Existen destinos cuyas entrañas terrestres esconden tesoros que trascienden en el tiempo, ya sea por su belleza, importancia histórica, espiritual, utilidad local o una combinación de estos factores.

Resulta imposible establecer un orden jerárquico de estas maravillas subterráneas, sin embargo, sí podemos establecer cuáles son esos cinco que ocupan una posición privilegiada en el mundo. Estos son los lugares que nadie debería dejar de conocer bajo la superficie de la terrestre:  

 

1. Cuevas de Ajanta y Ellora, India

Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, estas cuevas excavadas al norte de Maharastra estuvieron ocultas por mucho tiempo hasta el siglo XIX. En un principio estas cavernas fueron cavadas para ofrecer a los monjes budistas un refugio para sus meditaciones, oración, enseñanza y rituales.  No se sabe bien si datan del 300 o 600 a.C., pero se sabe que su antigüedad es impactante. Las cuevas de Ellora éstas están dedicadas a las tres religiones imperantes en la India: hinduismo, budismo y jainismo; su nivel de detalle es asombroso y bello, contienen verdaderas obras de arte y realmente transmiten un profundo mensaje de espiritualidad y paz absoluta.

2. El Metro de Moscú, Rúsia

El mundo no sólo tiene una herencia subterránea de la humanidad antigua, sino portentosos ejemplos de magnificencia moderna como esta obra de arte. Se trata del metro más hermoso de todo el mundo, un palacio museístico bajo las calles de Moscú. Viajar a través de él es imponente, es justo así como debe lucir el trasporte público del primer mundo, sin embargo esto sólo ha sido posible a través de largos años y un esmero sin igual con un gusto insuperable.

3. Cisterna Basílica de Estambul, Turquía

Bajo la superficie de Turquía se esconden varios palacios sumergidos, sin embargo, esta cisterna basílica es el más grande, representativo e impresionante. Construido bajo el mando de Justiniano alrededor del año 527, sus más grandes atractivos son las cabezas de Medusa en piedra tallada, impactantes y mitológicas. Pasear por esta cisterna bajo las calles de Estambul es una delicia, incluso hay un perfume especial que emana de sus aguas y frecuentemente hay agradable música de fondo que va perfectamente a tono con la iluminación.  

4. Minas de sal de Wieliczka, Polonia  

Se trata de un lugar mágico y sorprendentemente terapéutico por su curiosa combinación de aromas y temperatura bajo los 327 metros de profundidad. Son las minas de sal más antiguas y funcionales, contienen estatuas salinas, un lago subterráneo y candelabros de cristal de sal que iluminan a lo largo del amplio recorrido turístico de 3 Km aproximadamente (aunque las minas superan los 300 Km), donde sobresale la capilla de Santa Kinga, enteramente hecha de sal.  Vale la pena escuchar el recorrido entero y sorprenderse con los relatos que le dan una importancia vital a este templo y palacio de la sal en Polonia.

5. Ciudad subterránea de Derinkuyu, Turquía

Capadocia tiene formas interesantes y caprichosas tanto en su superficie como entre sus cavidades bajo tierra, donde sobresale por mucho la ciudad subterránea de Derinkuyu. No sabe con exactitud su antigüedad, que podría datar de hasta un milenio a.C. Sin embargo, se sabe que este laberinto de túneles fue habitado por más de 10,000 personas, además de servir como refugio durante los enfrentamientos con árabes y persas. El lugar es asombroso, secreto, repleto de rincones insospechados para la vida diaria, la cual es una aventura imaginar entre sus espacios detallados y misteriosos.

e-max.it: your social media marketing partner