vó a Bo­ra Bo­ra, nom­bre que pro­vo­ca mu­chas fan­ta­sías, una is­la que in­vi­ta a go­zar de su vol­cán de for­mas ex­tra­ñas ro­dea­do por una la­gu­na ex­tra­va­gan­te. El agua pa­re­ce di­ri­gir­se des­de los mo­tus ha­cia la mon­ta­ña arras­tran­do co­lo­res so­ber­bios. La is­la es una es­ce­na ce­les­tial.

Des­de el ae­ro­puer­to una lan­cha nos lle­vó al Ti’a Moa­na, sun­tuo­so ya­te de Bo­ra Bo­ra Crui­se, de 30 ca­ma­ro­tes, que iba a ser nues­tro ho­gar du­ran­te cua­tro días. Gra­cias a su cor­to ti­ran­te de agua, el ya­te pue­de na­ve­gar den­tro de la la­gu­na y acer­car­se a las cos­tas sin ries­go.

Si­tua­da a 275 km de Ta­hi­tí, se es­ti­ma que Bo­ra Bo­ra fue for­ma­da ha­ce sie­te mi­llo­nes de años. Con­ser­va su is­la prin­ci­pal, de 9 km de lar­go por 4 de an­cho, con sus ci­mas de 727 m (mon­te Ote­ma­nu) y 661 m (mon­te Pa­hia). Bo­ra Bo­ra es­tá ro­dea­da por una in­men­sa la­gu­na de­li­mi­ta­da por un an­cho arre­ci­fe, cor­ta­do en un so­lo lu­gar, el pa­so Te Ava Nui.

Es la is­la más tu­rís­ti­ca de la Po­li­ne­sia, con nu­me­ro­sos ho­te­les, res­tau­ran­tes y ga­le­rías, ade­más de los ves­ti­gios del pa­sa­do (pe­tro­gli­fos y ma­rae). Su la­gu­na al­ber­ga 700 es­pe­cies de pe­ces tro­pi­ca­les y las man­ta­rra­yas ha­bi­tan en pun­ta Ma­ti­ra.

Des­de el ya­te la vis­ta es im­pre­sio­nan­te y a la luz del atar­de­cer el sol alum­bra los pi­cos. El Ti’a Moa­na zar­pó pa­ra se­guir la her­mo­sa cos­ta de­li­nea­da con ba­hías y pla­yas, has­ta an­clar­se fren­te a Fa­re Pi­ti, que cuen­ta con mue­lle y club de ya­te, y to­do pa­ra ver la ex­cep­cio­nal pues­ta de sol que des­lum­bra el mo­tu Te­vai­roa mien­tras to­má­ba­mos cham­pa­ña. Una ce­na ele­gan­te y re­fi­na­da se sir­vió ba­jo la luz de las es­tre­llas.

 

Is­la Ta­ha’a

El ya­te zar­pó a las 11:00 pm pa­ra de­jar la la­gu­na de Bo­ra Bo­ra y en­trar en la de Ta­ha’a, la is­la Va­ni­lla, des­pués de 90 mi­nu­tos de na­ve­ga­ción. El sol bri­lla­ba con fuer­za en la ma­ña­na cuan­do des­cu­bri­mos el fa­bu­lo­so pai­sa­je.

El ya­te es­ta­ba an­cla­do en­tre la is­la prin­ci­pal, con sus mon­tes ver­des y unos mo­tu que en­cie­rran la la­gu­na de 10 a 30 m de pro­fun­di­dad y de co­lo­res fa­bu­lo­sos.

 

 

 

Step­ha­ne y su equi­po nos lle­va­ron en lan­cha rá­pi­da a un lu­gar de po­ca pro­fun­di­dad, y ya en el agua Step­ha­ne atra­jo a los ti­bu­ro­nes ofre­cién­do­les co­mi­da. Los te­mi­bles ani­ma­li­tos na­da­ban al­re­de­dor de no­so­tros en lo que de pron­to pa­re­cía un au­tén­ti­co bai­le de te­rror, aun­que Step­ha­ne in­sis­tía en que eran ino­fen­si­vos. En otro lu­gar na­da­mos con las man­ta­rra­yas, que se pe­ga­ban al cuer­po co­mo pa­ra aca­ri­ciar­nos con su sua­ve piel, aun­que su co­la es ras­po­sa.

Fi­nal­men­te lle­ga­mos cer­ca de un mo­tu, don­de una me­sa de­co­ra­da con fru­tas y be­bi­das es­ta­ba ins­ta­la­da  en el agua. Así, ter­mi­na­mos co­mien­do pla­ti­llos tra­di­cio­na­les en un mo­tu (pes­ca­do con co­co co­ci­do en un ho­yo en la are­na, gui­sa­do de po­llo, ver­du­ras) al rit­mo de la mú­si­ca y con los pies en el agua. Era una ver­sión del pa­raí­so.

