Deseo incansable de crear los mejores yates a motor de lujo

La historia comienza en el principio de la década de los 70 en una costa al sur de Bretaña, en ella, el temprano equipo de Sunseeker inició las molduras y ajustes de barcos desde un pequeño taller de manufactura, conocido en aquel entonces como el Poole Power Boats. El negocio iba bien, sin embargo, no fue hasta el encuentro con un hombre inglés que estaba vendiendo botes en el Sur de Francia cuando todo esto cambió. Él sugirió pequeños cambios en el diseño que podrían valer para su importación dentro del mercado mediterráneo, así el negocio despegó. Este encuentro marca un momento significativo en la historia de Sunseeker por dos razones: la primera, se vio el nacimiento de un moderno yate a motor de lujo, el cual es conocido por lo que vemos el día de hoy, pero más importante, Sunseeker creó una marca que puso al cliente en el corazón de todas las negociaciones que son llevadas a cabo. 

Desde sus inicios tempranos, el curso de Sunseeker estaba decidido. Una colaboración con Don Shead resultó en la continuación del desarrollo de los cascos de carrera V, derivados a profundidad. Estos diseños no sólo revolucionaron la marca Sunseeker, también la industria entera. Por primera vez los clientes podrán disfrutar del desempeño de los deportes de agua rodeados por estilo y lujo. El balance perfecto entre desempeño y lujo se convirtió en el estandarte de Sunseeker y rápidamente la marca británica se estableció como un trascendente líder de mercado.  

El equipo de Sunseeker pronto se dio cuenta de que tenía algo especial, ni siquiera estaba listo para descansar con tan repentino éxito. En un movimiento atrevido, empezaron a colaborar con el mundialmente reconocido diseñador de interiores Ken Freivoch, quien era famoso por sus hermosos diseños e ideas imaginativas en el uso del espacio dentro de los superyates. En los 80 Ken trajo un interiorismo lleno de curvas, estilizando a Sunseeker. El diseño de interiores jamás ha dejado de evolucionar desde entonces. 

 

 

 

 

Mientras que el diseño se sentó en el corazón de Sunseeker, esto no hubiese sido nada sin el poder y desempeño. El equipo trabajó de cerca con manufactureros de motores para desarrollar la mejor ejecución en yates dentro del mercado. Pero aún más impresionante fue el gran número de sistemas de accionamiento y propulsión del que Sunseeker fue pionero para sus embarcaciones. El Offshore 28 es un gran ejemplo de esta innovación y su ingeniería, siendo el primer barco de ocio que cuenta con un casco ligero diseñado específicamente para tomar propulsión en popa. Los modelos más recientes, como el Offshore 31, llevó el adelanto absoluto con su última tecnología: el Duo-Prop en contra-rotación.

Sunseeker nunca ha renunciado al compromiso con la innovación, desde sus primeros yates de ocio en la década de 1980 hasta el innovador Yate 155 con su lanzamiento en 2014. En la década de 1990 llegaron los Renegade 60 de Sunseeker, que empujaron y rompieron nuevos límites. Fue el primer barco de la producción en ser accionado por chorros de agua. Estos expulsan una masiva cantidad de  32,000 galones por minuto a la máxima potencia, el rendimiento y la manipulación fueron electrizantes.

 

 

 

La reputación de Sunseeker en cuanto a rendimiento y la calidad de construcción, junto con el estilo y el lujo, se estaba convirtiendo de renombre mundial. Pero el centro de su creciente éxito fue su capacidad para evolucionar continuamente con los tiempos -los clientes esperaban ansiosos el próxima desarrollo de Sunseeker como ningún otro constructor de barcos-. Sunseeker establece las normas. Para Sunseeker el cambio era una forma de vida. A veces se trataba de una evolución gradual que llevó al desarrollo de productos y sus mejoras, pero a veces era un gran salto hacia adelante. El lanzamiento del Predator 80 a finales de 1990 fue uno de esos momentos. 

En los años 90 la percepción de grandes embarcaciones era la de un menor desempeño que requiere una tripulación permanente. El Predator 80 cambió todo para siempre. Consta de una cabina cerrada de alto rendimiento, con una  hidrodinámica supereficiente; este cambio le permitió a sus 50 toneladas llegar a velocidades asombrosas de más de 46 nudos. Todo esto se puede lograr con sólo dos personas en el timón. El Predator 80 rompió el molde y le mostró al mundo que el lujo y el espacio también podrían significar rendimiento y manipulación.

