Con nombre de Zar

Su nom­bre evo­ca a un zar, sin em­bar­go no se con­si­de­ra co­mo tal. Más bien, ase­gu­ra, son más de 35 años de es­tar en la co­rre­du­ría (char­ter, nue­vas cons­truc­cio­nes, ad­mi­nis­tra­ción) de ya­tes, con la bue­na suer­te de ha­cer­lo con mu­cho éxi­to, ne­go­cio que na­ció por su gus­to a la na­ve­ga­ción.

“No es­toy se­gu­ro de ser un zar, pe­ro he es­ta­do ha­cien­do es­to por mu­chos años y he te­ni­do la bue­na suer­te de ha­cer­lo con mu­cho éxi­to”, afir­ma en en­tre­vis­ta con Amu­ra Yachts & Li­festy­le, Ni­cho­las Ed­mis­ton, due­ño de la co­rre­du­ría que lle­va su ape­lli­do, y quien ha lo­gra­do con­for­mar un equi­po mul­ti­cul­tu­ral que ope­ra en seis ciu­da­des: Lon­dres, Mon­te Car­lo, Gol­fe Juan, An­ti­bes,   Los An­ge­les y Ciu­dad de Mé­xi­co.

Lo que pri­me­ro fue por gus­to des­pués se con­vir­tió en una for­ma de vi­da, que su­po apro­ve­char al ob­ser­var el    de­sa­rro­llo del ya­teo, y al ir cre­cien­do el ta­ma­ño de las em­bar­ca­cio­nes, se dio cuen­ta del po­ten­cial del mer­ca­do de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo. “En el si­glo XXI, el ser due­ño de un ya­te gran­de se ha con­ver­ti­do en el má­xi­mo sím­bo­lo de es­ta­tus. Con el in­cre­men­to im­pre­sio­nan­te en su po­der ad­qui­si­ti­vo, la gen­te más ri­ca del mun­do pue­de en­fo­car sus fan­ta­sías en los más gran­des y so­fis­ti­ca­dos ya­tes”, ase­gu­ra.

 

 

Por com­pra o char­ter

Ni­cho­las Ed­mis­ton afir­ma que en ma­te­ria de com­pra de ya­tes, con sus co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cia es co­mo ayu­dan a sus clien­tes a iden­ti­fi­car sus prio­ri­da­des pa­ra se­lec­cio­nar un di­se­ña­dor de in­te­rio­res, ob­te­nien­do el me­jor pre­cio y ase­gu­ran­do que el ya­te se en­tre­gue a tiem­po y al pre­cio pac­ta­do.

En cues­tión de ren­ta, di­ce que los ava­lan la ex­pe­rien­cia de co­no­cer los me­jo­res ya­tes, ca­pi­ta­nes y tri­pu­la­ción, iden­ti­fi­can­do la em­bar­ca­ción e iti­ne­ra­rio más ade­cua­do, aten­ción a de­ta­lles, con­tac­to y apo­yo ne­ce­sa­rio du­ran­te to­do el char­ter.

“Sin de­jar de la­do el es­ti­lo de vi­da y pro­gra­ma de nues­tros clien­tes, te­nien­do co­mo des­ti­nos po­pu­la­res de los char­ter el Me­di­te­rrá­neo, paí­ses in­te­re­san­tes y ci­vi­li­za­dos, his­to­ria y cul­tu­ra, na­ve­ga­ción se­gu­ra”.

 

Pre­sen­cia Ed­mis­ton

Pe­ro no es un ca­mi­no fá­cil y Ed­mis­ton afir­ma que son una mar­ca re­co­no­ci­da, con al­can­ce in­ter­na­cio­nal. La ten­den­cia, agre­ga, es in­cre­men­tar su pre­sen­cia en Es­ta­dos Uni­dos, La­ti­noa­mé­ri­ca y Chi­na.

“Es­ta­dos Uni­dos es uno de los mer­ca­dos más im­por­tan­tes pa­ra nues­tros ya­tes más gran­des. Por Mé­xi­co, nos lle­va­rá a in­cur­sio­nar aun más en el mer­ca­do  la­ti­noa­me­ri­ca­no. Ya es­ta­mos muy pre­sen­tes en Ru­sia y lo que era la Unión So­vié­ti­ca. A fu­tu­ro, Chi­na es im­pres­cin­di­ble”.

En es­pe­cí­fi­co pa­ra Mé­xi­co, Ed­mis­ton ex­pli­ca que den­tro de sus pla­nes a cor­to pla­zo, es­tá el de­sa­rro­llar los char­ters, co­rre­du­ría, así co­mo la ven­ta de ya­tes nue­vos. A lar­go pla­zo, ser la pre­sen­cia do­mi­nan­te en nues­tro país, en lo que se re­fie­re a ya­tes más gran­des, así co­mo el de­sa­rro­llo de char­ters en las cos­tas es­te y oes­te me­xi­ca­nos. Con to­do ¿no se an­to­ja na­ve­gar por una is­la es­con­di­da en el Pa­cí­fi­co, un fior­do en Alas­ka? ¡pri­va­cía!, es lo que con­clu­ye Ni­cho­las Ed­mis­ton.  

 

 

 

Texto: Fabiola Galván Campos ± Foto: Edminston Company

e-max.it: your social media marketing partner