Egipto, una tradición milenaria

Las perezosas aguas del río Nilo eran casi ideales para el transporte, aunque las tormentas ocasionales podrían poner en peligro el envío, o bien la falta de viento la levantase. Desde los primeros tiempos, los egipcios construyeron barcos para el transporte, la pesca y el disfrute. Su importancia en la vida cotidiana se refleja en el papel que desempeñaron dentro de la mitología y la religión.  

Poco queda de los barcos reales. Los restos de los barcos del Imperio Antiguo fueron encontrados en Tarkhan y Abydos; el barco del Rey Khufu es bien conocido y es el mejor ejemplo en nuestros días de cómo se construían buques durante ese período.

Los primeros barcos de la dinastía encontrados en Abydos constaban de unos 25 metros de largo, de dos a tres metros de ancho y unos sesenta centímetros de profundidad, con capacidad para 30 remeros. Habían estrechado popas y proas y no hay evidencia de que fueran pintados. No parecen haber sido modelos, sin embargo, los barcos reales construidos en madera se encuentran demasiado descompuestos para su análisis. Algunos sospechan que eran de cedro, otros lo niegan. Planchas gruesas fueron atadas por las cuerdas alimentadas a través de mortajas y las costuras fueron aplastadas con  cañas. Los barcos no tenían ningún encuadre interno, lo cual ocasionó que se torcieran, y así fueron descubiertos.

Egipto está lleno de imágenes y maquetas de barcos y buques. Las paredes de los templos y las tumbas de Deir el Bahari y Medinet Habu se cubren con ellos, pero se sabe muy poco acerca de cómo las naves del Nuevo Reinado eran en realidad construidas. 

A veces sabemos a qué se parecían los barcos sin saber cómo se llamaban, mientras que en otros casos se tienen sus nombres, pero en realidad no se tiene mucha idea de cómo se veían. En el ataúd de la cuarta dinastía el príncipe Minkhaf, encontrado en una mastaba en el cementerio del Este, localizado en Giza, hay inscripciones de las ofrendas entre las cuales aparece una lista de los barcos. 

 

 

 

 

El Estado se involucra

Varios faraones vieron la necesidad de crear una fuerte armada, un ejemplo de ello es Snefru, que de acuerdo a la Piedra de Palermo construyó 100 barcos de madera meru y 60 mil embarcaciones más antes de invadir la Tierra de Negro, trayendo consigo 7,000 prisioneros y 200,000 cabezas de ganado grande y pequeño. Tutemosis III, arquitecto del imperio asiático; Necho II, en batalla con los babilonios, y Ramses III, quien tuvo que pelear con las Personas del Mar, escribieron un “reporte” a Amen:  

“Yo te construí barcos, embarcaciones de transporte, naves con arcos, burlando al Gran Verde (el mar). Los envié con arqueros, capitanes e innumerables marineros para traer los bienes a la Tierra de Tyre y a las comunidades extranjeras al final del mundo para que tuvieras suministros en Tebas La Victoriosa”. 

La flota real era supervisada por el Jefe de los barcos reales, una importante rama, más que militar, administrativa, la cual, bajo la 26va dinastía, parece haber incluido la responsabilidad del impuesto sobre la mercancía transportada por el Nilo. 

Bajo Tutmosis III, Nebamen, mayordomo nombrado supervisor del magisterio de los escribas bajo el reinado de Ahmose II, sólo ascendió para que más tarde Hekaemsat y Psammetik-mery-Ptah tomasen el puesto. Un título similar al anterior mencionado, fue el de Jefe de Barcos del Señor de las Dos Tierras, el cual fue concedido a un Paakhraef. 

La flota de los templos fue organizada de manera similar: los sacerdotes de Amón nombraban a un jefe de los barcos de Amón, los sirvientes de Ptah eran nombrados jefes de los barcos de la casa de Ptah. 

 

 

 

 

 

 

Los barcos egipcios que surcaban los mares eran inferiores a aquellos usados por otras personas, pese a sus sorprendentes estructuras, entre ellos, las expediciones hechas a la costa del este de África durante el reinado de Hatshepsut al principio del siglo XV A.C. El proyecto de cruzar el océano Índico fue realizado con embarcaciones de hasta setenta metros de largo durante el reinado de Ramsés III, 300 años más tarde. Desde la dinastía 20 hacia adelante, los egipcios comenzaron a copiar los navíos de sus rivales. 

Varios trueques y exploraciones fueron iniciados por la administración. Estos viajes, de Punt hasta Hatshepsut, así como la circunnavegación de África por los marineros fenicios, ocurrieron bajo el reinado de Necho. 

La propiedad privada de barcos existió al menos durante el primer Periodo Intermedio, el cual fue documentado por inscripciones biográficas. La debilidad del estado y su consecuente inhabilidad de construir naves necesarias para la transportación de personas y víveres estimulaba el emprendimiento privado. 

