{socialbuttons}

 

 

Profundo color azul toscano, líneas puras y perfil extraplano son los elementos fascinantes de este reloj. Con elegancia e impertinencia, el Quantième Perpétuel Jules Audemars 30e Anniversaire parece capturar el secreto del tiempo y su transcurso inexorable. En 1978, la creación del primer calendario perpetuo automático extraplano de Audemars Piguet constituyó un gran acontecimiento. Hoy, los relojeros de Le Brassus rinden homenaje a esta innovación con una edición de aniversario, limitada a 90 ejemplares. El movimiento de Quantième perpétuel Jules Audemars 30e Anniversaire, con sus 4 mm de grosor, es un auténtico prodigio de miniaturización.

¿Cómo se ha podido lograr que un reloj indique el día, la fecha, el mes, las frases de la Luna y el ciclo de los años bisiestos con un simple engranaje de ruedas dentadas, básculas y trinquetes? El dispositivo del calendario perpetuo es una admirable reproducción mecánica de nuestro calendario.

 

image Ampliar
 
 

Su mecanismo domina perfectamente la irregularidad de los meses de 30 ó 21 días gracias a una leva – solidaria a su vez de una rueda sobre la que está definida la duración de los meses. Sobre el mismo eje, una nueva rueda incorpora una leva que indica los meses de febrero, incluyendo el mes de febrero bisiesto, mientras efectúa una vuelta en cuatro años, permitiéndole tener en cuenta el ciclo de los años bisiestos. Así, el Quantième Perpétuel Jules Audemars 30e Anniversaire no necesitará corrección alguna antes del 1º de marzo del 2100. Entonces, bastará con accionar los correctores situados sobre el flanco de la caja y volver a ajustar el mecanismo para los próximos cien años.

Le extensa apertura de bisel favorece una óptima lectura de la hora y de las indicaciones del calendario. Un fino ribete pulido rodea los contadores destacando su decoración azuleada para crear un sutil contraste con el acabado satinado de la esfera.

Sin embargo, lo que produce su gran resplandor es el azul toscano; un color cuidadosamente seleccionado para esta ocasión, que además recuerda los cielos angelicales pintados por los artistas florentinos del Quattrocento. El Quantième Perpétuel Jules Audemars 30e Anniversaire asocia la nobleza del platino de su caja con la elegancia de oro blanco de las agujas y los índices, mientras se entrega plenamente a un clasicismo reinventado.

 

 

Texto: Amura ± Foto: Cortesía de las Marcas; Brands and Courtesy

e-max.it: your social media marketing partner