Donde el sol brilla todos los días

Aca­pul­co, pa­la­bra cu­yo sig­ni­fi­ca­do es “Lu­gar don­de fue­ron des­trui­dos los ca­rri­zos”, era una po­bla­ción de pes­ca­do­res an­tes de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les en 1530. Una vez es­ta­ble­ci­dos, los con­quis­ta­do­res crea­ron un cen­tro don­de cons­truían los ga­leo­nes. Fue así que lle­gó a ser el si­tio cla­ve pa­ra ex­plo­rar el Pa­cí­fi­co y, pos­te­rior­men­te, el pun­to cru­cial en la ru­ta his­tó­ri­ca de las Fi­li­pi­nas a Es­pa­ña.

A pe­sar de la be­lle­za na­tu­ral de es­te lu­gar, fue en el año de 1927 en que las pri­me­ras ca­rre­te­ras ha­cia Aca­pul­co fue­ron inau­gu­ra­das; sin em­bar­go, un via­je des­de la Ciu­dad de Mé­xi­co du­ra­ba más de una se­ma­na, y só­lo al­gu­nos va­lien­tes via­je­ros lle­ga­ban, lo cual de­ter­mi­nó la cons­truc­ción del pri­mer ho­tel.

El puer­to fue tran­qui­lo has­ta 1945, cuan­do se cons­tru­yó una nue­va ca­rre­te­ra que re­du­jo el via­je a seis ho­ras des­de la ca­pi­tal del país. En 1964 em­pe­za­ron los vue­los in­ter­na­cio­na­les di­rec­tos y po­co tiem­po des­pués se con­vir­tió en el des­ti­no fa­vo­ri­to de la eli­te de Holly­wood y los ri­cos y fa­mo­sos de to­do el mun­do.

 

 

La “gen­te bo­ni­ta” lle­gó a Aca­pul­co por la in­creí­ble be­lle­za del lu­gar, su cli­ma y sus pla­yas de are­na do­ra­da, y de re­pen­te pa­só a ser el si­tio ideal pa­ra que vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les y ce­le­bri­da­des cons­tru­ye­ran ahí sus ca­sas de ve­ra­no.

 Con su cli­ma tro­pi­cal y un bri­llan­te sol to­dos los días, Aca­pul­co es un des­ti­no de pla­ya de ex­ce­len­cia. Es­tá lo­ca­li­za­do en la cos­ta del Pa­cí­fi­co me­xi­ca­no y se co­mu­ni­ca con la Ciu­dad de Mé­xi­co por la Autopista del Sol, de 350 ki­ló­me­tros. Tie­ne un ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal que ma­ne­ja nue­ve mil 384 vue­los na­cio­na­les y dos mil 67 vue­los in­ter­na­cio­na­les por año, ade­más cuen­ta con un puer­to ma­rí­ti­mo que re­ci­be más de 100 cru­ce­ros por año, hos­pe­dan­do un to­tal de 7.2 mi­llo­nes de tu­ris­tas anual­men­te, que gas­tan du­ran­te su vi­si­ta unos mil 500 mi­llo­nes de dó­la­res al año, ha­cien­do de es­te lu­gar uno de los más im­por­tan­tes des­ti­nos tu­rís­ti­cos de la Ri­vie­ra Me­xi­ca­na.

 

 

Con su clima tropical y un brillante sol todos los días, Acapulco es un destino de playa de excelencia

 

El sue­ño de te­ner un ya­te

Si us­ted es un au­daz na­ve­gan­te, un há­bil pes­ca­dor o un ex­per­to ex­plo­ra­dor sub­ma­ri­no, lo más se­gu­ro es que sea un via­je­ro aman­te del mar, al gra­do de realizar uno de los sue­ños más de­sea­bles pa­ra to­do hom­bre: poseer su ya­te.

En Aca­pul­co exis­te la in­fraes­truc­tu­ra ade­cua­da y mo­der­nos ser­vi­cios pa­ra el tu­ris­mo náu­ti­co, co­mo el tra­di­cio­nal Club de Ya­tes y la más re­cien­te Ma­ri­na In­ter­na­cio­nal. El am­bien­te in­ter­na­cio­nal y cos­mo­po­li­ta es evi­den­te en am­bos de­sa­rro­llos, y to­dos los días son ple­nos pa­ra ini­ciar la tra­ve­sía o arri­bar a Aca­pul­co en su pro­pia em­bar­ca­ción.

