Entre una de las mejores cosas que llegaron a México este 2015, destaca Into The Rare; una experiencia única donde se fusionó la maestría de El Celler de Can Roca -el mejor restaurante del mundo- con la perfección de The Macallan Rare Cask by The 1824 Master Series.

A través de un espléndido ambiente, donde los invitados estuvieron dentro de imponentes instalaciones de madera, conociendo la complejidad y el cuidadoso proceso de elaboración de The Macallan Rare Cask, una simulación del viaje del activo principal de Rare Cask es la definición de “Into The Rare”, desde el cultivo de los árboles de roble que dan vida a las barricas, hasta la culminación del producto y su disfrute como uno de los mejores whiskys del mundo.  

Poder disfrutar de cócteles como The Macallan Amber, Martini de Rare Cask y The Macallan Ruby con tomillo y limón, creados por Josep Roca, es una de las experiencias más elevadas de buen gusto que México ha tenido el honor de disfrutar gracias a The Macallan. El maridaje de consistió en degustar el whisky con pequeñas piezas de madera comestible con notas de Rare Cask, como pera con canela, chocolate con jengibre o coba.

Para el plato fuerte, se eligió Mole Blanco, chirivía quemada y panza de cerdo, perfecto para  las notas a frutos secos, especias y aromas complejos y ahumados de The Macallan 12 Años. La Chef Elena Reygadas del Restaurante Rosseta, diseñó una Mini Berlinesa Rellena de Crema de The Macallan 12 Años, maridada con infusiones de café arábigo de Zongolica, Veracruz.

El toque final para introducir Rare Cask, se logró a través de un trozo de madera comestible con una nota de cata del whisky, desarrollada con crema hecha de humo de puro cubano, inspirada en uno de los postres más reconocidos de Jordi Roca, 'Viaje a La Habana'.

 {socialbuttons}

e-max.it: your social media marketing partner