Paraíso por descubrir

Lo­re­to, la an­ti­gua ca­pi­tal de las Ca­li­for­nias y pri­me­ra mi­sión per­ma­nen­te fun­da­da por el pa­dre je­sui­ta Juan Ma­ría de Sal­va­tie­rra el 25 de oc­tu­bre de 1697, es­tá en­mar­ca­da por un ma­ra­vi­llo­so pai­sa­je don­de con­cu­rren la Sie­rra de la Gi­gan­ta, el de­sier­to y el Mar de Cor­tés.

Ubi­ca­da en la cos­ta orien­tal de la par­te cen­tral de la pe­nín­su­la de Ba­ja Ca­li­for­nia, a 138 km de Ciu­dad Cons­ti­tu­ción, 350 km de La Paz y 135 km al sur de Mu­le­gé, la ciu­dad lu­ce en­tre sus ca­lles em­pe­dra­das, una be­lla ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial y con­ser­va­do­ra en la que des­ta­can, por su in­te­rés his­tó­ri­co y cul­tu­ral, la Mi­sión de San Ja­vier y el Mu­seo de las Mi­sio­nes.

La Ba­hía de Lo­re­to, que in­clu­ye las is­las Co­ro­na­do, Del Car­men, Dan­zan­te, Mont­se­rrat y San­ta Ca­ta­li­na es­tá pro­te­gi­da co­mo Par­que Ma­rí­ti­mo Na­cio­nal des­de el 7 de ju­nio del 2000 y allí se en­cuen­tran ma­dre­per­las, es­tre­llas de mar, ca­ra­co­les er­mi­ta­ños, co­ra­les de aba­ni­co, or­cas, ba­lle­nas azu­les, del­fi­nes y lo­bos ma­ri­nos.

 

 

Ade­más, to­das es­tas is­las re­sul­tan idea­les pa­ra aqué­llos que gus­tan de la pes­ca de­por­ti­va, el bu­ceo, la na­ve­ga­ción, el eco­tu­ris­mo o pa­ra quie­nes sim­ple­men­te de­sean dis­fru­tar la tran­qui­li­dad de las pla­yas de la re­gión.

Lo­re­to es un lu­gar que lla­ma al con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, al de­por­te ma­rí­ti­mo, a la aven­tu­ra de to­mar la ru­ta de Ba­ja 1000 pa­ra ir al en­cuen­tro de las ba­lle­nas, las pin­tu­ras ru­pes­tres y las mi­sio­nes co­lo­nia­les. Tam­bién, por su cli­ma, in­fraes­truc­tu­ra y re­la­ti­vo ais­la­mien­to es ideal pa­ra des­can­sar y ol­vi­dar­se un po­co de las pre­sio­nes de la vi­da co­ti­dia­na.

Ayer Lo­re­to fue la pri­me­ra ca­pi­tal de un te­rri­to­rio que abar­ca­ba des­de las Ca­li­for­nias has­ta Te­xas, in­clu­yen­do So­no­ra, Si­na­loa y Coa­hui­la; hoy es el co­ra­zón de ese pa­raí­so na­tu­ral: el Mar de Cor­tés.

 Des­cu­bier­ta por ac­ci­den­te a fi­nes de 1533, Ba­ja Ca­li­for­nia fun­de en su his­to­ria am­bi­ción, cu­rio­si­dad cien­tí­fi­ca, vo­ca­ción evan­ge­li­za­do­ra y de­sa­fío de la na­tu­ra­le­za.

