La tem­pe­ra­tu­ra ba­ja, el vien­to so­pla y las pren­das co­bran una nue­va dis­tin­ción. El in­vier­no lle­ga con so­fis­ti­ca­dos bríos pa­ra es­ta gé­li­da tem­po­ra­da. Des­de las pren­das más so­fis­ti­ca­das y re­car­ga­das has­ta la mi­ni­mal van­guar­dia. Las for­mas se tor­nan agre­si­vas o dul­ces, las tex­tu­ras in­vi­tan a ser to­ca­das o su ri­gi­dez re­cha­za el con­tac­to.

Pa­ra to­dos los gus­tos hay al­gún ex­clu­si­vo de­ta­lle. Los ac­ce­so­rios, com­ple­men­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra to­do look, se pre­sen­tan en di­ver­sas for­mas y ta­ma­ños. Cua­dra­dos, re­don­dos, del­ga­dos, an­chos, sen­ci­llos o ba­rro­cos, ro­ban aten­ción y acen­túan con su lla­ma­ti­va pre­sen­cia.

La pa­le­ta de co­lo­res con­ser­va los to­nos tra­di­cio­na­les de in­vier­no, co­mo son el ne­gro, el blan­co o el gris, pe­ro ade­más aña­de di­ver­ti­das y sor­pre­si­vas com­bi­na­cio­nes. Las tex­tu­ras y ma­te­ria­les, de lo más va­ria­dos, des­de pie­les has­ta la­nas y al­go­dón, des­de co­rru­ga­dos has­ta li­sos, es­tam­pa­dos o gra­ba­dos.

Ten­den­cias tan fe­ro­ces co­mo pa­ra pre­su­mir el triun­fo de la sal­va­je ca­ce­ría ur­ba­na, tan­to en él co­mo en ella; ino­cen­tes y pu­ros to­nos blan­cos so­bre de­li­ca­das y fe­me­ni­nas si­lue­tas; ex­plo­sio­nes de co­lor sin obs­tá­cu­los: un mix & match per­fec­to, uni­sex e in­ci­ta­dor; el os­cu­ro y mís­ti­co ne­gro en for­mas irre­ve­ren­tes e im­pa­si­bles pa­ra am­bos se­xos; por úl­ti­mo, el gris es­te­lar, di­ga­mos el nue­vo ne­gro de la tem­po­ra­da, igual­men­te sin res­tric­ción de gé­ne­ro.

No hay lí­mi­te. El in­vier­no cum­ple su pro­me­sa de per­ma­ne­cer ál­gi­do mien­tras que las co­lec­cio­nes de las ca­sas de mo­da más pres­ti­gia­das y los más re­nom­bra­dos di­se­ña­do­res le ha­cen fren­te con las co­lec­cio­nes más arre­ba­ta­do­ras.

 

Texto: Germán Nájera ± Foto: Cortesía de las marcas, Varig-Enrique Carrasco.

e-max.it: your social media marketing partner