 

 

Club de yates

Ubi­ca­do en la Gran Vía Tro­pi­cal y Tam­bu­co s/n, en el Frac­cio­na­mien­to Las Pla­yas, el Club de Ya­tes de Aca­pul­co es uno de los más im­por­tan­tes del mun­do, don­de atra­can na­víos de es­tre­llas de ci­ne, mag­na­tes de las fi­nan­zas y pres­ti­gia­das per­so­na­li­da­des del ám­bi­to pú­bli­co.

Los ser­vi­cios que ofre­ce son agua po­ta­ble, res­tau­ran­te, com­bus­ti­ble, can­cha de te­nis, hie­lo, al­ber­ca, toa­llas, te­lé­fo­nos, gim­na­sio, en­fer­me­ría, sa­la de jun­tas, ma­ri­na se­ca, re­ga­de­ras, grúa via­je­ra (ca­pa­ci­dad de 25 to­ne­la­das), ba­ños de va­por, área de re­pa­ra­cio­nes, In­ter­net, plu­ma (ca­pa­ci­dad de 3.5 to­ne­la­das) y ca­rri­tos de golf, y pró­xi­ma­men­te ha­brá un mi­ni sú­per y la­van­de­ría.

 

 

La marina

Si­tua­do en la Cos­te­ra Mi­guel Ale­mán s/n, en el Frac­cio­na­mien­to Las Pla­yas, el De­sa­rro­llo Náu­ti­co Tu­rís­ti­co La Ma­ri­na es un me­ga­pro­yec­to crea­do pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da de ser­vi­cios náu­ti­cos en el puer­to tu­rís­ti­co más im­por­tan­te de Mé­xi­co, orien­ta­do fun­da­men­tal­men­te ha­cia los tu­ris­tas de fin de se­ma­na.

En­tre los ser­vi­cios y atrac­ti­vos que ofre­ce se en­cuen­tran: Club Náu­ti­co, Cen­tro di­fu­sor y pro­mo­tor de las ac­ti­vi­da­des en un am­bien­te fa­mi­liar y ex­clu­si­vo, aten­di­do por ins­truc­to­res es­pe­cia­lis­tas en las di­fe­ren­tes ra­mas de la ac­ti­vi­dad náu­ti­ca.

La Ma­ri­na ofre­ce a sus usua­rios slips pa­ra 332 em­bar­ca­cio­nes, des­de 36 has­ta 150 pies, con el di­se­ño más mo­der­no y la tec­no­lo­gía más avan­za­da en ma­ri­nas flo­tan­tes, así co­mo la ma­yor pro­tec­ción y se­gu­ri­dad.

Los con­do­mi­nios se ca­rac­te­ri­zan por un es­ti­lo de ar­qui­tec­tu­ra me­di­te­rrá­nea y co­lo­nial me­xi­ca­na; se en­cuen­tran ubi­ca­dos al­re­de­dor de enor­mes jar­di­nes que in­clu­yen al­ber­cas y zo­nas de es­par­ci­mien­to, así co­mo ac­ce­so di­rec­to a la Ma­ri­na, ade­más de que cuen­tan con vi­gi­lan­cia y se­gu­ri­dad, una her­mo­sa pla­ya y can­chas de pad­del.

 

 

Pe­ro ade­más, Aca­pul­co es el se­gun­do puer­to de Mé­xi­co por su ta­ma­ño, y re­ci­be un pro­me­dio de 110 cru­ce­ros de tu­ris­mo al año, y al­re­de­dor de 187 mil 477 pa­sa­je­ros, ya que es un des­ti­no y pun­to de par­ti­da de los cru­ce­ros más fa­mo­sos del mun­do. Al­gu­nas de las ru­tas con­tem­plan cru­zar el Ca­nal de Pa­na­má pa­ra di­ri­gir­se al Ca­ri­be, otras se di­ri­gen al nor­te y se de­tie­nen en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, o si­guen más ade­lan­te.

 

Mu­cho que ha­cer en Aca­pul­co

A pe­sar de que Aca­pul­co se an­to­ja co­mo un si­tio ideal pa­ra des­can­sar y pa­sar las ho­ras to­man­do el sol so­bre la are­na, en la ba­hía los días es­tán lle­nos de ac­ti­vi­dad. To­do en Aca­pul­co es dig­no de ad­mi­rar y dis­fru­tar, en una ga­ma de ac­ti­vi­da­des que lo man­ten­drán en­tre­te­ni­do las 24 ho­ras del día.

