Inspirado en la Diphylleia o “flor esqueleto”, el nuevo Corum Heritage Diphylleia representa un fruto de la creatividad y artesanía, cuyo conjunto de ornatos eclosionan en un corazón de esqueleto que dibuja curvas etéreas.

La flor esqueleto es una planta diáfana única en el mundo, que al contacto con las gotas de la lluvia, torna el color blanco de sus pétalos en trasparencias que destacan los finos nervios de su composición, así como el dorado de su pistilo.

Modelados en oro rosa u oro blanco de 18 quilates, los dos modelos Heritage Diphylleia están disponibles en series de ocho y 18 ejemplares respectivamente. Ambos cuentan con una caja de oro hermética –hasta los 10 m- y redonda de 34 mm de diámetro, realzada con un bisel de nácar blanco y coronada con 22 grandes diamantes con un total de 5,30 quilates.

Esta caja transparente por ambas caras, desvela la arquitectura de este calibre esqueleto CO055 de cuerda manual. Con su reserva de marcha de 40 horas, este movimiento decorado a mano ofrece funciones de horas y minutos, que se marcan mediante finas agujas barnizadas, tipo hoja.

El logo de Corum firma esta obra, cuya elegancia tornasolada es una referencia  al famoso retrato de Adèle Bloch-Bauer I, de Gustav Klimt, el pintor austriaco que mezclaba la pintura al óleo con oro y plata.

 {socialbuttons}

e-max.it: your social media marketing partner