Turismo consciente: convivir con especies en un viaje de esperanza

Pilipinas, situado en el Triángulo de Coral, no sólo se identifica como el centro de la biodiversidad marina en el mundo, sino también como el más amenazado. Con un renovado interés en la fauna marina más grande, Filipinas necesita beneficiarse de su protección, no sólo ecológica, sino también de los ingresos que el turismo aporta.

En un país donde la sobrepoblación, pobreza y corrupción se entretejen, la conservación de sus recursos naturales se hace más difícil. Sin embargo, Filipinas ha despertado a la posibilidad de proteger a sus animales marinos más amenazados a través de un renovado interés provocado por el turismo. Se ha demostrado que salvar la vida de las especies tiene mejores beneficios a largo plazo, incluyendo beneficios económicos, ecológicos, científicos, culturales y educativos, frente a un sistema basado en su explotación.

 

No sólo las grandes especies son espectaculares, los arrecifes esconden elementos de gran belleza que vale la pena cuidar y apreciar de cerca con responsabilidad. No sólo las grandes especies son espectaculares, los arrecifes esconden elementos de gran belleza que vale la pena cuidar y apreciar de cerca con responsabilidad.

 

El turismo no sólo conlleva estos beneficios, sino que trae consigo el orgullo de la colocación de una ciudad en el mapa como destino, para ser conocido en todo el mundo por un encuentro con especies marinas únicas. Este orgullo se ha traducido en una mejor conservación de los mares de Filipinas.

Hace sólo 18 años, el tiburón ballena era cazado en este país. En 1998, la ciudad de Donsol al sur de Manila, fue declarada santuario porque la población quiso comprometerse a impulsar el turismo a través de la interacción con ballenas tiburón, después de descubrir que se trataba de una zona de alimentación para esta especie.

De 900 turistas en 1998, Donsol recibe hoy en día alrededor de 25,000 visitantes cada temporada. Además, a través de esta actividad, el tiburón ballena se ha convertido en la primer especie de tiburón en ser protegida en el país. Filipinas también es fundamental para su protección a nivel internacional, ya que el turismo en Donsol fue una de las principales justificaciones para la inclusión de esta especie bajo el Apéndice II de la CITES, lo que restringe el comercio internacional de la misma en el mundo. La popularidad de este tiburón ya se ha extendido a nivel nacional, lo cual se hace evidente en una imagen del animal para el nuevo billete de 100 pesos del país, emitido en el 2010.

 

 Tiburón ballena. Tiburón ballena.

 

El mar de Donsol alberga vida mucho más allá de los paisajes que contemplamos en su paisaje terrestre.El mar de Donsol alberga vida mucho más allá de los paisajes que contemplamos en su paisaje terrestre.

 

La popularidad de interactuar con la fauna marina en las Filipinas comenzó a principios de los años 90 con los estudios de investigación sobre las poblaciones de delfines y ballenas en las Visayas. El disfrute de ver a estas criaturas desde un barco preparó el terreno para más compromiso emprendedor por parte de las comunidades locales que servían a los barcos y la tripulación de investigadores de la Universidad de Silliman en Dumaguete. Uno de estos sitios es Bais City, el cual se encuentra ahora en la mayor área marina protegida de Filipinas; el Estrecho de Tañón. Los tours de observación de delfines han estado funcionando con éxito aquí desde 1993.

Desde los inicios de la observación del delfín del Estrecho de Tañón y encuentros oportunistas durante el buceo, el turismo de fauna marina se ha ampliado para incluir una variedad de otras especies y actividades. Dedicados recorridos de interacción con la fauna marina suceden hoy en día en la isla de Apo en Negros, isla Balicasag en Bohol y la isla de Pandan en Mindoro, donde los visitantes pueden nadar con las tortugas marinas; Isla Mala Pascua para el buceo con tiburones zorro; Busuanga en Palawan para el buceo con dugongos; Tizon Pass para el buceo con mantarrayas; así como Puerto Princesa, en la isla de Palawan y Pamilacan en Bohol para delfines y ballenas. Hay varios otros destinos establecidos con muchos nuevos sitios más emergentes, incluyendo las ballenas jorobadas en las Islas Babuyan en el norte.

La mayoría de estas especies ya están protegidas a través de la Ley de Vida Salvaje de Filipinas con el Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales (DENR ) y el Código de Pesca con el Departamento de Agricultura (DA). Sin embargo, algunas especies, especialmente los tiburones y rayas –de las cuales, Filipinas ha registrado más de 200 especies- están aún sin protección, lo cual causa un conflicto con su uso para el turismo frente a la pesca.

 

 Se trata de convivir con las especies y ser sus aliados, sin representar una amenaza más para ellas y su ecosistema. 
Se trata de convivir con las especies y ser sus aliados, sin representar una amenaza más para ellas y su ecosistema.

 

Hay maravillosos encuentros durante un buceo responsable.
Hay maravillosos encuentros durante un buceo responsable.

 

Buceo con dundongos. 
Buceo con dundongos.

 

Las tortugas son uno de los tipos de vida más amenazados del planeta, por lo que se debe ser especialmente cuidadosos con su hábitat. 
Las tortugas son uno de los tipos de vida más amenazados del planeta, por lo que se debe ser especialmente cuidadosos con su hábitat.

