La manera más exclusiva de disfrutarlos

En la necesidad de dar a sus clientes un trato inmejorable, así como ofrecerles a aquellos “ultraexigentes” nuevas y distintas formas de gozar sus productos, Ferrari y Mercedes Benz ponen al alcance de los más consentidos sus seriales de carreras para clientes y su driving school.

Esto los convierte en miembros de los clubes de autos más elitistas del mundo, donde en el caso        de Ferrari para pertenecer al serial “Corse di Cliente” tiene uno que haber sido dueño de dos Ferrari anteriormente, además de desembolsar una suma bastante alta de euros para comprar el monoplaza, no siendo eso suficiente la accesibilidad a estos autos es muy limitada, ya que la marca otorga sólo uno o dos monoplazas al año, que son los que deja de utilizar en el campeonato mundial de la Fórmula 1.

En el caso de Mercedes Benz para acceder a sus driving schools es sólo a base de invitación, ya que el curso se imparte uno a uno y el cupo es muy limitado.

Así que en cualquiera de los casos estas son oportunidades, aunque escasas, únicas.

 

 

Ferrari

Corse di Client FXX

Ferrari abre una rara y única oportunidad para sus clientes, quienes siempre han conformado parte muy importante en las actividades deportivas de la armadora. Con esto en mente, en 1993 se creó el Ferrari Challenge Trofeo con la finalidad de llevar a dueños de coches súper deportivos a las pistas. Y como extensión de este programa en 2001 la compañía instituyó “Corse di Clienti”.

Ferrari Corse di Clienti ofrece a sus clientes la experiencia única de ser dueños y correr automóviles Fórmula 1 en pistas alrededor de Europa y Estados Unidos, en un ambiente de confianza y seguridad inigualable. La marca les da oportunidad a los dueños de estos coches de carreras de utilizarlos como se debe: en carrera. Todo esto con el apoyo de un equipo individual de técnicos, ingenieros y mecánicos, así como asistencia técnica al manejar.

En un taller muy cerca de la puerta principal de “Gestiona Sportiva”, sin el escrutinio de otros ojos, la marca prepara sus coches de Fórmula 1 para la venta y el mantenimiento una vez que su vida deportiva ha terminado.

Para aquellos que poseen uno, o han soñado con ello, nada se compara con la sensación de estar amarrado en una cabina de un Ferrari Fórmula 1. Siendo un reciente ganador del campeonato mundial de “Schumacher”, un contendiente turbo de “Alboreto” o un instrumento quirúrgico de “Guilles Villeneve”, la sensación no tiene precedentes. Estar en los pits mientras se ponen a punto estos monstruos, subirse a ellos y competir en una atmósfera mucho más relajada, donde todos los coches son Ferrari y la competencia es entre “dueños” es una experiencia que ocurre en muy pocos lugares del mundo y a la que muy pocas personas pueden tener acceso.

 

 

 

Asimismo, y basado en el mismo esquema de cliente-piloto Ferrari, presentó su programa FXX, que consiste en entregar a los 29 clientes más selectos de la marca un automóvil prototipo llamado ”FXX”, que es  la versión para pista del Enzo de 800 HP, y es el auto de gran turismo más avanzado que jamás haya creado la firma de Maranello. Su uso es restringido para circuitos, y forma parte de un programa de cooperación entre la marca y sus clientes, donde se obtienen, basados en todas estas pruebas, datos de ingeniería y manejo cruciales para el desarrollo del futuro automóvil de calle. Y a la vez se creó un serial de 14 eventos durante 2006 y 2007, donde los pilotos/dueños compiten entre sí con el soporte de la marca, así como de un equipo de ingenieros y mecánicos a su disposición.

Cabe destacar que éstos no son los únicos seriales que ofrece la marca a sus clientes, pero sí los más importantes. Otro dato a señalar es que Ferrari es la única armadora de coches que involucra en el desarrollo de sus autos a sus propios clientes, así como les proporciona todo lo necesario para poder correr estos autos hasta el límite con toda la seguridad y apoyo necesarios.

