A bordo

Na­ve­gan­do en Puer­to Ri­co

  • Puer­to Ri­co po­see una red hi­dro­grá­fi­ca muy den­sa, con al­re­de­dor de 800 co­rrien­tes de aguas su­per­fi­cia­les. De és­tas, las más cau­da­lo­sas se en­cuen­tran en la zo­na nor­te del país, de­bi­do a la com­po­si­ción mon­ta­ño­sa más ex­ten­sa de nor­te a sur, así co­mo tam­bién al fac­tor de la lle­ga­da del vien­to ma­ri­no pro­ve­nien­te del an­ti­ci­clón de Ber­mu­da, al nor­te de Puer­to Ri­co.
  • La is­la pre­sen­ta las con­di­cio­nes pro­pi­cias pa­ra la na­ve­ga­ción. Sin em­bar­go, en es­te te­rri­to­rio se pro­hí­be que las em­bar­ca­cio­nes, ve­hí­cu­los de na­ve­ga­ción o ve­hí­cu­los te­rres­tres de mo­tor sean ope­ra­dos, tran­si­ten, pa­seen, an­clen o de otra ma­ne­ra dis­cu­rran por las áreas re­ser­va­das pa­ra ba­ñis­tas o áreas de pro­tec­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les y am­bien­ta­les. Es muy im­por­tan­te te­ner es­to en con­si­de­ra­ción, pues las mul­tas son es­tric­tas y ele­va­das.
  • Por ley, en Puer­to Ri­co se pro­pi­cia­ la na­ve­ga­ción pru­den­te y ra­zo­na­ble de to­do ope­ra­dor de una em­bar­ca­ción y ve­hí­cu­lo de na­ve­ga­ción que cuen­te con las me­di­das de se­gu­ri­dad ade­cua­das, ta­les co­mo equi­po de lu­ces, sal­va­men­to, ven­ti­la­ción, ex­tin­to­res de in­cen­dios y cual­quier otro equi­po o adi­ta­men­to que se con­si­de­re ne­ce­sa­rio pa­ra la pro­tec­ción de las per­so­nas y di­chas em­bar­ca­cio­nes o ve­hí­cu­los de na­ve­ga­ción en los cuer­pos de agua.
  • Exis­te un re­gla­men­to es­pe­cí­fi­co y ofi­cial pa­ra la na­ve­ga­ción en Puer­to Ri­co. In­clu­so,  se ha de­no­mi­na­do al mes de ma­yo co­mo el "Mes de la Na­ve­ga­ción y la Se­gu­ri­dad Ma­rí­ti­ma en Puer­to Ri­co".

 

 

Tesoros

  • La Is­la de Mo­na es­tá lo­ca­li­za­da a 72 km al oes­te de Puer­to Ri­co, con una su­per­fi­cie de 54 km2. Es­te si­tio brin­da im­pre­sio­nan­tes vis­tas pa­no­rá­mi­cas de las is­las cer­ca­nas, y aho­ra se en­cuen­tra ba­jo la pro­tec­ción del De­par­ta­men­to de Re­cur­sos Na­tu­ra­les y Am­bien­ta­les de Puer­to Ri­co. Aquí es po­si­ble apre­ciar a la pre­his­tó­ri­ca igua­na de Mo­na, ar­te taí­no en cue­vas la­be­rín­ti­cas, un fa­ro cen­te­na­rio, las tor­tu­gas de ca­rey, así co­mo la flo­ra y fau­na na­ti­vas.
  • En es­ta is­la vi­ve un mons­truo muy es­pe­cial, el ver­te­bra­do más gran­de na­ti­vo de Mo­na, que a los tres me­ses rom­pe el cas­ca­rón y co­mien­za la lu­cha. La igua­na de Mo­na lle­ga a me­dir has­ta un me­tro de lar­go y pue­de pe­sar has­ta ocho ki­los, es de­cir, has­ta 18 li­bras. Pue­den ob­ser­var­se pe­leas en­tre ma­chos dis­pu­tán­do­se el te­rri­to­rio ocu­pa­do por hem­bras, así co­mo el apa­rea­mien­to y a las hem­bras lu­chan­do por un si­tio don­de ani­dar.
  • En la Re­ser­va de Tor­tu­gue­ro se en­cuen­tra la la­gu­na de agua dul­ce más gran­de de Puer­to Ri­co. Los hu­me­da­les que la bor­dean sir­ven de há­bi­tat pa­ra va­rias es­pe­cies de plan­tas car­ní­vo­ras, cai­ma­nes y otras es­pe­cies ra­ras o en­dé­mi­cas de fau­na y flo­ra. Cue­vas y ma­nan­tia­les son al­gu­nos de los atrac­ti­vos de es­ta re­ser­va na­tu­ral lo­ca­li­za­da en la zo­na cárs­ti­ca al nor­te de la is­la de Puer­to Ri­co. La Re­ser­va se ve ame­na­za­da por de­sa­rro­llos de ur­ba­ni­za­cio­nes y cen­tros co­mer­cia­les, así co­mo por la ex­trac­ción de are­na si­lí­cea y de agua sub­te­rrá­nea.
  • En los te­rre­nos al­re­de­dor de la La­gu­na Tor­tu­gue­ro se en­cuen­tran va­rias es­pe­cies de plan­tas car­ní­vo­ras. La Dro­se­ra Ca­pi­la­ris ha­bi­ta en áreas de are­na si­lí­cea, y la Utri­cu­la­ria Gib­ba, plan­ta car­ní­vo­ra acuá­ti­ca, ha­bi­ta en los hu­me­da­les. Sin em­bar­go, es po­si­ble ob­ser­var sus mé­to­dos ali­men­ti­cios úni­ca­men­te por me­dio de una cá­ma­ra mi­cros­có­pi­ca.

 

 

Texto: AMURA ± Foto: Archivo W.

e-max.it: your social media marketing partner