 

 

 

Por más de 150 años fue con­si­de­ra­da una is­la y di­ver­sas ex­pe­di­cio­nes lle­ga­ron aquí bus­can­do las per­las que des­de un pri­mer mo­men­to la hi­cie­ron fa­mo­sa. To­das fra­ca­sa­ron an­te las di­fi­cul­ta­des del abas­to, la re­sis­ten­cia de los in­dios y el aco­so de los pi­ra­tas. Pe­ro el 25 de oc­tu­bre de 1697, Juan Ma­ría Sal­va­tie­rra es­ta­ble­ció el pri­mer asen­ta­mien­to per­ma­nen­te al fun­dar la mi­sión de Nues­tra Se­ño­ra de Lo­re­to, avan­za­da de la co­lo­ni­za­ción y ca­pi­tal del te­rri­to­rio has­ta 1829, cuan­do un te­rre­mo­to des­tru­yó la ciu­dad y la ca­pi­tal cam­bió a La Paz.

Sin em­bar­go, se­rían ne­ce­sa­rios otros 150 años pa­ra que Lo­re­to se in­te­gra­ra ple­na­men­te al de­sa­rro­llo del país, cuan­do se cons­tru­yó su ae­ro­puer­to  y se pa­vi­men­tó la ca­rre­te­ra Trans­pe­nin­su­lar.

 

¿Có­mo lle­gar?

Los tu­ris­tas pue­den accesar fá­cil­men­te a Lo­re­to a tra­vés de su Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal, lo­ca­li­za­do a es­ca­sas mi­llas de la ciu­dad, y al cual lle­gan vue­los re­gu­la­res de Ae­ro­Mé­xi­co y Ae­ro­Ca­li­for­nia, así co­mo de Alas­ka Air­li­nes des­de  San Die­go, Los Án­ge­les, Phoe­nix, Tuc­son, Ciu­dad de Mé­xi­co y Her­mo­si­llo, en­tre otros des­ti­nos. De igual ma­ne­ra las lí­neas Ho­lland Ame­ri­ca y Crui­se West arri­ban al Puer­to de Lo­re­to.

Por tie­rra, con el de­sier­to co­mo es­ce­na­rio, se pue­de lle­gar a tra­vés de la ca­rre­te­ra Trans­pe­nin­su­lar, que co­rre des­de Ti­jua­na has­ta Ca­bo San Lu­cas. Des­de la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos son 700 mi­llas pa­ra lle­gar a Lo­re­to, dis­tan­cia que to­ma apro­xi­ma­da­men­te 18 ho­ras.

 

 

Y por vía ma­rí­ti­ma, el her­mo­so Puer­to Es­con­di­do en el Mar de Cor­tés, a só­lo ocho mi­nu­tos al sur de Lo­re­to, es el per­fec­to si­tio pa­ra an­clar su ya­te y lue­go vi­si­tar otras ma­ri­nas cer­ca­nas: San­ta Ro­sa­lía, Don Jo­sé, Pal­mi­ra, La Paz y Ca­bo San Lu­cas.

 Aun­que Lo­re­to no cuen­ta con una ma­ri­na muy gran­de, sí po­see un pe­que­ño puer­to de ca­rác­ter tu­rís­ti­co y pes­que­ro y las aguas del Mar de Cor­tés son idea­les pa­ra na­ve­gar­las, vi­si­tan­do ade­más la nu­me­ro­sa can­ti­dad de is­las que apa­re­cen fren­te a la cos­ta.

En Puer­to Es­con­di­do, a 25 km al sur de Lo­re­to, se en­cuen­tra una ma­ri­na que re­ci­be ve­le­ros, ya­tes y cru­ce­ros de for­ma­to me­dio y cuen­ta con los ser­vi­cios de abastecimien­to de com­bus­ti­ble y agua po­ta­ble.

 

 

El mue­lle es­tá si­tua­do en una ba­hía de nue­ve me­tros de pro­fun­di­dad, tie­ne dis­po­si­ción en for­ma de “T”, 83 me­tros de lon­gi­tud, 10.5 me­tros de an­cho y tres me­tros de al­tu­ra en su pla­ta­for­ma.

