Las per­las de Ta­hi­tí son co­mún­men­te co­no­ci­das en el mun­do co­mo “per­las ne­gras”, ori­gi­na­rias de las re­mo­tas la­gu­nas de la Po­li­ne­sia Fran­ce­sa en el Pa­cí­fi­co sur, se han con­ver­ti­do en una ge­ma ex­clu­si­va en el mun­do de la jo­ye­ría gra­cias a su in­fi­ni­ta ga­ma de co­lo­res na­tu­ra­les.

La per­la ta­hi­tia­na; lla­ma­da tam­bién “per­la de las rei­nas”, se ha ga­na­do la re­pu­ta­ción de va­lor y ra­re­za por su be­lle­za na­tu­ral y su uso en las jo­yas de la no­ble­za y rea­le­za mun­dia­les. La más fa­mo­sa de es­tas per­las ne­gras na­tu­ra­les fue lla­ma­da “Az­ra”,  pie­za cen­tral de un co­llar que for­ma­ba par­te de las jo­yas de la co­ro­na ru­sa. Hoy en día la per­la ta­hi­tia­na se ha con­ver­ti­do en una jo­ya exó­ti­ca y co­di­cia­da por to­dos.

 

 

Pa­ra ob­te­ner di­chas per­las se lle­va a ca­bo un pro­ce­so de cul­ti­vo lar­go y de ex­tre­mo cui­da­do, don­de la na­tu­ra­le­za y el tra­ba­jo del gran­je­ro per­li­cul­tor se unen en la de­li­ca­da ta­rea de la indus­tria del cul­ti­vo de per­las. Al co­se­char las per­las, el gran­je­ro per­lí­co­ra ha­ce una se­lec­ción ini­cial de su co­se­cha, de­se­chan­do to­das las re­cha­za­das, dis­cri­mi­nán­do­las por ta­ma­ño, que va de 8 a 16 mm. Es muy co­di­cia­da por su for­ma y ca­li­dad, ya que por las va­ria­cio­nes de su for­ma se adap­ta en di­ver­sos es­ti­los de jo­ye­ría.

Ca­be men­cio­nar que por la na­tu­ra­le­za de es­ta es­pe­cie de os­tras, de ca­da 100 que pa­san por el pro­ce­so só­lo 50 pro­du­ci­rán per­las. De es­tas 50, só­lo cin­co se­rán ge­mas per­fec­tas. Así que él o la afor­tu­na­da en ad­qui­rir una pie­za de és­tas sa­brá que tie­ne en sus ma­nos la pre­cio­si­dad de una obra maes­tra úni­ca.     

 

 

 

 

 

 

Texto: AMURA ± Foto: Perlas de Tahití

e-max.it: your social media marketing partner