Durante el Periodo Tardío, los griegos y fenicios llenaban las cosas del Mediterráneo, construyendo colonias. Los lonianos y carianos se establecieron en la delta y su centro de Naukratis se convirtió en un importante puerto, el cual era impulsado por un número de faraones.  

Ya que había muy poca madera disponible, los primeros navíos eran hechos a base de papiro. Simples barcas eran construidas al inicio, para más tarde convertirse en barcos de un tamaño considerable, como luego probaría Thor Heyerdhal con su famoso cruce marítimo. Tenían un casco en forma de hoz y con frecuencia los mástiles y las casas sobre los barcos eran cubiertas.

Pequeñas balsas de papiro fueron usadas por la población durante extensos períodos de la historia egipcia mientras que el material estaba disponible. Su fabricación no era cara y no requería de gran experiencia para su construcción. Sin embargo, el papiro se extinguió en Egipto y no fue introducido nuevamente hasta el siglo XX. 

El transporte de cargas pesadas, el comercio internacional y la guerra requerían embarcaciones más fuertes que aquellas que pudiesen haber sido construidas a base de papiro. Estos barcos de madera eran similares en forma a aquellos hechos del material previamente mencionado. Tenían un fondo plano y una popa cuadrada, fueron construidos sin una quilla; el mástil era un menudo bípode, fijado a la borda. Más tarde, bajo la influencia de Byblos, con los que estaban en estrecho contacto, los egipcios adoptaron un solo mástil central, que a veces estaba cubierto con un remache de bronce al que estaban atadas las cuerdas.

En lugar de chumaceras de ajuste en la borda para mantener los remos en su lugar, se utiliza la cuerda para servir como punto de apoyo.

Buques fueron construidos en los astilleros de construcción naval (wxr.t), menciona por primera vez el Reino Antiguo. Durante el Imperio Nuevo, el patio principal de las naves se encontraba en Memphis. Carpinteros especializados se encargaban de la construcción de los barcos. Una barcaza de transporte, la cual medía 30 metros, tomó diecisiete días para ser construida. Las técnicas no parecen haber cambiado con el tiempo. La descripción de Heródoto de la construcción de un barco pudo haber sido escrita siglos antes:  

“Los barcos con los que llevan las cargas son de la acacia espinosa, aquella cuya forma es muy parecida a la de la Kyrenian, y lo que emana de ella es la goma. De este árbol se cortan piezas de madera sobre dos codos de longitud y son organizados como ladrillos, la fijación del barco se crea mediante la ejecución de un gran número de pernos largos a través de los codos de dos piezas, y por lo tanto cuando se han fijado al barco, ponen travesaños sobre la parte superior. Sin utilizar costillas por los lados, taponan las costuras con papiro. Hacen una caña del timón para ello, que se pasa a través de la parte inferior del barco, y tienen un mástil de acacia y las velas de papiro. Estos barcos no pueden navegar por el río a menos que haya un viento fresco que sopla, pues se remolcan desde la costa: de este árbol de acacia hay que cortar tablones de 3 metros de largo, que se ponen juntos, la construcción del casco es de la siguiente manera: se unen a los tres pies de largo, junto con espigas; cuando han construido el casco de esta manera se extienden vigas transversales sobre ellos. No usan las costillas, y taponan las costuras del interior, utilizando el papiro”. 

Heródoto, Historias II (Proyecto Gutenberg)

 

 

 

 

Navegando Los Barcos

Durante el Imperio Antiguo, los barcos se dirigían con dos grandes remos admitidos en poder de timoneles en las dos manos. Más tarde, los remos se conectaron a labradores, esta dirección mejoraba el trabajo duro. Amenhotep II, un hombre poderoso según los expertos que examinaron la momia, se describe así:

“Sus brazos eran fuertes y no se cansan sosteniendo el remo y la dirección en la popa del barco del rey, al frente de una tripulación de 200 marineros. Cuando el barco se detuvo después de que estos hombres habían atravesado media Atur (unos 5 km)  se quedaron sin aliento, sus miembros eran débiles, se ahogaron. Pero la fuerza de Su Majestad no le falló, la dirección continua con un remo de veinte codos de largo. Cuando echó el ancla y el barco fue amarrado con un cable que había atravesado tres direcciones Atur, los corazones de las personas eran felices al ver sus logros”.  

 

Heródoto, Historias II, 96

En el antiguo Egipto, las velas eran siempre rectangulares. Durante el Imperio Antiguo, sólo la parte superior de la vela estaba atada a un palo, mientras que el fondo estaba sujeto a la borda. Más tarde, la vela se fija entre un mástil superior e inferior. En la época de Akenatón entró en uso la vela salabardea avanzada con pequeñas cuerdas en sus bordes para atar, por lo que el enrollar de la vela era más fácil.

Existen evidencias arqueológicas que dejan claro que los egipcios adoptaron muchas de las prácticas de otras naciones marítimas, como los fenicios y los griegos. En el último período,  Egipto llegó a depender en gran medida de los buques extranjeros y marineros. 