 

Na­ce un Cen­tro In­te­gral­men­te Pla­nea­do

Se ini­cia en los años ochen­ta. Es un co­rre­dor con­for­ma­do por el tra­di­cio­nal pue­blo de Lo­re­to, la zo­na tu­rís­ti­ca de No­po­ló y la ma­ri­na de Puer­to Es­con­di­do. Su mer­ca­do na­tu­ral son Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Eu­ro­pa.

En es­tos días, Lo­re­to, No­po­ló y Puer­to Es­con­di­do for­man par­te de un am­bi­cio­so pro­yec­to que Fo­na­tur pla­nea de­sa­rro­llar pa­ra con­ver­tirlos en el po­lo tu­rís­ti­co más im­por­tan­te del Mar de Cor­tés.

 

 

 

Su plan maes­tro con­si­de­ró un po­lí­go­no de 10,693 hec­tá­reas (ha), di­vi­di­do en tres zonas. La pri­me­ra es Lo­re­to, que cons­ta de 743 ha, de las cua­les 18.2% con­for­man la superficie tu­rís­ti­ca, 25.5% la ur­ba­na, 7.7% la de con­ser­va­ción y 48.4% se asig­nó a otros usos.

La se­gun­da sección es No­po­ló, con 4.6 km de pla­yas y un oa­sis na­tu­ral de­no­mi­na­do Pri­mer Agua. Cuen­ta con 3,528 ha, de las cua­les, 4.9% co­rres­pon­den a la zo­na tu­rís­ti­ca, 4.9% a la ur­ba­na, 59.2% es­tán de­fi­ni­das pa­ra con­ser­va­ción eco­ló­gi­ca y 30.9% pa­ra otros usos.

La ter­ce­ra extensión es Puer­to Es­con­di­do, con su bien res­guar­da­da ma­ri­na na­tu­ral que ope­ra­rá en el mar­co del Pro­yec­to del Mar de Cor­tés. Tie­ne 6,421 ha, de las que 48.8% co­rres­pon­de a la zo­na tu­rís­ti­ca, 46.8% a con­ser­va­ción y 4.4% es­tá de­fi­ni­do pa­ra otros usos.

 

 

¿Qué ha­cer?

Lo­re­to es un pa­raí­so na­tu­ral que ofre­ce una opor­tu­ni­dad mag­ní­fi­ca pa­ra go­zar de la are­na, el mar y el sol, y en­tre las pla­yas más co­no­ci­das es­tán No­po­ló, Puer­to Es­con­di­do, Ba­hía de Con­cep­ción, Puer­to Agua Ver­de y Jun­ca­li­to.

Pe­ro ade­más, en­tre Lo­re­to y La Paz se en­cuen­tra la es­car­pa­da y be­llí­si­ma Sie­rra de la Gi­gan­ta. Su lon­gi­tud es de 250 km y en to­da su su­per­fi­cie ofre­ce gran can­ti­dad de ele­va­cio­nes, que son un re­to pa­ra quie­nes gus­tan de los de­por­tes de mon­ta­ña, ex­cur­sio­nis­mo y cam­ping.

Su ima­gen es ya un sím­bo­lo del te­rri­to­rio ca­li­for­nia­no, pues sus di­ver­sas for­ma­cio­nes ro­co­sas pa­re­cen cus­to­diar a po­bla­dos y li­to­ral de la re­gión. Es­ta ca­de­na mon­ta­ño­sa se ex­tien­de pró­xi­ma a la cos­ta del Gol­fo de Ca­li­for­nia, des­de Ba­hía Con­cep­ción, y co­rre ha­cia el sur has­ta Ba­hía de La Paz. Co­mo se pue­de ad­ver­tir, Lo­re­to ofre­ce gran can­ti­dad de es­ce­na­rios na­tu­ra­les don­de es po­si­ble prac­ti­car las más di­ver­sas ac­ti­vi­da­des y de­por­tes de aven­tu­ra: pes­ca, pa­seo en ka­yac, bu­ceo, es­nór­quel, ve­leo, tours a las mi­sio­nes y a las zo­nas de pin­tu­ras ru­pes­tres o ver a las ba­lle­nas gri­ses en tem­po­ra­da.

