El Gran Arre­ci­fe Me­soa­me­ri­ca­no, lla­ma­do así por­que abar­ca cua­tro paí­ses ve­ci­nos, Be­li­ce, Hon­du­ras, Gua­te­ma­la y Mé­xi­co, es el se­gun­do arre­ci­fe más gran­de del mun­do. Su ex­ten­sión apro­xi­ma­da es de 1000 km y lo im­por­tan­te es que se en­cuen­tra en buen es­ta­do de con­ser­va­ción.

La par­te arre­ci­fal que le co­rres­pon­de a Mé­xi­co se co­no­ce co­mo Gran Arre­ci­fe Ma­ya. És­te co­mien­za en la mís­ti­ca Is­la de Con­toy, lu­gar don­de las aguas mues­tran los azu­les ca­rac­te­rís­ti­cos del Gol­fo de Mé­xi­co. De­bi­do a que ahí se jun­tan el mar Ca­ri­be con el Gol­fo de Mé­xi­co son aguas muy ri­cas en planc­ton, aun­que de es­ca­sa vi­si­bi­li­dad. Los gran­des ani­ma­les oceá­ni­cos, co­mo los fa­bu­lo­sos ti­bu­ro­nes-ba­lle­na, y las apla­na­das man­ta­rra­yas gi­gan­tes se dan ci­ta en es­te pun­to pa­ra dis­fru­tar su ali­men­to fa­vo­ri­to: el planc­ton.

Si­guien­do la ba­rre­ra arre­ci­fal ha­cia el sur en­con­tra­mos, en las aguas trans­pa­ren­tes y cá­li­das del Ca­ri­be me­xi­ca­no, gi­gan­tes­cos bos­ques de co­ra­les, al­gu­nos de los cua­les pa­re­cen cuer­nos de al­ce o de ve­na­do. Es­tos bos­ques, que lle­gan ca­si has­ta la su­per­fi­cie, for­man una co­lo­nia que sir­ve pa­ra pro­te­ger a las cos­tas de las cons­tan­tes ma­re­ja­das.

 

 

 

Con­tras­tan­do con los co­ra­les du­ros exis­ten los co­ra­les blan­dos, por ejem­plo los co­no­ci­dos co­mo “aba­ni­cos” o los lla­ma­dos “can­de­la­bros”. És­tos se mue­ven al rit­mo de las ma­reas y pa­re­cie­ra que es­tán eje­cu­tan­do un exó­ti­co bai­le.

La Is­la de Co­zu­mel es el des­ti­no de bu­ceo más co­no­ci­do en el mun­do. En ella po­de­mos en­con­trar pro­fun­dos e  im­pre­sio­nan­tes abis­mos, y en sus pa­re­des hay cue­vas que for­man la­be­rin­tos, en los que los ra­yos de luz ge­ne­ran un as­pec­to irreal. To­do es­to, jun­to con las es­pon­jas de di­fe­ren­tes ta­ma­ños y for­mas que allí ha­bi­tan de­sa­fían la ima­gi­na­ción de los bu­zos más avan­za­dos.

Los arre­ci­fes de co­ral son los sis­te­mas más com­ple­jos y di­ver­sos del me­dio ma­ri­no. En ellos coe­xis­ten mi­les de es­pe­cies di­fe­ren­tes que re­pre­sen­tan en su con­jun­to a to­dos los gru­pos de or­ga­nis­mos ma­ri­nos exis­ten­tes. Su di­ver­si­dad es com­pa­ra­ble a la de las sel­vas o bos­ques llu­vio­sos. Se­gún al­gu­nos cien­tí­fi­cos en tér­mi­nos de bio­di­ver­si­dad es el sis­te­ma más pro­duc­ti­vo del mun­do, pues al­ber­ga a es­pon­jas, co­ra­les, gu­sa­nos po­li­que­tos, mo­lus­cos, crus­tá­ceos, equi­no­der­mos y pe­ces, en­tre otros.

 

 

Una cla­ra mues­tra de lo que es el arre­ci­fe la en­con­tra­mos en el ban­co Chin­cho­rro, lu­gar si­tua­do al sur del Es­ta­do de Quin­ta­na Roo en la fron­te­ra con Be­li­ce. Por sus aguas po­co pro­fun­das, cá­li­das y trans­pa­ren­tes, dan al­ber­gue a to­dos los or­ga­nis­mos an­tes men­cio­na­dos.

El go­bier­no fe­de­ral jun­to con el go­bier­no del Es­ta­do han fo­men­ta­do la cul­tu­ra de con­ser­va­ción, y pa­ra lo­grar­lo, apar­te de cam­pa­ñas de di­fu­sión, se ha lle­va­do a ca­bo el hun­di­mien­to de di­fe­ren­tes bar­cos do­na­dos por la Se­cre­ta­ría de Ma­ri­na pa­ra que sir­van co­mo arre­ci­fes ar­ti­fi­cia­les. El re­sul­ta­do ha si­do im­pre­sio­nan­te, ya que es­tos si­tios dan al­ber­gue a un sin­fín de pe­ces, co­mo las pe­sa­das cher­nas, di­fí­ci­les de ob­ser­var en otros lu­ga­res  los par­gos, los lo­ros, los ju­re­les y los rá­pi­dos co­ro­na­dos. Ade­más, año con año nos vi­si­tan las ági­les ra­yas águi­la, pues aquí en­cuen­tran un si­tio se­gu­ro pa­ra lle­var a ca­bo su re­pro­duc­ción.

 

 

Texto: Alberto Friscione ± Foto: Alberto Friscione

e-max.it: your social media marketing partner