Al re­gre­sar al Ti’a Moa­na zar­pa­mos pa­ra ro­dear la be­lla is­la de Ta­ha’a, con sus pro­fun­das ba­hías de Apu o Haa­me­ne. Vi­mos una igle­sia de te­cho ro­jo a la ori­lla del mar, las mon­ta­ñas ac­ci­den­ta­das cu­bier­tas de ve­ge­ta­ción y de cul­ti­vos de vai­ni­lla, pla­yas don­de se an­clan los ve­le­ros, gran­jas per­lí­fe­ras con sus ca­si­tas so­bre el agua. En el ya­te, Ta­vi­ta Ma­nea, el gran maes­tro del ta­tua­je, nos en­se­ña­ba su ar­te y su cuer­po en­te­ra­men­te ta­tua­do co­mo un ver­da­de­ro li­bro.

 

 

 

Is­las sa­gra­das

La ma­ña­na nos sor­pren­dió con una cor­ta na­ve­ga­ción den­tro de la la­gu­na pa­ra al­can­zar la is­la de Raia­tea, is­la sa­gra­da, con su pi­co a 1017 m. Se con­si­de­ra que Raia­tea fue la pri­me­ra is­la co­lo­ni­za­da don­de se ins­ta­ló la ci­vi­li­za­ción y la úl­ti­ma en so­me­ter­se a la co­lo­ni­za­ción fran­ce­sa des­pués de 10 años de gue­rra.

En­tra­mos en la pro­fun­da ba­hía Faa­roa, don­de nos an­cla­mos. Lue­go, en ka­yak, en­tra­mos en el río, cu­yas aguas ba­jan del mon­te Too­ma­ru. El pa­seo ba­jo la som­bra de los ár­bo­les es en­can­ta­dor, vi­si­ta­mos un pe­que­ño jar­dín bo­tá­ni­co de plan­tas exó­ti­cas, con flo­res de for­mas y co­lo­res sor­pren­den­tes.

Al fi­nal de la ma­ña­na atra­ca­mos en la ma­ri­na de Utu­roa, el pe­que­ño pue­blo que ofre­ce to­dos los ser­vi­cios y tie­ne una vi­da tran­qui­la al pie del mon­te Ta­pioi que es­ca­la­mos pa­ra ad­mi­rar una fas­ci­nan­te vis­ta de la is­la ver­de ro­dea­da por la la­gu­na y el arre­ci­fe. Ce­na­mos ba­jo las es­tre­llas de Raia­tea.

 

 

 

Por la ma­ña­na zar­pa­mos ha­cia Hua­hi­ne, la is­la sal­va­je que vi­bra le­jos de los sen­de­ros tu­rís­ti­cos. En Fa­re, le Ti’a Moa­na se acos­tó en el mue­lle, jun­to a la pla­ya de are­na blan­ca don­de los ni­ños na­da­ban.

Em­pe­za­mos nues­tro re­co­rri­do por la is­la pa­ra des­cu­brir las plan­ta­cio­nes de va­ni­lla, el si­tio ar­queo­ló­gi­co de Mae­va con sus Ma­rae al bor­de de la la­gu­na que cuen­ta con tram­pas pa­ra pe­ces, el pue­blo de Faie con sus enor­mes an­gui­las sa­gra­das.

Des­de el bel­vé­dè­re la vis­ta de la in­men­sa ba­hía de Ma­roe es úni­ca, ro­dea­da de mon­ta­ñas que al­can­zan 669 m (mon­te Tu­ri). Hua­hi­ne son dos is­las uni­das por un puen­te, se­pa­ra­das por las ba­hías de Ma­roe y de Puer­to Bou­ray­ne, que ofre­cen los me­jo­res re­fu­gios pa­ra los na­ve­gan­tes y unas idí­li­cas pla­yas de are­na blan­ca bor­dea­das de pal­mas.

 

Ar­chi­pié­la­go de las Mar­que­sas

Na­ve­ga­mos a lo lar­go de la cos­ta oes­te, ad­mi­ran­do el sun­tuo­so pai­sa­je ver­de sur­gien­do del agua azul pro­fun­do, vi­si­ta­mos Port Bou­ray­ne y fi­nal­men­te nos an­cla­mos fren­te a la pa­ra­di­sia­ca pla­ya de Ha­na Iti, don­de por la no­che se ce­le­bra­ba una gran bar­ba­coa con bai­les tí­pi­cos.

