La epítome y la vanguardia del diseño

 

Cómo empezó todo

La historia de Azimut es aquella de un gran sólido equipo, de su fundador Paolo Vitelli y de una gran aventura empresarial. Los primeros capítulos se escriben con la venta de Tempo Sei, un club nocturno del cual Vitelli era socio con cinco amigos más. Esto fue sólo una de las varias empresas que logró durante sus años en la universidad. Cada verano, Vitelli solía alquilar un yate e ir a explorar la costa francesa, donde adquirió una pasión duradera por la navegación y el mar. Él decidió convertir ese interés en algo redituable. Junto con un amigo, comenzó el negocio de chartero de barcos de vela para la gente en Turín. Era el año 1969, aquí fue donde Azimut nació.

 

Del comercio al diseño

En el Salón Náutico de Génova 1970, Vitelli compró un pequeño espacio, y para reducir los costos, los barcos fueron arrastrados toda la trayectoria con su coche. Hubo una conmoción tal en torno a su “stand” que Franz Felix, el número dos de Amerglass, astillero más moderno de Europa en aquel tiempo, no podía dejarlo pasar. Félix ofreció a Azimut el concesionario de Amerglass en Italia. Con esto, el primer paso se había hecho.

El reto del mercado continuó y Azimut firmó contratos de agencia con otros astilleros importantes, incluyendo Powless y Westerly. Con bajos gastos de oficina, con poco personal y gran eficiencia, a la edad de 24, Vitelli estaba listo para fijar su mirada en un nuevo objetivo: expandir su actividad para incluir la producción.

Una empresa conjunta con Amerglass, quien combinó experiencia holandesa con artesanía italiana, logró la primera creación de Azimut, el AZ’43 Bali, era en ese momento era uno de los  yates más grandes de fibra de vidrio para su producción masiva. En el año 1977 la realización de la embarcación más pequeña ofrecía, sin riesgo alguno, cruzar de manera transatlántica a un presupuesto razonable. El AZ’32 Targa tomó el mar por  tormenta y es de hecho recordado como el modelo “T” del mundo de la náutica.

De 1977 a 1985, la empresa nunca dejó de expandirse. Cada éxito llevaba a nuevos desafíos, pero el compromiso subyacente era diseñar yates que satisficieran tanto las necesidades como el gusto de un mercado altamente exigente. Al igual que el momento en que, después de pasar horas en vano tratando de lograr lo que un príncipe de Kuwait quería, Vitelli hizo un rápido bosquejo en una servilleta durante la cena, este simple gesto arrojó luz sobre la creación de Failaka, la primera nave a vela de 30 metros que se construirá en la historia de la navegación enteramente de materiales de fibra de vidrio. 

Con este aclamado megayate, Azimut se introdujo en el mercado norteamericano, en 1982 la empresa participó en el Salón Náutico de Miami y, por primera vez, sólo con el modelo Failaka, logró asegurar a Winthrop Rockefeller, y así se volvió distribuidor de la EE.UU. Allied Marine.

 

 

 

 

 

Construyendo en casa

Un nuevo desafío comenzó brillando en el horizonte: el de convertirse en una empresa de fabricación directa. En 1985, Azimut tomó el mando del astillero Fratelli Benetti en Viareggio, creando así el Grupo Azimut Benetti. El astillero de Viareggio se mantuvo bastante independiente en términos de marca, imagen y producto, pero había conseguido el apoyo de gestión de Azimut, teneduría de libros, así como servicios generales y  financieros.

Este fue un período de viajes al Medio Oriente, que era el mismo tiempo en el que Christina Onassis compró un Failaka en honor de su hija. El tiempo era ajustado y todo el mundo, desde personal de obras e instaladores, hasta  los proveedores, dio su máxima capacidad. En tan solo cien días, el barco fue entregado a la isla Skorpios, justo a tiempo para el bautismo de la pequeña Athina. Los trabajadores, que lograron terminar su trabajo en camino al destino, llegaron apenas unas horas antes que los invitados.

En 1988, Azimut Benetti se embarcó en una aventura de conquistar el trofeo de la cinta azul, la emocionante travesía transatlántica sin recarga de gasolina. El grupo se vio empujado a la atención de la moda internacional y los medios de comunicación deportivos. Con una participación de  Pininfarina, el Azimut Transatlantic Challenger fue creado para la ocasión. Con Cesare Fiorio como capitán y Dag Pike como navegante, todo parecía listo para comenzar la carrera. 

Sin embargo, en el último momento, se constató que las normas aplicadas hablaban sobre la entrada de al menos un pasajero de pago, y así fue que el millonario Winthrop Rockefeller fue a bordo, pagando un dólar como propina.

Durante los primeros años de su historia, Azimut había confiado sus diseños a los mejores profesionales británicos, pero a finales de 1980, el diseño italiano había conquistado el mundo. Esto llevó la dinámica y aguda cooperación del joven diseñador Stefano Righini, cuyo estilo revolucionario creó tendencia, estableciendo el diseño Azimut como el estándar de la industria náutica mundial.

Con la contribución de Righini, los yates de Azimut fueron rediseñados, liberando sus formas. Al mismo tiempo, las técnicas de procesamiento fueron adoptadas de la industria automotriz, esto todavía se distingue en la marca Azimut Benetti en todo el mundo, los paneles pegados al vidrio, asientos eléctricos, ventanas y auténtica madera de raíz de brezo. La marca estableció las bases de las mayores alturas de prestigio internacional.

 

 

 

Por encima del resto

En 2001, el astillero Gobbi Piacenza entró en el equipo del Grupo, lo que crea la marca Atlantis: especializada en la producción de entre 10 y 18 metros de yates abiertos, Atlantis rápidamente adquirió una clara identidad propia.

En otoño de 2004, el Grupo, que se había convertido en Azimut Benetti SpA, También se hizo cargo de Fraser Yachts. Servicios sofisticados e innovadores se introdujeron para hacer la vida libre de problemas para los propietarios de yates. También en la década del 2000 otra idea empresarial brillante llegó: la creación de puertos deportivos, ya que más que zonas de respiración, fueran también centros turísticos.

Los puertos deportivos de Varazze, Viareggio y Moscú ya se han construido, mientras el proyecto de Livorno estaba en camino. Para el año 2007, el Grupo había sido reconocido con  los premios “Campeón de Crecimiento” y “Best Performance” por la confederación de industrias italiana, Confindustria. 

El galardón fue para la empresa italiana que había generado el mayor crecimiento promedio en cinco años, desde el 2001 hasta el período de 2006, tanto en términos de la calidad como cantidad.

El Grupo se sitúa entre las primeras 497 empresas con una facturación anual de entre 100 y 1.000 millones de euros. Pero el éxito del grupo fue más allá de una visita en la escena italiana cuando Azimut Benetti se convirtió en el más grande constructor del mundo de megayates, según el prestigioso ranking de la American International Magazine Showboat. Ha encabezado la lista durante doce años consecutivos.

Coordinado por Paolo Vitelli y un grupo dinámico de administradores, el Grupo Azimut Benetti es un negocio de gran éxito que es reconocido en todo el mundo, es también una empresa que representa la epítome de la vanguardia del estilo y excelencia italiana.

 

 

 

Ver más astilleros

 

Texto: Azimut Yachts ± Foto: Performance Boats

e-max.it: your social media marketing partner