A bordo

• En general, los turistas pueden entrar a las Antillas holandesas sin necesidad de un permiso escrito y por un periodo que no exceda los 14 días. Siempre será necesario presentar un documento de viaje válido para regresar a su país de origen o a otro destino de viaje.

• La navegación en estas aguas puede causarle a algunos el temido “mareo del mar”, no obstante es una dolencia que rara vez ocurre en barcos grandes. Los cruceros están equipados con estabilizadores diseñados para mantenerlos nivelados y estables en el agua. En caso de sentir malestar es recomendable alguna medicina para calmar las náuseas o mareos.

• Al hacer la maleta, conviene llevar ropa cómoda, ya sean camisas de mangas cortas, blusas, pantalón corto, solera, pantalón sport y, por supuesto, trajes de baño y calzado cómodo, tanto para las actividades dentro o fuera del barco.

• Cuando viaje por Saint Martin a bordo de su embarcación disfrutará de temperaturas suaves durante todo el año, unas increíbles playas de arena blanca, flanqueadas por una tupida vegetación tropical, donde disfrutará del sol y de todos los deportes náuticos que usted pueda imaginar.

 

 

Tesoros

• Uno de los aspectos más llamativos de esta pequeña isla, descubierta por Cristóbal Colón, es que tiene tan sólo 88 km2. En ella conviven dos culturas: la francesa (en la parte sur) y la holandesa (en el sector norte), y según la zona en que se esté hay que referirse a este territorio como Saint Martin o Sint Maarten, respectivamente.

• Los límites de la isla fueron definidos de una forma muy peculiar, cuando dos marineros, uno francés y otro holandés, se encontraron en la Baie Longue dieron la vuelta a la isla, cada uno por su lado, hasta encontrarse de nuevo. Ahora la frontera existe sólo por su letrero, y se pasa de un lado al otro sin problema alguno.

• Saint Martin posee una riqueza extraordinaria de paisajes preciosos como el Valle de Colombier y el Pico Paraíso de selva tropical. Ofrece sitios como Oyster Pond, Anse Marcel, y Basses Terres, que brindan un panorama único, y sus playas pariadisacas son numerosas.

• Orleans es una pequeña villa de pescadores ubicada en la parte este de la isla, al norte de la frontera con Sint Maarten. Allí se encontraba la colonia original de la isla francesa y muchas de las estructuras del siglo XVII son preservadas. Esa parte de la isla no sufrió gran desarrollo, por eso la atmósfera de aquellos tiempos aún es perceptible.

 

    

Texto: AMURA ± Foto: Patrick Monney.

e-max.it: your social media marketing partner