 

Un caso sería el del tiburón zorro. No está protegido en el país a pesar de que Monad Shoal se ha convertido en un punto turístico importante, y es el único sitio en el mundo donde se puede observar a esta especie casi a diario durante el buceo. Provincia de Cebú, como medida, ahora ha declarado a todos los tiburones protegidos a lo largo de sus 44 municipios, y Daanbantayan, donde se encuentra Isla Mala Pascua, declaró sus aguas un santuario de tiburones en 2015.

Esto protege a los tiburones mientras se encuentren en el área de jurisdicción de la ciudad, pero todos sabemos que las especies de fauna marina migran y no reconocen fronteras políticas, y por lo tanto, siguen siendo vulnerables a la pesca de aleta más allá del santuario.

En Filipinas, con cinco millones de visitantes extranjeros en 2015 y alrededor de 45 millones de turistas nacionales, la demanda de nuevas atracciones y destinos en el país es inevitable. El número de visitantes interesados en las interacciones con fauna marina parece estar creciendo. En 2012 hubo alrededor de 150,000 turistas que participaron en la interacción con fauna marina a través de seis destinos en el país.

Otros sitios pueden querer sacar ventaja demasiado rápido con este auge y algunos incluso se han convertido en polémica con sus prácticas. Uno de esos sitios es la ciudad Oslob en Cebú, donde los tiburones ballena son atraídos con peces pequeños, lo cual ha suscitado la indignación de varios grupos de conservación. Se argumenta que el aprovisionamiento afecta negativamente a la salud del tiburón ballena, así como su movimiento y comportamiento. Acostumbrarlos a los seres humanos y a los barcos también los hace más vulnerables a la caza furtiva. Pese a las protestas, Oslob tiene el mayor número de visitantes para cualquier sitio de interacción con fauna marina en el país, alcanzando un máximo en 2011 de 98,000 visitantes, para su primer año de funcionamiento.

 

Tiburón Zorro. Tiburón Zorro.

 

Buceo en Balicasag, en la isla de Bohol, una de las zonas más populares para esta actividad..Buceo en Balicasag, en la isla de Bohol, una de las zonas más populares para esta actividad.

 

Las actividades turísticas parecen estar en una zona gris, ya que no están reguladas específicamente bajo ninguna ley política. La única regulación sería un Departamento de Agricultura y el Departamento de Turismo (DOT) y la Orden Administrativa de directrices para regir la conducta de las personas en interacción con cetáceos (Joint DOT - DA Nº 1, serie de 2006), que se ocupa del turismo con delfines y ballenas. Cuando las políticas de los gobiernos locales rigen en su área, éstas varían de un sitio a otro y no están alineadas con la legislación nacional. En algunos casos, las interacciones con fauna marina no están reguladas en absoluto.

La ONG de conservación marina Marine Wildlife Watch of the Philippines, fue creada en 2010 y ha estado trabajando en la investigación, aplicación, turismo y el aumento de la concienciación sobre estas especies amenazadas. Una de sus campañas es promover los códigos de conducta apropiados para las interacciones de turismo con la fauna marina. Junto con el Departamento de Turismo, esta organización ha estado buscando una mejor gestión de las interacciones de turismo a nivel nacional.

Desde 2014, el Departamento de Turismo ha estado desarrollo una política adecuada para garantizar la sostenibilidad de esta nueva preocupación del turismo mediante el inicio de grupos de discusión y consulta con las partes interesadas, así como la evaluación de los sitios de turismo de la fauna marina y su desarrollo, la elaboración de planes de acción y el trabajo con las agencias asociadas, específicamente el DENR, DA y el Departamento Interior y Administración Local (DILG). La política resultante se materializa en una orden administrativa conjunta sobre las interacciones de turismo con la fauna marina.

Esta regulación de ninguna manera limita el potencial turístico de la fauna marina en el país. Por el contario, ayudará a mejorar los recorridos. No sólo va a proteger a la fauna marina de los impactos negativos derivados de la interacción, sino que también va a garantizar el disfrute y la seguridad de los visitantes, lo que conduce a su sostenibilidad. Al final, esto logrará proporcionar la educación continua y el medio de vida digno para los miembros de las comunidades anfitrionas.

La Orden Administrativa Conjunta se encuentra ahora en consulta con varias partes interesadas antes de ser aprobada.

Hay una gran cantidad de oportunidades ahora para crear las condiciones adecuadas para las interacciones responsables con fauna marina en medio del crecimiento turístico del país. El turismo no tiene por qué ser otra amenaza para estas especies. El objetivo final es la sostenibilidad, donde el turismo exista sin comprometer el bienestar de la fauna marina ya amenazada.

Con sus 7,107 islas (y la adición de 400 más a partir de un estudio reciente del gobierno) que proporcionan una multitud de hábitats -como los manglares, pastos marinos, estuarios, arrecifes y playas, para una gran variedad de vida marina-, Filipinas ha llegado a ser conocido como el centro del mundo de la biodiversidad marina. El país puede estar orgulloso de mostrar esto a todo el mundo y brindar a todos una bienvenida a esta experiencia.

 

Paisaje en la Isla de Apo.Paisaje en la Isla de Apo.

 

Para aprender más sobre la fauna marina de Filipinas y sus ecosistemas, visitar: www.mwwphilippines.org

 

Texto: AA Yaptinchay, director de Marine Wildlife Watch of the Philippines ± Foto: dreamstime / cr4ative / Ruta Asitica / spqa / alfg / A A Yaptinchay

e-max.it: your social media marketing partner