Po­see un cli­ma de ti­po cá­li­do-se­co y una tem­pe­ra­tu­ra me­dia anual de 24 a 32 °C, con dos tem­po­ra­das im­por­tan­tes en el año: de no­viem­bre a fe­bre­ro, con la lle­ga­da de afi­cio­na­dos al ka­yac, al eco­tu­ris­mo y al avis­ta­mien­to de la ba­lle­na gris, y de mar­zo a sep­tiem­bre, la me­jor épo­ca pa­ra la pes­ca de­por­ti­va y el bu­ceo.

Tie­ne una ini­gua­la­ble be­lle­za es­cé­ni­ca, con­jun­ción de mar, pla­ya, de­sier­to, mon­ta­ña y una mu­ra­lla na­tu­ral de cin­co is­las. Su en­tor­no de­sér­ti­co po­see una flo­ra y fau­na úni­cas. Sus aguas tem­pla­das al­ber­gan es­pe­cies co­mo el mar­lin, do­ra­do, co­la ama­ri­lla y del­fi­nes.

 

 

Par­que Na­cio­nal Ba­hía de Lo­re­to

Po­cas áreas ma­ri­nas en el mun­do tie­nen una im­por­tan­cia y una ri­que­za bio­ló­gi­ca com­pa­ra­bles con las del Mar de Cor­tés (Gol­fo de Ca­li­for­nia). La Ba­hía de Lo­re­to y la Is­la Es­pí­ri­tu San­to es­tán cla­si­fi­ca­das en­tre las más im­por­tan­tes de la re­gión por su va­lor eco­ló­gi­co.

Las áreas ma­ri­nas de la Ba­hía de Lo­re­to y la Is­la Es­pí­ri­tu San­to con sus is­las, hu­me­da­les, la­gu­nas, man­gla­res y le­chos de pas­tos ma­ri­nos al­ber­gan abun­dan­te vi­da sil­ves­tre, tan­to te­rres­tre co­mo ma­ri­na.

En es­ta re­ser­va se en­cuen­tran 38 es­pe­cies de plan­tas y ani­ma­les úni­cas en el mun­do. El ar­chi­pié­la­go de Es­pí­ri­tu San­to pro­te­ge 1,200 es­pe­cies, y la ca­de­na de cin­co is­las de la Ba­hía de Lo­re­to es ho­gar de 29 es­pe­cies de ma­mí­fe­ros ma­ri­nos, más que nin­gu­na otra área de Mé­xi­co.

El lugar es fre­cuen­ta­do por 15 es­pe­cies de ba­lle­nas, 17 de aves ma­ri­nas y cin­co de tor­tu­gas, en­tre ellas, la tor­tu­ga prie­ta (Che­lo­nia agas­si­zi), en pe­li­gro de ex­tin­ción, que en­cuen­tra su ali­men­to en los le­chos de pas­tos ma­ri­nos.

 

 

De­sa­rro­llo tu­rís­ti­co

Lo­re­to es hoy un po­lo de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y tu­rís­ti­co de la re­gión con cer­ca de 13,000 ha­bi­tan­tes. Po­see una im­por­tan­te in­fraes­truc­tu­ra: ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal, es­ta­ción te­le­fó­ni­ca, su­bes­ta­ción eléc­tri­ca, plan­ta de tra­ta­mien­to de aguas ne­gras y via­li­da­des su­fi­cien­tes pa­ra co­nec­tar to­do el de­sa­rro­llo. Tie­ne un cen­tro te­nís­ti­co de nue­ve can­chas y un es­ta­dio con ca­pa­ci­dad pa­ra 280 per­so­nas; cam­po de golf de 18 ho­yos, par 72, con­si­de­ra­do uno de los más be­llos y que ma­yor es­fuer­zo im­pli­ca pa­ra el ju­ga­dor de este deporte, es­pe­cial­men­te por su vis­to­so ho­yo 14, un par 3 de 220 yar­das que cru­za un es­te­ro.

