A bordo

• Para ingresar al país es recomendable que revise los documentos que necesita para poder visitar el destino, ya que en ocasiones éstos varían. En caso de requerir visa, es necesario presentar pasaporte con vigencia al menos de tres meses, más que la del periodo para el que se solicita la visa. Presentar los formularios correspondientes, dos fotografías de pasaporte, solvencia económica durante la estancia, seguro médico, entre otros. La solicitud debe de ser efectuada al menos seis semanas antes de la fecha de partida planificada.

• Para trasladarse dentro del país, es común utilizar el servicio de tren pues llega a tener diversas conexiones para traslados regionales y largos que suelen ser convenientes para los turistas. La red de ferrocarriles alemana Deutsche Bahn (DB), cuenta con una serie de descuentos, incluso si se compran los pases unos días antes de hacer el viaje, el precio llega a ser un poco más barato. Se recomienda adquirir la tarjeta "BahnCard", en caso de usar a menudo dicho transporte.

• Durante el invierno es normal los días con demasiado frío, considere llevar ropa abrigadora, suéter, chamarra, bufanda, todo lo que pueda taparle para no dejar de disfrutar los blancos paisajes. Si visita en otra temporada del año asegúrese de ir bien preparado, también con ropa abrigadora así como ligera, pues el contraste de temperaturas es constante.

• Para los amantes de la navegación, Alemania ofrece la posibilidad de viajar a través del río más importante de la Unión Europea, el Río Rhin, que pasa por los países de Liechtenstein, Francia, Alemania y Holanda y en cuyo curso se localizan importantes puertos fluviales como Rotterdam, Basilea y Mannheim, entre otros. Gracias a los diversos programas de cruceros que algunas agencias ofrecen es posible visitar algunas de las impresionantes ciudades alemanas, como Colonia, ya sea desde el Rhin o desde alguno de sus múltiples canales de comunicación.

 

 

Tesoros

• Baviera (en alemán Bayern) en el sureste de Alemania, es considerado el destino turístico número uno del país por sus lagos, palacios, mercados, festivales y un sinnúmero de atracciones que capturan la atención de cualquiera. En este fascinante territorio, entre otras cosas, es posible vivir la ruta de los antiguos romanos a través del camino del Limes, en donde se pueden apreciar excavaciones de antiguas termas romanas y reconstrucciones de torres y castillos.

• La Catedral de Colonia (Kölner Dom), es una impresionante estructura de dos torres de 157m de alto cuyo estilo gótico consiste en una verdadera joya ancestral construida de 1248 a 1880. Está ubicada en el centro de la ciudad de Colonia y se trata de una de las mayores atracciones de Alemania, siendo la más visitada de todo el país. Esta belleza arquitectónica, por sus dimensiones y extraordinario diseño, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

• Una vez en el fascinante país de Alemania no se puede dejar de visitar Munich, tierra de ensueño al sur de éste. Por su ambiente multicultural, se torna la ciudad perfecta para toda ocasión pues está llena de interesantes pinturas, joyas y esculturas, lo que nos envuelve en un destino único e incomparable que gracias a sus extraordinarios tesoros, representa una de las regiones con mayor concentración de riqueza en el mundo.

• La Puerta de Brandeburgo está localizada en el centro de Berlín y es considerada el símbolo de la ciudad. Construida entre 1788 y 1791 posee cinco zonas de paso, las columnas son de estilo dórico mientras que la parte superior y el interior de las zonas de paso están recubiertos con relieves que representan a Hércules, Marte y la diosa Minerva. La puerta está coronada con una escultura de cobre llamada la Cuádriga, que representa a la diosa de la Victoria montada en un carro tirado por cuatro caballos en dirección a la ciudad. 

 

 

Texto: AMURA ± Foto: GNTB, Rheinland-Pfalz Tourismus GmbH.

e-max.it: your social media marketing partner