Encanto del Caribe

Fun­da­da ha­ce 36 años co­mo par­te del im­pul­so tu­rís­ti­co de Fo­na­tur, Can­cún cuen­ta con in­fraes­truc­tu­ra y co­mo­di­da­des pre­pa­ra­das pa­ra ser un gran des­ti­no tu­rís­ti­co. Pla­yas de are­na blan­ca, ti­bias aguas cris­ta­li­nas, ro­mán­ti­cas no­ches ca­ri­be­ñas, golf, tien­das de las mar­cas más pres­ti­gia­das del mun­do, pes­ca de­por­ti­va, ho­te­les de cla­se mun­dial, res­tau­ran­tes y vi­da noc­tur­na. Y, por su­pues­to, nu­me­ro­sas ma­ri­nas fa­ci­li­tan las ac­ti­vi­da­des náu­ti­cas, tan­to en la ba­hía, co­mo en la gran La­gu­na Ni­chup­té.

La pre­sen­cia de ca­de­nas in­ter­na­cio­na­les y de­sa­rro­llos mo­der­nos ha­cen pen­sar en una con­ti­nua­ción de Mia­mi, con sus pro­pias par­ti­cu­la­ri­da­des. La zo­na ho­te­le­ra es una is­la en for­ma de “7”, uni­da a la pe­nín­su­la por dos puen­tes. La ciu­dad per­mi­te es­co­ger en­tre 140 ho­te­les, con más de 25 000 cuar­tos, pa­ra to­dos los gus­tos y pre­su­pues­tos. Las más fa­mo­sas ca­de­nas ho­te­le­ras en el mun­do han com­bi­na­do lu­jo y con­fort con hos­pi­ta­li­dad, y la ma­yo­ría de los ho­te­les ofre­cen ser­vi­cios de Spa, gim­na­sios, can­chas de te­nis, ja­cuz­zi, aro­ma­te­ra­pia, ma­sa­jes, ba­ños de va­por y sau­na, co­mo pa­ra con­sen­tir­se an­tes  de vol­ver al bar­co. Es­ta zo­na con­cen­tra cen­tros noc­tur­nos y dis­co­te­cas. Su ave­ni­da prin­ci­pal es el Bou­le­vard               Ku­kul­cán, don­de se pue­den en­con­trar al­gu­nos de los me­jo­res res­tau­ran­tes y cen­tros co­mer­cia­les.

 

 

 

Pa­ra ir de com­pras se re­co­mien­dan los cen­tros Fo­rum by the Sea Mall, Ku­kul­cán Pla­za, Pla­za Ca­ra­col o Pla­za La Is­la, don­de se pue­den ele­gir mar­cas in­ter­na­cio­na­les, co­mo Har­ley Da­vid­son, Mont Blanc, Be­net­ton, Guc­ci, Le­vi’s, Nau­ti­ca, Car­tier o Ver­sa­ce.

Por su par­te los aman­tes del green en­con­tra­rán nue­ve cam­pos de golf, en­tre los que se en­cuen­tran: Club de Golf Me­liá, Pok-Ta-Pok, Club de Golf Moon Pa­la­ce       —di­se­ña­do por Jack Nic­klaus, se­de del 46 Abier­to Me­xi­ca­no de Golf— y el Gran Oa­sis Re­sort.

 

La presencia de cadenas internacionales y desarrollados modernos hacen pensar en una continuación de miami

 

Can­cún es­tá ro­dea­do por pla­yas de fi­na are­na, un océa­no tur­que­sa que cus­to­dia la se­gun­da ba­rre­ra de arre­ci­fes co­ra­li­nos más gran­de del mun­do (el Arre­ci­fe Me­soa­me­ri­ca­no) y por la  Sel­va Ma­ya. És­ta es la re­gión sel­vá­ti­ca tro­pi­cal más gran­de de Nor­tea­mé­ri­ca, al­ber­ga te­so­ros ar­queo­ló­gi­cos de la cul­tu­ra ma­ya, co­mo las rui­nas de El Rey, fren­te a Pla­ya Del­fi­nes, o la zo­na ar­queo­ló­gi­ca El Me­co, al nor­te de Can­cún, a la que hay que ac­ce­der en ta­xi, y des­de cu­yas pi­rá­mi­des se apre­cia una her­mo­sa vis­ta de la la­gu­na Chac­mo­chuc.

 

 

 

 

 

 

Puer­to de des­can­so

La me­jor épo­ca pa­ra na­ve­gar es de ene­ro a ju­nio, por­que no hay pe­li­gros de hu­ra­ca­nes y co­mien­zan las tem­po­ra­das de re­ga­tas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les.