El Cam­po de Golf Lo­re­to-No­po­ló de Fo­na­tur fue di­se­ña­do por Ma­rio Schejt­nan, que su­po in­te­grar­lo ar­mo­nio­sa­men­te al es­ce­na­rio na­tu­ral for­ma­do por la Sie­rra de la Gi­gan­ta, áreas se­mi­de­sér­ti­cas (ve­ge­ta­ción cac­tá­cea), man­gles, los mo­rros de Pun­ta No­po­ló y el Mar de Cor­tés; cuen­ta asi­mis­mo, en sus áreas de jue­go, con cua­tro la­gos ar­ti­fi­cia­les.

 

 

In­ver­sio­nes Lo­re­to Bay

A fi­na­les del 2005 la Com­pa­ñía Lo­re­to Bay y Ci­ti­group Pro­perty In­ves­tors anun­cia­ron que en un ne­go­cio con­jun­to com­pra­ron el Ho­tel Ca­mi­no Real, de 155 ha­bi­ta­cio­nes, lo­ca­li­za­do cer­ca del his­tó­ri­co pue­blo pes­que­ro de Lo­re­to.

El ho­tel, cu­yo nue­vo nom­bre se­rá Inn at Lo­re­to Bay, fue ad­qui­ri­do por la su­ma de 15.1 mi­llo­nes de dó­la­res a Fo­na­tur, a tra­vés de una li­ci­ta­ción pú­bli­ca. Lo­re­to Bay in­clu­ye club de pla­ya y club de golf, así co­mo zo­na co­mer­cial y de en­tre­te­ni­mien­to. Su ubi­ca­ción co­lin­dan­te a las Vi­llas de Lo­re­to Bay otor­ga­rá ame­ni­da­des adi­cio­na­les al de­sa­rro­llo re­si­den­cial, el cual se es­tá cons­tru­yen­do a lo lar­go de 4.8 ki­ló­me­tros de fren­te de pla­ya en el Mar de Cor­tés.

 

 

 

"He­mos si­do clien­tes del Ca­mi­no Real por más de dos años, des­de que lan­za­mos Lo­re­to Bay y co­men­za­mos con la cons­truc­ción de nues­tras re­si­den­cias en la Vi­lla de los Fun­da­do­res. La opor­tu­ni­dad de aho­ra po­seer es­te pres­ti­gio­so ho­tel aña­de im­por­tan­tes re­cur­sos y ame­ni­da­des a los due­ños de re­si­den­cias y tu­ris­tas que lo vi­si­tan”, di­jo Ja­mes J. Gro­gan, pre­si­den­te de Lo­re­to Bay.

El pro­yec­to maes­tro de Lo­re­to Bay, de 3,000 mi­llo­nes de dó­la­res y a edificarse en un pe­rio­do de 15 años, con­sis­te en la cons­truc­ción de 6,000 re­si­den­cias en ve­cin­da­rios pea­to­na­les den­tro de una co­mu­ni­dad di­se­ña­da pa­ra pro­te­ger y real­zar el am­bien­te na­tu­ral, so­cial y eco­nó­mi­co, me­dian­te un mé­to­do lla­ma­do "de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble".

Es­te en­fo­que en el de­sa­rro­llo sus­ten­ta­ble fue lo que im­pre­sio­nó a Ci­ti­group y con­tri­bu­yó a su de­ci­sión de par­ti­ci­par en el ne­go­cio. A tra­vés de un con­ve­nio de tran­si­ción con Fo­na­tur, la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior per­ma­ne­ció has­ta el 1 de ene­ro del 2006.     

 

 

 

Texto: Araceli Cano ± Foto: FONATUR, Prisma Visual, W

e-max.it: your social media marketing partner