Royal Huisman

La deida de las velas

Nada puede ensalzar más a este velero que su nombre, el de una diosa vinculada con la sabiduría, la estrategia y la guerra. Y aunque en este caso en particular la guerra no es su finalidad, la estrategia y la sabiduría podrían ser considerados rasgos de esta embarcación. Es impresionante por donde quiera que se vea, a su lado cualquier otra embarcación privada parece un juguete: los noventa metros que posee de eslora la hacen un gigante dentro de los gigantes, impresiona con sólo conocer el dato.

Tanto en su interior como en el exterior se deja sentir el peso del conocimiento de los diseñadores, arquitectos navales e interioristas. Es un proyecto que conllevó cuatro años de dedicación y trabajo en equipo, donde sólo los más destacados en cada área tuvieron cabida. Absolutamente todo en este yate a vela es impresionante, tiene 4 lanchas de apoyo (tenders), 2 de las cuales fueron construidas específicamente para Athena; sus tres enormes mástiles en conjunto con las velas auxiliares (jibs, mizzens, etc.) proporcionan un plano de vela de aproximadamente 2500 m2, proporcionando una fuerza capaz de llevar a este coloso a una velocidad de cerca de 19 nudos. El exterior no puede ser menos que hermoso y con un aire nostálgico que se remonta a la época de oro de la navegación, cuando la velocidad era lo que libraba a las embarcaciones de los piratas.

 

 

 

Gracias a las generosas dimensiones de este yate, en sus cubiertas podemos encontrar, por ejemplo, en el exterior de la principal cuatro salas y un comedor con todo lujo de espacios para sentirse como en casa. Si hay algo que tenemos en esta embarcación es espacio de sobra. En el interior, además de ser increíblemente bellos, la decoración es un punto aparte. Todo, desde las telas hasta los paneles de madera, se complementa en total armonía haciendo que nos sintamos acogidos. Hay espacio suficiente para cuando menos 10 personas, más los 8 camarotes para la tripulación, los cuales se encuentran distribuidos en la parte de proa de la cubierta inferior, de la mitad de la embarcación hacia la proa y cuentan con cocina, sala de estar y sala de trabajo independientes.

Como es de esperarse, el camarote del dueño cuenta con espectaculares dimensiones, ocupando casi la totalidad de la proa de este gigante. Tiene un gigantesco baño, un vestidor muy grande, una sala (separada del área de dormitorio), un despacho y todas las maravillas que la tecnología actual puede ofrecer. Los demás camarotes de invitados gozan de casi las mismas comodidades que el del dueño, con las diferencias inherentes al espacio disponible para cada uno de estos camarotes. El capitán tiene un camarote en el puente de mando elevado y separado de todos los demás; justo a popa de este camarote encontramos una espaciosa sala de estar.

A lo largo del tiempo hemos ido conociendo lo que Royal Huisman es capaz de ofrecer, y Athena se convierte en el buque insignia de este astillero gracias a lo monumental de su envergadura aunado a las prestaciones, desempeño y funcionalidad con el que fue construido.

 

 

 

 

 

Características

Eslora

90 m

Manga

12 m

Calado

5.5 m

Desplazamiento

24.4 t

Capacidad de combustible

103, 255 l

Capacidad de agua

29,215 L

Motor

2 X CAT 3516B 1492 kW (2000 HP @ 1600 rpm)

 

Texto: Edmundo A. Eguiarte ± Foto: Royal Huisman Shipyard

e-max.it: your social media marketing partner