Tips

  • La moneda oficial del Tíbet es el Yuan. Un Yuan equivale a 0.20 dólares americanos y a 0.153 Euros. Dentro de Lhasa no hay dificultad alguna para cambiar Euros o dólares por moneda china. En los cajeros automáticos locales es posible obtener dinero chino, y las tarjetas sólo son aceptadas en algunos lugares de Lhasa.
  • La capital, Lhasa, es la más elevada del mundo. Se recomienda no hacer esfuerzos durante los primeros días de estadía. En caso de malestar persistente, se debe acudir al médico. A esta altura también merece atención el sol. Se recomienda la protección de crema y lentes oscuros para filtrar los rayos ultravioleta, así como de sombrero o gorra.
  • El clima es semiárido en la mayor parte del territorio. Las lluvias son más frecuentes en el sureste, pero dominan las zonas secas. El promedio de precipitación es de 380 mm al año. En las mesetas y las montañas la temperatura es fría y las ventiscas son frecuentes durante todo el año. La temperatura suele descender significativamente al ponerse el sol.
  • Los comercios abren diario de 9am a 7pm, y algunos hasta las 10pm. Los bancos cierran sábados y domingos. Son fechas festivas el Año Nuevo, durante dos días; el Año Nuevo del calendario lunar tibetano, con fecha variable con base en los ciclos lunares y el calendario chino; el Día del Trabajo, 1o de mayo; y la Fiesta Nacional, el 1o de octubre.

 

 

Tops

  • En el Tíbet actual conviven un pasado que ya casi se fue y un futuro recién llegado. Existe un marcado contraste entre la cultura tradicional y la modernidad china. El ambiente de las comunidades sigue siendo sencillo, con una serenidad nacida de la vida rural y la religiosidad tibetana, mientras se abre paso el sigiloso progreso.
  • Si se tienen tiempo y ánimo, debe hacerse un recorrido en el moderno tren, lo que permite admirar desde una perspectiva única los valles, inmaculados lagos, el río Yang Tze y la cadena montañosa más impresionante del mundo.
  • Hay más de 1,700 monasterios budista-tibetanos. El Palacio de Potala es el principal recinto religioso; se distingue por sus grandes dimensiones, porque corona el monte Hongshan y desde ahí domina Lhasa, y por su color blanco. Cerca están el Monasterio de Jokhang, con sus techos y ornamentos dorados, el sencillo monasterio Sera y el Palacio de Norbu Lingka, de grandes e impecables jardines.
  • En cocina local son imperdibles los restaurantes Shangrila, Lhasa Namaste, Snowlands, Kyichu, Shambala y Lhasa Kitchen. El Dunya Restaurant y el Eat Lovers son de lo mejor en menú internacional, además de los ubicados en los hoteles de cadenas internacionales.

 

 

Texto: AMURA ± Foto: ilopdie / DAVID G

e-max.it: your social media marketing partner