Co­mien­za la tem­po­ra­da cá­li­da y la oca­sión se tor­na ideal pa­ra des­ta­par el cuer­po. Te­nien­do co­mo es­ce­na­rio la pri­ma­ve­ra del 2006, las fir­mas y di­se­ña­do­res más des­ta­ca­dos pro­po­nen ba­ña­do­res en cor­tes, co­lo­res y for­mas van­guar­dis­tas que lo­gra­rán un bri­llo aún más in­ten­so que el del mis­mo Sol.

Tan­to pa­ra él co­mo pa­ra ella, en es­ti­los y gus­tos se rom­pen gé­ne­ros. Pa­ra quie­nes pre­fie­ren lo classy pe­ro con to­ques so­fis­ti­ca­dos, el ne­gro co­mo ba­se y for­mas re­tro, tan­to pa­ra hom­bre co­mo pa­ra mu­jer. El co­lor ro­sa ata­ca de nue­vo, y qué me­jor que los to­ques do­ra­dos pa­ra acom­pa­ñar­lo en un mood to­tal­men­te fe­me­ni­no y sweet. Pa­ra las mu­je­res que gus­ten de la sua­vi­dad y li­ge­re­za en to­nos, una ten­den­cia ro­man­tic con for­mas or­gá­ni­cas y el blan­co co­mo ba­se. Quie­nes bus­can una mez­cla más groovy, con anar­quía de co­lor y for­mas, las op­cio­nes se mul­ti­pli­can tan­to pa­ra él co­mo pa­ra ella. Por úl­ti­mo, aque­llos que des­ta­can por te­ner gus­tos to­tal­men­te avant-gar­de, so­bre­sa­lien­do más en for­ma que en to­no, el aba­ni­co de op­cio­nes se abre de mo­do in­fi­ni­to, igual­men­te pa­ra am­bos se­xos.

 

 

 

 

 

 

Texto: Germán Nájera ± Foto: Cortesías de las marcas, FWM

e-max.it: your social media marketing partner