Sace tres años apareció como un auto-concepto. Ahora es una realidad y representa la nueva tendencia en los diseños del constructor italiano.

El Brera se encontraba entre los modelos que Italdesign Giugiaro presentó en la edición 2002 del Autoshow de Ginebra. Alfa Romeo es una firma con la que Giorgetto Giugiaro estableció un lazo fuerte desde que creó el primer Alfa, en 1960, y este modelo, que estará disponible a finales del presente año, demuestra que el vínculo se mantiene fuerte y estrecho.

En Milán se encuentra la Pinacoteca de Brera, dedicada sobre todo a la pintura italiana del siglo XVI. Toma su nombre de una iglesia del siglo XIII que se dedicó a Santa María de Brera, y en 1773 la emperatriz María Teresa decretó que en su sede se ubicaran la Scuela Paolina, la Biblioteca, el Observatorio Astronómico, el Instituto Histórico Lombardo y la Academia de Bellas Artes, lo que determinó también la creación de la Pinacoteca, que ahora es uno de los museos más importantes del mundo por su colección, donde destacan artistas como Tintoretto, Caravaggio y Veronese.

 

 

 

Deportividad y elegancia son características que saltan a la vista en el diseño de este automóvil, la armonía entre la forma y las dimensiones del Brera, sumándose a la ingeniería y los valores de un Alfa Romeo, nos hace pensar que no es casualidad evocar los mismos valores artísticos que representa una institución como la Pinacoteca, de la cual ha tomado su nombre.

Se trata de un modelo de reminiscencias con clásicos de todos los tiempos, como el medallón trasero que recuerda las formas del Giulietta Sprint o su capó que evoca la década de 1950.

Los rasgos distintivos del Brera lo colocan en un sitio privilegiado entre los de su clase, donde la competencia no es fácil, pero como buen italiano el diseño es una de sus cartas fuertes. Además, se puede elegir entre dos versiones de motor a gasolina (2.2 litros y 185 HP o 3.2 litros y 260 HP).

 

 

Texto: Tonatiuh ± Foto: Alfa Romeo

e-max.it: your social media marketing partner