Pe­ro nues­tro des­ti­no era otro y tu­vi­mos que de­jar el ya­te y par­tir en una lan­cha rá­pi­da. Un co­che nos es­pe­ra­ba en la ori­lla pa­ra lle­var­nos al ae­ro­puer­to, des­de don­de nos tras­la­da­mos en avión a Raia­tea. Una lan­cha nos lle­vó al Ta­ha’a, Pri­va­te Is­land & Spa (Re­lais & Châ­teaux), un ho­tel con mu­cho en­can­to so­bre una is­la pri­va­da.

El día si­guien­te nos lle­vó de re­gre­so a Pa­pee­te, don­de vi­si­ta­mos el mer­ca­do, la ca­te­dral y su cen­tro ani­ma­do an­tes de to­mar el avión que nos lle­vó a Nu­ku Hi­va, la is­la más gran­de del Ar­chi­pié­la­go de las Mar­que­sas.

Les Mar­qui­ses son unas is­las vol­cá­ni­cas sin la­gu­na, con pla­yas de are­na ne­gra, her­mo­sos acan­ti­la­dos que caen al mar, fuer­tes olas, dra­má­ti­co pai­sa­je de ca­ña­das, mon­ta­ñas ac­ci­den­ta­das y una ve­ge­ta­ción lu­ju­rio­sa. Des­de el  ae­ro­puer­to atra­ve­sa­mos la is­la por una ca­rre­te­ra de tie­rra pa­ra lle­gar a Taio­hae, la ciu­dad prin­ci­pal a la ori­lla de una fa­bu­lo­sa ba­hía en­ce­rra­da por mon­ta­ñas. La ciu­dad duer­me tran­qui­la al son de las cam­pa­nas de la igle­sia, don­de las fi­gu­ras re­li­gio­sas ta­lla­das en ma­de­ra tie­nen ras­gos po­li­ne­sios y don­de los hom­bres se cu­bren de ta­tua­jes.

Hoou­mi es otro pue­blo es­con­di­do al fon­do de una ba­hía pro­fun­da al fi­nal de una im­pre­sio­nan­te ca­ña­da. La is­la en­te­ra es un mis­te­rio, con ba­rran­cas ne­gras cu­bier­tas de ve­ge­ta­ción bri­llan­te.

 

 

 

Pai­sa­jes dra­má­ti­cos en la cos­ta Nor­te

De­ja­mos es­te lu­gar de fan­ta­sía pa­ra vo­lar a Hi­va Oa, una is­la más pe­que­ña, don­de Paul Gau­guin pu­so fin a su vi­da, al igual que el can­tan­te bel­ga Jac­ques Brel. El pai­sa­je es­tá do­mi­na­do por el im­pre­sio­nan­te mon­te Te­me­tiu, de 1,200 m de al­to, que cae en pi­co ha­cia la ba­hía Atuo­na, don­de en­con­tra­mos las tum­bas de es­tos ar­tis­tas.

La cos­ta nor­te es una in­vi­ta­ción a des­cu­brir pai­sa­jes dra­má­ti­cos de ba­hías en­ce­rra­das por acan­ti­la­dos ne­gros, y la ba­hía de Pua­mau, pro­te­gi­da por su ex­tra­ño pe­ñón, es un re­fu­gio se­gu­ro pa­ra los na­ve­gan­tes.

Las rui­nas ar­queo­ló­gi­cas al­ber­gan her­mo­sos ti­ki, fi­gu­ras de pie­dra que re­pre­sen­tan a los dio­ses que di­ri­gían los va­lien­tes ex­plo­ra­do­res po­li­ne­sios. Al otro ex­tre­mo de la is­la, Taaoa es con­si­de­ra­do co­mo uno de los si­tios an­ti­guos más gran­de, re­par­ti­do por la la­de­ra de la mon­ta­ña has­ta la pla­ya ne­gra.

 

Re­gre­san­do de la is­la de en­sue­ño

De re­gre­so a Pa­pee­te, ins­ta­la­do al bor­de de la la­gu­na ar­ti­fi­cial del ho­tel, don­de na­da­ban pe­ces de co­lo­res, em­pe­za­ba el mo­men­to de re­fle­xio­nar.

Pien­so que tan­ta be­lle­za re­par­ti­da en is­las de sue­ño, con co­lor de pa­raí­so, con ma­res di­fe­ren­tes y pai­sa­jes va­ria­dos, tie­ne que ser un re­ga­lo de los dio­ses for­ja­do por án­ge­les, y que só­lo los más pri­vi­le­gia­dos pue­den go­zar.

La Po­li­ne­sia fran­ce­sa pro­vo­ca un es­ta­lli­do de sen­sa­cio­nes tan in­men­sas, tan gra­ti­fi­can­tes, que co­no­cer es­te si­tio es co­mo via­jar a un mun­do má­gi­co, un sue­ño in­su­pe­ra­ble.    

 

 

Texto: Patrick Monney ± Foto: Patrick Monney

e-max.it: your social media marketing partner