Tras siete días de intenso dramatismo deportivo el equipo de casa se llevó la Copa del Rey Polo Contry Club. Los siete equipos participantes se enfrascaron en una colosal batalla para llevarse el preciado trofeo, que consistió en una pequeña escultura de ceiba, que es considerado el árbol sagrado de la vida. Durante el evento hubo jugadores de Argentina, Perú, Chile y México, así los jinetes se mezclaron en las diferentes escuadras. La cultura maya relució en todo momento, los equipos tomaron los nombres de animales de esa ancestral civilización.

 

Semifinales

El preámbulo de la máxima justa de la Copa del Rey fueron las intensas semifinales que disputaron el equipo local “El Rey” contra la escuadra de “Me By Melia”. El equipo “El Rey” se presentó como el favorito a vencer, ya que durante la competencia ganó todos sus enfrentamientos, lo que los llevó hasta esta disputa. Con un marcador de 8-3, “El Rey” en media hora mostró las grandes capacidades de sus jinetes para conseguir fácilmente el primer boleto a la máxima fiesta del torneo de polo.

 

 

Por su parte, el equipo de Aeroméxico, conformado por la familia Solórzano, no tuvo problema en pasar sobre sus contrincantes para disputar la gran final. Cabe mencionar que durante el torneo fue la escuadra más temible, ya que contaba con los mejores elementos: excelentes yeguas y una escuadra experimentada.

 

El momento esperado: la final

El momento esperado había llegado. Los jugadores estaban impacientes por cabalgar a sus yeguas preferidas. Los más de 500 invitados se postraron en la orilla de la cancha con el único fin de apoyar a su favorito. El equipo “El Rey” estaba integrado por Alejandro y Miguel Gómez de Parada, Manolo Calvo y Eduardo Barrena.

 

 

 

 

El partido fue intenso, reñido, ningún jugador quería cometer el error que le diera ventaja al rival. Cada cabalgata se peleó como si fuera la última batalla. Al final del tercer periodo el marcador se encontraba empatado a tres tantos. Iniciando el último periodo, Alejandro Gómez de Parada acertó un tiro que puso a la cabeza al equipo “El Rey”. Sin embargo, Jesús el Matador Solórzano no dio tregua y en una escapada en solitario respondió con un tanto que niveló el encuentro.

Sin embargo nadie podía dar el veredicto final, hasta que Manolo Calvo, faltando 40 segundos para concluir el partido, dio la última estocada y anotó el tanto del encuentro que le diera la copa al equipo “El Rey” con un marcador de 5-4. Durante la premiación se dio a conocer que la intención es seguir cada año con la realización de la Copa del Rey y realizar algunas competencias durante el año.  

 

 

Texto: Julio A. Gómez ± Foto: Nacho Andrate.

e-max.it: your social media marketing partner