Pa­ra arri­bar, los puer­tos por ex­ce­len­cia son: el de Is­la Mu­je­res —den­tro de la la­gu­na Ma­cax— y el de Puer­to Mo­re­los. Am­bos son puer­tos de abri­go, cuen­tan con to­dos los ser­vi­cios y son se­des de Ca­pi­ta­nía de Puer­to.  En ellos se pue­den rea­li­zar los trá­mi­tes de lle­ga­da, en­con­trar los ma­pas ne­ce­sa­rios y las in­di­ca­cio­nes de pe­li­gros, to­do lo cual es cla­ve pa­ra un buen via­je.

La na­ve­ga­ción en la ba­hía es com­pli­ca­da, por­que hay mu­chos ba­jos y arre­ci­fes. Cho­car con ellos pue­de, ade­más de da­ñar el bar­co, ex­po­ner­lo a se­rias mul­tas y san­cio­nes por par­te de las au­to­ri­da­des cos­te­ras de Quin­ta­na Roo, quie­nes han im­pues­to es­tric­tas po­lí­ti­cas de con­ser­va­ción del Arre­ci­fe Me­soa­me­ri­ca­no en la ma­yo­ría del te­rri­to­rio, al ser con­si­de­ra­do re­ser­va na­tu­ral.

En la la­gu­na hay va­rias ma­ri­nas don­de se pue­de na­ve­gar sin tan­to olea­je; sin em­bar­go, sus dos puen­tes de unos cua­tro me­tros de al­tu­ra li­mi­tan la en­tra­da de los ve­le­ros más gran­des. Por ello, lo que es más co­mún es la na­ve­ga­ción a mo­tor y los de­por­tes acuá­ti­cos.

 

 

 

 

Ho­te­les co­mo: Ca­mi­no Real, In­ter­con­ti­nen­tal, Club Med y Fies­ta Ame­ri­ca­na tie­nen su pro­pio mue­lle, y nor­mal­men­te só­lo dan ser­vi­cio in­te­gral a sus hués­pe­des. En mu­chos ca­sos de­jan fon­dear el bar­co y co­bran una cuo­ta por día pa­ra uso de pla­ya y al­ber­ca.

Is­la Mu­je­res que­da jus­to en­fren­te y se pue­de ac­ce­der en ferry, a 20 mi­nu­tos des­de Puer­to Juá­rez o Pun­ta Sam. Los na­ve­gan­tes de gran­des em­bar­ca­cio­nes sue­len ha­cer ba­se en el puer­to de la is­la du­ran­te dos o tres me­ses, mien­tras los ve­le­ris­tas que van a Can­cún des­de Cen­troa­mé­ri­ca sue­len per­ma­ne­cer por una o dos se­ma­nas, ya que es con­si­de­ra­da co­mo es­ca­la de pa­so en­tre el Ca­ri­be y el sur del con­ti­nen­te.

 

Los puertos por excelencia son: el de Isla de Mujeres y el Puerto de Morelos.

 

Tam­bién se pue­de ha­cer ba­se en Puer­to Mo­re­los, a 36 km de Can­cún —con ca­pa­ci­dad pa­ra más de 2000 em­bar­ca­cio­nes—, de don­de sa­len la ma­yo­ría de los bar­cos que ha­cen re­co­rri­dos tu­rís­ti­cos por la zo­na. Es­ta ter­mi­nal ma­rí­ti­ma es el atra­ca­de­ro co­mer­cial de Quin­ta­na Roo, se ubi­ca a 36 km de Can­cún y fren­te a sus cos­tas co­mien­za la ba­rre­ra de arre­ci­fes.

 

 

 

 

 

La Ma­ri­na El Cid Can­cún se lo­ca­li­za en es­te puer­to y tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 150 em­bar­ca­cio­nes de has­ta 37 m de es­lo­ra, pro­fun­di­dad de en­tra­da de 3 a 4.5 m, ram­pa de mon­ta­do y ma­ri­na se­ca. Los mue­lles de con­cre­to su­ben y ba­jan con la ma­rea y las ins­ta­la­cio­nes brin­dan ser­vi­cios a los bar­cos. Cuen­ta tam­bién con una ofi­ci­na pa­ra ex­pe­dir des­pa­chos de na­ve­ga­ción de ca­bo­ta­je. La es­co­lle­ra pro­te­ge a los mue­lles de los vien­tos del nor­te, es­te y su­res­te. Tie­ne un mue­lle pa­ra pro­veer die­sel y ga­so­li­na, así co­mo pa­ra des­car­gar el tan­que de só­li­dos de las em­bar­ca­cio­nes.