El próximo hito para Sunseeker era romper la marca de 100 pies, por lo que Sunseeker podría oficialmente ser un constructor de superyachts, así como un constructor de barcos. El año 2001 fue testigo del lanzamiento del 105 Yacht, una magnífica embarcación con 105 pies de largo, un superyate de alto rendimiento. El 105 se reunió con el aplauso de la crítica y de los clientes de todo el mundo. De hecho, fue en realidad el primer barco de la producción de fabricación británica en ganar dos premios de diseño de superyates internacionales más prestigiosos del mundo. 

Desde el lanzamiento del 105 en 2001, Sunseeker ha ido viento en popa. El éxito continuo no solo requiere más de una simple evolución constante, sino también un compromiso con la innovación en todas las áreas. En 2001 Sunseeker decidió centralizar sus operaciones técnicas en un solo lugar. Esta fue una inversión importante para la empresa y marca un compromiso de mantener los más altos estándares. El nuevo centro de diseño anunció un enfoque totalmente integrado en el proceso de fabricación. Significaba que el diseño interior podría trabajar junto a los ingenieros, y los estilistas de yates podrían trabajar en colaboración con las ventas. En pocas palabras, el proceso desde el pedido hasta la entrega se ha unido, esto crea una mejor experiencia para el cliente.

 

 

 

 

El nuevo centro tecnológico también vio las nuevas capacidades de producción, no sólo ha mejorado aún más la calidad de la construcción, sino que reduce los residuos y los costos. Este  desarrollo incluye un centro de laqueado de vanguardia que permitió al equipo lograr acabados verdaderamente superiores en el mercado de artesanía en madera interior.

En conjunto con fabricantes de tecnología de última generación en todo el mundo, Sunseeker eligió a Computer Aided Design y Computer Aided Manufacturing. Estos nuevos procesos permitieron al equipo crear los más impresionantes diseños, que son  llevados a cabo más allá de la expectativa de todos. Estos nuevos sistemas no sólo transforman las capacidades de muchas maneras, también ejecutan un proceso de fabricación exacto. Consolas de control del timón son ensambladas y probadas; mazos de cables y sistemas de los buques están completamente desarrollados; el mobiliario y los acabados interiores son mecanizados, ensamblados y tapizados. La transformación fue verdaderamente increíble. 

Los clientes de Sunseeker demandan sólo los más altos estándares, a lo que la compañía siguió respondiendo. A diferencia de los barcos más pequeños, la gama de  Sunseeker necesitaba estar igualmente en el país, como en alta mar durante días, o amarrados en un puerto deportivo. Esto significaba que las demandas en el yate serían constantes y críticas en todo momento. Para aceptar y cumplir con los requisitos de la construcción naval moderna, Sunseeker diseñó y creó nuevos astilleros. Estas impresionantes nuevas instalaciones en Poole podían soportar el movimiento, la construcción de los más grandes cascos y el uso de sistemas controlados por ordenador, así como sus procesos. 

Como la capacidad de Sunseeker ha crecido, también lo ha hecho el equipo responsable de la construcción de estos magníficos yates motorizados. El personal del astillero ahora se extrae de las operaciones del buque, así como la construcción de embarcaciones tradicionales. Marineros experimentados e ingenieros de la marina mercante, la Royal Navy y la comunidad de yates privados ahora se sientan en el corazón del equipo. 

Sunseeker ha desarrollado nuevos modelos, es pionera en nuevas tecnologías y su reputación ha crecido de manera exponencial. Ha sido galardonada con  innumerables premios de diseño y en  las películas de James Bond el nombre Sunseeker es sinónimo de rendimiento y lujo. Detrás de cada nuevo yate a motor y cada nueva gama del equipo, Sunseeker invirtió fuertemente en el proceso, el diseño, la fabricación y el desarrollo para garantizar que la finalización del buque siempre supere las expectativas. Por este compromiso con la evolución continua que asegura Sunseeker, seguimos siendo la opción número uno en yates a motor de lujo en el mundo de hoy.

A medida que el siglo 21 nos impulsa hacia adelante, ¡lo mismo ocurre con Sunseeker! Nuevos modelos se están poniendo en marcha todos los años y la innovación se mantiene en el corazón de todos y cada uno.

 

 

Ver más astilleros

 

Texto: Sunseeker Yachts ± Foto: ©Sunseeker Yachts

e-max.it: your social media marketing partner