Pa­ra pa­sar la ma­ña­na se pue­de es­co­ger en­tre nu­me­ro­sas op­cio­nes: na­dar en al­gu­na de las pla­yas más po­pu­la­res, bron­cear­se mien­tras prac­ti­ca ski acuá­ti­co o jet ski, o es­quiar en al­gu­na de las la­gu­nas, co­mo Co­yu­ca, Pie de la Cues­ta y Tres Pa­los. Pa­ra quien bus­ca mar abier­to y fuer­te olea­je don­de prac­ti­car sur­fing es­tán las pla­yas Bon­fil    y Re­vol­ca­de­ro. Ca­ta­ma­ra­nes, wind­sur­fing, bun­gees y des­li­za­do­res, en­tre otros, com­ple­tan las atrac­cio­nes acuá­ti­cas. En Aca­pul­co sa­lir a pes­car es siem­pre una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. A po­ca dis­tan­cia de la bo­ca de la ba­hía exis­ten abun­dan­tes es­pe­cies, en­tre las que des­ta­can el pez ve­la de gran ta­ma­ño, así co­mo di­ver­sos ejem­pla­res que se pue­den ob­te­ner en es­te ti­po de aguas, ta­les co­mo do­ra­do, hua­chi­nan­go, mar­lin o ti­bu­rón.

 

 

En la Ma­ri­na y el Club de Ya­tes se pue­den or­ga­ni­zar via­jes en lan­cha o ya­te y na­ve­gar en al­ta­mar en bus­ca de su pre­cia­do tro­feo.

Las emo­cio­nes ba­jo las aguas de la Ba­hía de San­ta Lu­cía son tan ex­ci­tan­tes co­mo en la su­per­fi­cie. Los bu­cea­do­res tie­nen la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir a la Vir­gen de los Ma­res, ubi­ca­da en la zo­na de la Is­la de La Ro­que­ta o del bar­co Río de la Pla­ta hun­di­do en 1944, lo­ca­li­za­do en la zo­na de Ica­cos.

 

El ecoturismo se da en Coyuca y Tres Palos, donde se pueden observar especies de aves acuáticas en su hábitat natural.

 

Otro de los en­can­tos de Aca­pul­co es la opor­tu­ni­dad de su­mer­gir­se en el mun­do de los spa, pues cuen­ta con fa­bu­lo­sas ins­ta­la­cio­nes pa­ra re­la­jar­se y con­ser­var­se en for­ma. Los prin­ci­pa­les spa se en­cuen­tran en ho­te­les de lu­jo, así co­mo tam­bién los hay en la ciu­dad, al­gu­nos de ellos son el Alory Spa, Ca­re-Spa, Di­se­ño fa­cial Spa, el de Ra­dis­son Re­sort Aca­pul­co, Spa Mi­guett, Spa Wi­llow Stream y el del Vi­lla Ve­ra & Rac­quet Club.

Por la tar­de, La Que­bra­da, con sus fa­mo­sos cla­va­dis­tas, y muy cer­ca de ahí el an­fi­tea­tro Sin­fo­nía del Mar, pa­ra ad­mi­rar los atar­de­ce­res, o el Fuer­te de San Die­go, don­de se pue­de co­no­cer un po­co de la his­to­ria de Aca­pul­co y su im­por­tan­cia du­ran­te la épo­ca de Nue­va Es­pa­ña, al ser uno de los pun­tos cla­ve en la ru­ta co­mer­cial en­tre Amé­ri­ca y el Le­ja­no Orien­te.

 

 

Un des­ti­no pa­ra prac­ti­car in­nu­me­ra­bles de­por­tes

Aca­pul­co es co­no­ci­do mun­dial­men­te por sus de­por­tes acuá­ti­cos, ho­te­les de lu­jo, dis­cos fue­ra de se­rie y lu­ga­res en­can­ta­do­res. Pe­ro aho­ra, tam­bién es re­co­no­ci­do co­mo des­ti­no de golf de pri­me­ra ca­te­go­ría. Cuen­ta con cin­co cam­pos de golf de 18 ho­yos ubi­ca­dos en ho­te­les y zo­nas re­si­den­cia­les de gran pres­ti­gio, co­mo Tres Vi­das, Ho­tel Fair­mont Aca­pul­co Prin­cess, Ho­tel Fair­mont Pie­rre Mar­qués y Ho­tel Ma­yan Pa­la­ce. Ca­da uno ofre­ce lo úl­ti­mo en di­ver­si­dad y re­tos, y ca­da cam­po tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les pa­ra ofre­cer al gol­fis­ta. Ade­más, el Club de Golf Aca­pul­co brin­da un cam­po de nue­ve ho­yos, ubi­ca­do al la­do del Cen­tro de Con­ven­cio­nes.