 

La bue­na vi­da

Las aguas de la ba­hía, res­guar­da­das por Is­la Mu­je­res, son tran­qui­las y per­fec­tas pa­ra el surf, el bu­ceo, la pes­ca, el snor­kel y la na­ve­ga­ción de ve­la. Las re­ga­tas lo­ca­les son de abril a ju­nio. En ma­yo, en par­ti­cu­lar, lle­ga la fa­mo­sa re­ga­ta “De Sol a Sol”, pro­ve­nien­te de Es­ta­dos Uni­dos.

En to­dos la­dos se pue­den ren­tar mo­tos acuá­ti­cas, ve­le­ros y ka­yaks, que le per­mi­ti­rán dis­fru­tar de las olas o de un pa­seo por la la­gu­na y los ca­na­les que se abren pa­so en­tre los bos­ques de man­gle.

A lo lar­go de la cos­ta y tie­rra aden­tro pue­den rea­li­zar­se bu­ceo re­crea­ti­vo, en to­dos los ni­ve­les, diur­nos, noc­tur­nos, li­bre, ca­mi­na­tas sub­ma­ri­nas, au­tó­no­mo (con tan­ques) en ca­ver­nas y ce­no­tes, así co­mo snor­kel en es­tos mis­mos lu­ga­res.

 

 

 

 

Los arre­ci­fes en es­ta zo­na son ban­cos de co­ral con una di­ver­si­dad im­pre­sio­nan­te de flo­ra y fau­na ma­ri­nas, un ver­da­de­ro re­ga­lo de la na­tu­ra­le­za pa­ra quie­nes se de­di­can al bu­ceo. La tem­pe­ra­tu­ra del agua os­ci­la en­tre 21 y 29 °C, la vi­si­bi­li­dad va­ría de 16 a 32 m, y la pro­fun­di­dad en­tre 6 y 22 m.

 

Al­gu­nos de los si­tios más be­llos son: Pun­ta Ni­zuc      —don­de co­mien­za el Arre­ci­fe Me­soa­me­ri­ca­no—, Pun­ta Can­cún, Pla­ya Tor­tu­gas —que al­ber­ga una gran va­rie­dad de pe­ces tro­pi­ca­les—, La Ban­de­ra y El Tú­nel.

 

 

 

La me­jor tem­po­ra­da de pes­ca de­por­ti­va es en­tre abril y sep­tiem­bre, cuan­do abun­dan las es­pe­cies, por ejem­plo: mar­lin, pez ve­la, pez es­pa­da, ba­rra­cu­da y do­ra­do. Los tor­neos de pes­ca de­por­ti­va in­ter­na­cio­nal se or­ga­ni­zan en­tre abril y ju­nio.

En bar­co se pue­den re­co­rrer las is­las de Co­zu­mel, Is­la Mu­je­res o la Is­la Con­toy, re­ser­va na­tu­ral pro­te­gi­da y san­tua­rio de es­pe­cies de aves ma­ri­nas re­si­den­tes y mi­gra­to­rias. La na­ve­ga­ción se pue­de ex­ten­der has­ta la me­dia­no­che, ya sea por la La­gu­na Ni­chup­té (al oes­te de la zo­na ho­te­le­ra) o por la Ba­hía de Mu­je­res, has­ta Is­la Mu­je­res.

 

 

 

Pe­ro lo de Can­cún es la fies­ta. La vi­da noc­tur­na es muy va­ria­da. Se pue­den vi­si­tar dis­co­te­cas, de las más gran­des del mun­do, y res­tau­ran­tes con chef re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te que le ha­rán de­gus­tar pla­ti­llos que se­du­ci­rán to­dos sus sen­ti­dos.

Pa­ra at­mós­fe­ras tran­qui­las se pue­de ir a lu­ga­res co­mo el Jazz Bar. Y pa­ra vi­vir la fies­ta has­ta el ama­ne­cer es­tá el Co­co Bon­go o Dadd­y’O, don­de se reú­nen cer­ca de 2000 per­so­nas. La no­ve­dad es que pron­to es­ta­rá lis­ta la re­mo­de­la­ción del an­tes co­no­ci­do Fas­hion Ca­fé, y se trans­for­ma­rá en la dis­co­te­ca más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na.

 

 

En Can­cún us­ted eli­ge si man­te­ner­se ocu­pa­do las 24 ho­ras o dis­fru­tar de un re­la­jan­te des­can­so. Y des­de allí se pue­de con­ti­nuar el re­co­rri­do ha­cia Co­zu­mel —a unas 10 ho­ras en ve­le­ro y la mi­tad de ese tiem­po si va en bar­co a mo­tor—, ha­cia la Ri­vie­ra Ma­ya o ha­cia el ve­ci­no Es­ta­do de Yu­ca­tán.

 

 

 

Texto: Daniela Leiserson ± Foto: AMURA

e-max.it: your social media marketing partner