Con motivo del 111 aniversario de la firma inglesa Rolls Royce, el equipo de diseño de la elegante marca de autos decidió renovar el clásico modelo Phantom y convertirlo en la nueva versión Serenity, la cual incorpora la elegancia de la seda bordada sobre las vestiduras e interiores del auto.

La nueva edición, ahora Serenity, toma su nombre debido a que las vestiduras fueron hechas para crear un ambiente de tranquilidad al interior del auto, principalmente en la parte posterior del mismo.

Diez metros de seda de 140 hilos por centímetro, dos días de bordado a mano y varios días de pintar artesanalmente cada pétalo con la técnica de unconscious painting, es lo que toma para vestir el interior de un solo Serenity.

Además, las puertas y tablero tienen detalles de madera de cerezo y de bambú, creando así el ambiente oriental integral.

 {socialbuttons}

e-max.it: your social media marketing partner