En el caso de los Fórmula 1, se puede adquirir uno después de ser dueño de dos automóviles de la marca y a un precio que comienza en 400,000 euros y va hasta los 2,000,000 de euros. La adquisición es muy difícil debido a que cada dos años sólo hay dos o tres a la venta, que son los que la marca “jubila” después de haber corrido en la máxima categoría. Los datos de los dueños son muy inciertos, ya que por seguridad se restringe la identidad de los mismos. Amura obtuvo acceso a algunos de esos nombres, así como a la lista de varios de los automóviles que compitieron en Valencia, España.

 

 

 

Características

Valencia

Shovlin, Paddy / Cullen Michael, Inglaterra, F2003-GA, ex Barichello, año 2003

Vega, Ricardo, México, F12001, ex Schumacher, año 1999

Schroeder, Pierre, Luxemburgo, F399, ex Schumacher, año 1998

Bukhtoyarov, Valentin Gabel, Michael, Rusia, F1300, ex Schumacher, año 1998

Ciener, Jonathan Artur, Estados Unidos, 412 T1, auto de pruebas, año 1994

Reece, Adam, Inglaterra, F93a, ex Alesi, año 1993

Kinch, Larry, Inglaterra, F1643, ex Prost, año 1991 Kinch, Larry, Inglaterra, F1643,    ex Prost, año 1991

Otros autos y pilotos

Breuer, Stefan, Suiza, F2001, ex Schumacher, año 1998

Crowder, Kevin, Estados Unidos, F2001, ex Schumacher, año 2001 Meissner, Uwe, Alemania, F310 B, ex Irving, año 1998

Haechler, Roland, Suiza, 412 T1, ex Alesi, año 1994

Bosch, John, Holanda, 312T3, ex Villeneve, año 1978

 

Mercedez Benz

Driving School

Mercedes Benz imparte para sus clientes consentidos, así como para invitados VIP en todo el mundo, y también en México, hace ya más de siete años ininterrumpidos, el Active Safety Experience, en su modalidad de curso para principiantes y avanzados.

Hacen los automóviles más seguros, pero, ¿qué pasa con el conductor? Esta es la pregunta que todos los participantes contestan al término del curso, el cual consta de más de 15 pruebas, donde los participantes son supervisados por pilotos alemanes de la marca. Todo esto enmarcado por una de las mejores pistas de México, así como la asesoría de profesionales de manejo.

Después de una charla introductoria, así como de un magnífico desayuno, se invita a los 30 participantes a formar grupos y dirigirse a los módulos de la pista. La marca pone mucho empeño en hacer de este curso un acto rodeado de glamour y profesionalismo.

 

 

 

 

Es indudable que Mercedes Benz es líder indiscutible en cuanto a tecnología y seguridad pasiva y activa, pero también es un hecho que la mayor parte de los accidentes se deben a errores humanos. El  Entrenamiento de Conducción Segura pretende minimizar y erradicar estos errores, enseñando la técnica correcta para conducir. Por esta razón los ejercicios prácticos están orientados a incrementar la seguridad de las personas al conducir y a saber cómo reaccionar en situaciones inesperadas. El curso es impartido por instructores alemanes, especializados en la conducción segura, que durante las más de ocho horas, en que transcurre el curso, comparten con los asistentes sus conocimientos y experiencias.

Las pruebas que se realizan en este curso recrean las posibles situaciones de peligro que se pueden presentar en la vida diaria; por ejemplo, con la conducción en círculo se conoce el sobreviraje y el subviraje de los automóviles para saber qué hacer cuando esto sucede. El frenado sobre la calzada resbaladiza nos enseña cómo maniobrar ante la presencia de un obstáculo inesperado sin perder el control del automóvil. 

Esta es una gran oportunidad para aquellos afortunados de probar la mayoría de los autos de la casa armadora en circunstancias ideales de manejo. El curso se lleva a cabo una vez al año durante 10 días, el cual recibe a 30 invitados diarios, por lo cual conforma uno de los eventos imprescindibles para quienes reciben su invitación.

 

 

   

Texto: Enrique Rosas ± Foto: Cortesía de las marcas.

e-max.it: your social media marketing partner