A bordo

Sal­va­men­to ma­rí­ti­mo

• Si ya es­tá pre­pa­ran­do su tra­ve­sía de va­ca­cio­nes le re­cor­da­mos la im­por­tan­cia de no­ti­fi­car a las ofi­ci­nas de Ca­pi­ta­nía el Plan de Na­ve­ga­ción pre­vis­to: fe­chas de sa­li­da y de lle­ga­da, des­ti­no y te­lé­fo­nos de con­tac­to. Ade­más, una Lis­ta de Com­pro­ba­ción que se re­co­mien­da te­ner an­tes de ha­cer­se a la mar, la que de­ta­lla­mos a con­ti­nua­ción.

 

Lis­ta de Com­pro­ba­ción

• Plan de na­ve­ga­ción, en­tre­gar­lo o co­mu­ni­car­lo en las ofi­ci­nas de Ca­pi­ta­nía (días pre­vis­tos, fe­chas de sa­li­da y de lle­ga­da y zo­na de des­ti­no).

• Pre­dic­ción me­teo­ro­ló­gi­ca.

• Equi­po de na­ve­ga­ción (com­pás, co­rre­de­ra, ti­món y ra­dar).

• Pre­dic­ción me­teo­ro­ló­gi­ca.

• Com­bus­ti­ble pa­ra el via­je y re­ser­va.

• Equi­pos de co­mu­ni­ca­cio­nes (VHF).

• Car­tas náu­ti­cas de la zo­na.

• Equi­po de pro­pul­sión (acei­te, ni­ve­les, re­fri­ge­ra­ción, bo­ci­nas, fil­tros, bu­jías).

• Es­tan­quei­dad y sis­te­mas de achi­que (vál­vu­las de fon­do, sen­ti­nas, ino­do­ros, fre­ga­de­ros, por­ti­llos, es­co­ti­llas).

• Es­ta­do de las ba­te­rías (ni­vel de car­ga, co­rro­sio­nes, car­ga­dor, co­ne­xio­nes).

• Es­ta­do de to­mas de co­rrien­te (es­tan­quei­dad, ter­mi­na­les).

• Lin­ter­nas y pi­las de re­pues­to.

• Cha­le­cos sal­va­vi­das pa­ra ca­da tri­pu­lan­te (en su ca­so, ta­lla pa­ra ni­ños).

• Ar­nés de se­gu­ri­dad.

• Es­ta­do del equi­po de se­gu­ri­dad (bal­sas, ben­ga­las, se­ña­les fu­mí­ge­nas, es­pe­jo de se­ña­les, aros).

• Sis­te­ma con­train­cen­dios.

• Re­flec­tor de ra­dar.

• Agua po­ta­ble en los tan­ques.

• Do­cu­men­ta­cion del bar­co.

• An­clas y ca­bos (es­ti­ba, co­rro­sio­nes, fre­no, mo­li­ne­te).

 

 

Tesoros

• Hoy en día es po­si­ble ha­llar te­so­ros vi­kin­gos que fue­ron escondidos ha­ce apro­xi­ma­da­men­te mil años. Se sa­be que és­tos fue­ron ocul­tos a pro­pó­si­to y no que se ha­lla­ron por me­ra ca­sua­li­dad al ha­ber ex­ca­va­do. Es­te pue­blo nór­di­co te­nía la cos­tum­bre de es­con­der sus ri­que­zas en po­zos, grie­tas del te­rre­no y en si­tios es­pe­cial­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra al­ma­ce­nar es­te ti­po de ele­men­tos; evi­den­te­men­te lo ha­cían con la idea de re­tor­nar a bus­car­los, pe­ro no ocu­rrió así en to­dos los ca­sos.

• Con­tra­ria­men­te a lo que pue­de creer­se, si uno tie­ne en cuen­ta la en­tra­ña­ble uni­dad que con­for­man la ma­dre y su cría, las ba­lle­nas no for­man gru­pos fa­mi­lia­res es­ta­bles. Su sis­te­ma de apa­rea­mien­to es pro­mis­cuo, pues for­man gru­pos de có­pu­la en los que hay una hem­bra y va­rios ma­chos. Los ma­chos com­pi­ten en­tre ellos pa­ra lo­grar fe­cun­dar a la hem­bra.

• Hay mu­chas ra­zo­nes pa­ra creer que los Tem­pla­rios es­tu­vie­ron en Amé­ri­ca mu­cho an­tes que Co­lón. Jac­ques de Ma­hieu, un es­cri­tor fran­cés es­pe­cia­li­za­do en la his­to­ria de Amé­ri­ca, sos­tie­ne que la Or­den del Tem­ple tra­zó una ru­ta de na­ve­ga­ción se­cre­ta en­tre Eu­ro­pa y el Nue­vo Mun­do pa­ra ex­plo­tar las mi­nas de pla­ta de Yu­ca­tán, Pe­rú y Bo­li­via. Así se ex­pli­ca­ría la fuen­te de la enor­me ri­que­za del Tem­ple, to­da­vía sin acla­rar.

• El Sna­ke­head, o Ca­be­za de Ser­pien­te, un enor­me pez om­ní­vo­ro ori­gi­na­rio de Asia, que es ca­paz de rep­tar fue­ra del agua y so­bre­vi­vir en tie­rra du­ran­te va­rios días, ya ha si­do des­cu­bier­to en lu­ga­res tan dis­tan­tes co­mo Mary­land, Mas­sa­chu­setts, Ca­li­for­nia, y en  las is­las Ha­wai. Lo que con­ti­núa sien­do un enig­ma es có­mo lle­gó has­ta ahí.

 

 

Texto: AMURA ± Foto: Lagoon y Archivo.

e-max.it: your social media marketing partner