Es­te puer­to tam­bién es un lu­gar ex­ce­len­te pa­ra prac­ti­car cual­quier de­por­te, y el te­nis es uno de ellos; los vi­si­tan­tes que quie­ren me­jo­rar su jue­go de te­nis pue­den es­co­ger en­tre apro­xi­ma­da­men­te 50 can­chas ubi­ca­das en el puer­to. De he­cho, des­de el 2001 en Aca­pul­co se or­ga­ni­za el Abier­to Me­xi­ca­no de Te­nis.

Pa­ra quien bus­ca nue­vas sen­sa­cio­nes, Aca­pul­co es ex­ci­tan­te. Si gus­ta na­ve­gar los rá­pi­dos de los ríos, muy cer­ca es­tá el Río Pa­pa­ga­yo, don­de se pue­de prac­ti­car rap­pel, raf­ting y ka­ya­king, así co­mo pa­seos en tur­bo­lan­cha Sho­to­ver jet. Pa­ra re­ba­sar el lí­mi­te de la emo­ción    se pue­de sal­tar des­de el bun­gee y el sky coas­ter o, si se pre­fie­re más al­tu­ra, rea­li­zar un vue­lo en ul­tra­li­ge­ro, que pon­drá a la ba­hía de Aca­pul­co a sus pies.

 

 

El en­tor­no na­tu­ral de Aca­pul­co fue una de sus pri­me­ras atrac­cio­nes y el eco­tu­ris­mo tie­ne su lu­gar en las la­gu­nas de Co­yu­ca y Tres Pa­los, don­de se pue­den ob­ser­var abun­dan­tes es­pe­cies de aves acuá­ti­cas en su há­bi­tat na­tu­ral. Si pre­fie­re la ob­ser­va­ción de flo­ra y el ejer­ci­cio se re­co­mien­da una ca­mi­na­ta por los an­da­do­res de la Is­la de La Ro­que­ta. Ade­más, el Par­que El Ve­la­de­ro, que prác­ti­ca­men­te ro­dea al puer­to de Aca­pul­co, fue de­cre­ta­do co­mo par­que na­cio­nal con el fin de me­jo­rar el en­tor­no eco­ló­gi­co, sin de­jar al mar­gen su im­por­tan­cia his­tó­ri­ca y an­tro­po­ló­gi­ca. Pe­ro no ca­be du­da, la ma­gia de Aca­pul­co co­mien­za por sus pla­yas de do­ra­da are­na (que se ex­tien­den por más de 18 km), aguas ti­bias y exó­ti­cas pal­me­ras, to­do lo cual cons­ti­tu­ye uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos de es­te puer­to.

De oes­te a es­te se pue­den re­co­rrer las tra­di­cio­na­les pla­yas de Ca­le­ta y Ca­le­ti­lla, La Ro­que­ta, Hor­nos, Pa­pa­ga­yo, La Con­de­sa, Ica­cos, Puer­to Mar­qués, Re­vol­ca­de­ro y las pla­yas vír­ge­nes de La Bon­fil y Ba­rra Vie­ja, a las que se lle­ga, pa­san­do por el ae­ro­puer­to, por una ca­rre­te­ra jun­to al mar.

 

 

 

La vida nocturna empieza cuando la costera se ilumina por las marquesinas y comienza a llenarse de gente decidida a divertirse. 

 

Ho­te­les, res­tau­ran­tes y cen­tros co­mer­cia­les

Aca­pul­co tie­ne una só­li­da in­fraes­truc­tu­ra, pro­duc­to de más de 40 años sir­vien­do al mer­ca­do na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal de tu­ris­tas. So­bre más de 62 ki­ló­me­tros de pla­ya se en­cuen­tran 238 ho­te­les y lu­ga­res de alo­ja­mien­to, que in­clu­yen 18 mil 132 cuar­tos de to­das las ca­te­go­rías, 93 res­tau­ran­tes de ca­li­dad, seis cen­tros co­mer­cia­les, una pla­za de to­ros, un cen­tro de con­ven­cio­nes, cin­co cam­pos del golf de 18 ho­yos y fa­ci­li­da­des pa­ra pes­ca y de­por­tes acuá­ti­cos, to­do lo que ha­ce de es­te des­ti­no un lu­gar atrac­ti­vo pa­ra el tu­ris­ta y pa­ra los in­ver­so­res.

Los aman­tes de la bue­na co­mi­da son re­ci­bi­dos con man­te­les lar­gos, ya que es­te des­ti­no ofre­ce al vi­si­tan­te una enor­me ga­ma de ex­ce­len­tes res­tau­ran­tes pa­ra sa­tis­fa­cer los pa­la­da­res más exi­gen­tes. Por eso, sea cual sea el gus­to y an­to­jo de los co­men­sa­les, la gas­tro­no­mía aca­pul­que­ña les de­ja­rá más que sa­tis­fe­chos.