 

Canales

Mientras que la región del Mediterráneo era fácilmente accesible a los operadores marítimos egipcios, África del Este lo fue menos. Bajo el régimen de  Senusret III (1850 AC), una serie de faraones, el último de ellos, Ptolomeo II, creó un canal que se estaba excavando para volver a conectar el cavado del Nilo de los Lagos Amargos, 

cayendo en el abandono durante los tiempos difíciles.

Fue cuando el canal no existía que las naves disponibles tuvieron que ser construidas para su desmantelación, transportadas por tierra a través de Wadi Hammamat hasta el Mar Rojo, para volver a ser montadas. Durante los tiempos en que estos barcos no estaban en uso, fueron aparentemente desguazados y almacenados: en el Gawasis Wadi se encontraron cuevas artificiales que sirven para el almacenamiento de maderas, cuerdas, y las tiendas de otros buques.

Las cataratas del Nilo fueron obstáculos que tuvieron que ser salvados. Un canal cortado en la roca de navegación, activada más allá de la primera catarata, y un varadero cerca de la fortaleza de Mirgissa, esta segunda catarata, fueron encontrados por arqueólogos recientemente. 

 

Represas

También se construyeron presas, a veces con fines militares o comerciales, otros probablemente para la protección contra inundaciones y proporcionar el riego. Heródoto dice que Menes construyó un dique desviando el Nilo con el fin de proteger a la población de Memphis de inundaciones. El Sadd el-Kafara en Wadi Garawi, la presa más antigua conocida en el mundo, se derrumbó después de su construcción a principios del Imperio Antiguo. Otra presa fue construida en Semna, probablemente durante el reinado de Amenemhat III (1841-1796 AC), y estuvo en uso hasta la época de Amenemhat V, como las inusualmente altas lecturas del nivel del río -ocho metros por encima de lo normal- parecen confirmar. Al parecer, se construyó con el fin de facilitar la navegación. La presa de Senusret II en el Fayum fue construida para controlar el nivel del lago Meris 

 

Puertos

El faro de Pharos de Alejandría tal vez no sea el primer faro de Egipto, aunque no se han encontrado registros de otros anteriores. Se construyó bajo el reinado de Ptolomeo Soter, desde aproximadamente 290 AC hasta el 270, a la entrada de lo que iba a convertirse en uno de los más importantes puertos del Mediterráneo. Su altura es de más de 100 metros y es visible a una distancia de unos cincuenta kilómetros. Durante el día se utilizó un espejo para reflejar el sol, por la noche se encendía fuego.

Más tarde la isla de Pharos fue conectada con el continente por el Heptastadium, creando un istmo artificial, el cual dio una mejor protección al puerto de Pharos, que más tarde se convirtió en el puerto oriental.

Puertos y muelles fueron construidos a lo largo de las costas del Mediterráneo, el Nilo y el Mar Rojo. Los muelles construidos en lugares donde se enviaron cargas pesadas, cerca de Qasr el Sagha, en la orilla del lago de Moeris, fueron de importancia extrema. De la cantera de Widan El Faras, bloques de basalto fueron transportados al muelle en una carretera con pavimento de piedra laja. Como la altura del Nilo difería mucho entre las distintas estaciones del año, a veces se construyó más de un muelle para servir al mismo sitio. En Luxor, por el bajo punto de aterrizaje del agua, se encuentran dos escaleras que conducen a una pequeña plataforma -cinco por dos metros y medio-, mientras que el muelle de aguas altas fue mucho más masivo, sirviendo para la descarga de mercancías pesadas, que eran enviadas en temporadas de diluvio. 

Para llegar hasta el Mar Rojo o pasar las cataratas del Nilo, los egipcios establecieron gradas para el transporte terrestre. Los barcos fueron construidos de tal manera, que podrían ser desmontados y vueltos a armar con relativa facilidad; sin embargo, había ocasiones en las que todo se cargaba en trineos o carretas y eran arrastradas hasta el sitio de lanzamiento. La mayoría de estas gradas eran probablemente tramos de camino de tierra nivelada al horno de piedra dura por el sol, algunos de ellos se reforzaron con ladrillos de barro, losas de piedra o troncos de madera. La longitud de estas gradas llegaba a ser considerable. En Mirgissa, donde se encuentra la segunda catarata, el “camino del barco” tiene una importancia estratégica; localizado a más de un kilómetro, esta estructura está construida sobre madera y ladrillo de barro.

 

“... la tierra de la que fueron eliminados aún se mantiene hasta el tiempo de los tornos con los que sus barcos fueron elaborados y sus casas, arrasadas”.

 

Heródoto, Historias: Euterpe 2.154.1

 

 

 

Texto: Museo del Cairo ± Foto: KSC / ARGENBERG /GIBNA KEBIRA / MICHEL KURTZ / KAIRO INFO / wkm / CARLOS SB / SODICA / Academic / Jorge de andes / NUSKCA / ayacata / BP / ISUS

e-max.it: your social media marketing partner