{socialbuttons}

 

 

En 2004, la región de Savoy en Francia fue testigo de la creación de LISA Airplanes, con la visión de que la aviación ligera va más allá de ser sólo un medio de transporte, sino también un símbolo de libertad en tanto que la tecnología vaya de la mano con las sensibilidades del ser humano.

Después de un par de años de trabajar en el proyecto, para 2006 ya se tenían los primeros bosquejos de un vehículo aéreo anfibio que no se vería materializado, al menos en forma de un prototipo, hasta 2008. Y no sería hasta 2011 en que cada una de las innovaciones tecnológicas convergerían en un ejemplar final listo para ser producido en serie.

Este vehículo, que lleva por nombre Akoya, es definido como un avión anfibio equipado con una serie de prestaciones que lo harán una delicia para los amantes del viaje y la exploración. Ya sea por aire, tierra o mar, el Akoya podrá llevar a su piloto adonde quiera que desee.

Esta destacable versatilidad se debe a la tecnología Multi-AccessTM que ha sido incorporada a la aeronave, y que se constituye de dos hidroalas, un tren de aterrizaje, alas retráctiles y esquíes.

El Akoya tiene un alcance de 1,000 kilómetros (620 millas), y acelerar a una velocidad de 200 km/h (110 nudos). Después de una travesía aérea, puede aterrizar en una pista de menos de 200 metros de largo, y continuar su recorrido por tierra al desplegar su tren de aterrizaje y retraer sus alas.  

 

image Ampliar
 
 

Su ejecución en el agua se basa en las dos hidroalas, o SeafoilsTM, que levantan el fuselaje durante la navegación y le otorgan estabilidad y comodidad al momento de despegar o de amerizar. A diferencia de otros transportes anfibios, éste carece de un casco o de flotadores, de esta manera se mejora la aerodinámica del diseño y su capacidad de vuelo.

Sin limitarse a ninguna superficie en específico, el Akoya también puede aterrizar, despegar y esquiar en nieve mediante sus Skis-inTM, un par de esquís localizados en el tren de aterrizaje que caben perfectamente dentro del fuselaje y que pueden ser incluidos o removidos de acuerdo a la temporada. 

A pesar de todo este despliegue tecnológico, el interior no se ha descuidado en lo absoluto, y ofrece un total confort para el viajero. Los asientos son completamente personalizables de acuerdo a las necesidades del piloto, brindan espacio y reducen la fatiga común de los viajes largos y la turbulencia. Asimismo, los controles de navegación están diseñados para facilitar su operación y hacerla más placentera, mientras se disfruta del amplio panorama que ofrece la ventana de la cabina. 

 

Texto:  Amura ± Foto: Lisa Airplanes

e-max.it: your social media marketing partner