 

 

 

Los cen­tros co­mer­cia­les, bou­ti­ques y mer­ca­dos ha­cen ca­si im­po­si­ble ir­se sin com­prar al­gu­nos re­ga­los y re­cuer­dos. Y ahí es­tán, in­vi­tán­do­nos a gas­tar, La Gran Pla­za, La Vis­ta, Ocea­nic 2000, Pla­za Ba­hía y Pla­za Mar­be­lla, lle­nas de bou­ti­ques y tien­das ex­clu­si­vas, así co­mo la ga­le­ría de Ser­gio Bus­ta­man­te.

Si bien es cier­to que el día es­tá siem­pre lle­no de ac­ti­vi­dad, tam­bién hay que de­cir lo mis­mo de lo que pa­sa en las no­ches: Aca­pul­co no des­can­sa. La vi­da noc­tur­na co­mien­za cuan­do la cos­te­ra se ilu­mi­na por las mar­que­si­nas y co­mien­za a lle­nar­se de gen­te de­ci­di­da a di­ver­tir­se. Pa­ra em­pe­zar, te­ne­mos la be­lle­za del lu­gar, una vis­ta im­pre­sio­nan­te de la ba­hía con sus lu­ces cen­te­llean­tes en la os­cu­ri­dad, y des­pués, la ac­ción. Los so­ni­dos de la no­che se mez­clan con los di­fe­ren­tes ti­pos de mú­si­ca que se es­ca­pan  de los nu­me­ro­sos ba­res y res­tau­ran­tes: B&B, el le­gen­da­rio Bab­y’O, El Ale­bri­je, Hard Rock Ca­fé, Man­gos, Mi­le­nium, Pla­net Holly­wood, Baikal, Kookaburra, Madeiras, Bellavista, El Olvido, La Vela, El Faro, Spicey, Casanova y Zucca.

 

 

 

Ca­sar­se en Aca­pul­co

Úl­ti­ma­men­te, ca­sar­se en Aca­pul­co ha co­bra­do mu­cho au­ge. Los que se ca­san ahí rea­li­zan ele­gan­tes fies­tas con es­ce­na­rios ma­ra­vi­llo­sos e in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des en cuan­to a ban­que­tes, de­co­ra­ción, am­bien­ta­ción, pa­que­tes es­pe­cia­les de ho­tel, et­cé­te­ra. Son even­tos que, por ob­vias ra­zo­nes, re­sul­tan in­su­pe­ra­bles en cuan­to a la es­ce­no­gra­fía, ya que se lle­van a ca­bo en ho­te­les, pla­yas, si­tios con vis­tas sor­pren­den­tes o sa­lo­nes jun­to al mar. Más ro­mán­ti­co que es­to... na­da.

Ha­ce 20 años, Hi­llary y Bill Clin­ton pa­sa­ron su lu­na de miel en Aca­pul­co. Cuan­do re­gre­sa­ron, pa­ra sos­te­ner jun­tas con el Pre­si­den­te de Mé­xi­co en tur­no so­bre asun­tos po­lí­ti­cos, ha­bla­ron de su lu­na de miel y de las be­lle­zas de Aca­pul­co. Que Aca­pul­co es uno de los des­ti­nos más ro­mán­ti­cos del mun­do no es un se­cre­to. John y Jac­kie Ken­nedy tam­bién vi­vie­ron su lu­na de miel aquí, y lo mis­mo hi­cie­ron Eli­za­beth Tay­lor y Mi­chael Todd, por nom­brar al­gu­nos.

Aca­pul­co es uno de los des­ti­nos pre­fe­ri­dos por los lu­na­mie­le­ros, ya que es más eco­nó­mi­co que otros lu­ga­res y su be­lle­za es in­com­pa­ra­ble. Pe­ro el di­ne­ro es só­lo una par­te. La gran atrac­ción es la chis­pa del am­bien­te, el pai­sa­je, el sol y la emo­ción de la vi­da noc­tur­na, son los es­ce­na­rios per­fec­tos pa­ra las pa­re­jas de ena­mo­ra­dos. Una com­bi­na­ción má­gi­ca de be­lle­za in­creí­ble y un am­bien­te hip­nó­ti­co ha­ce de Aca­pul­co el lu­gar ideal pa­ra los aman­tes. 

 

 

Texto: Araceli Cano ± Foto: A&S Photo-Graphics / Carlos Sánchez Pereyra

e-max.it: your social media marketing partner