Fren­te a las ven­ta­nas de los ta­lle­res de IWC en la ciu­dad de Shaff­hau­sen el río Rin flu­ye con una tran­qui­li­dad que con­tras­ta con el es­truen­do de sus ca­ta­ra­tas, que se en­cuen­tran po­co más ade­lan­te. Es­tas cas­ca­das y aque­lla fá­bri­ca se en­cuen­tran en­tre los mo­ti­vos que han he­cho fa­mo­sa a la ciu­dad.

Es­te año mar­ca la cul­mi­na­ción de la ex­pan­sión más am­bi­cio­sa en los 137 años de his­to­ria de la fir­ma. Se tra­ta de sus ins­ta­la­cio­nes nue­vas, con las que IWC se ha he­cho de 3000 m2 de es­pa­cio adi­cio­nal, 80 em­plea­dos aho­ra dis­fru­tan de un am­bien­te de tra­ba­jo atrac­ti­vo e ins­pi­ra­dor.

El cuar­to de he­rra­mien­tas, pro­duc­ción de las ca­jas, gra­ba­do, pu­li­do y de­sa­rro­llo de pro­to­ti­pos eran áreas que se en­con­tra­ban dis­per­sas por los al­re­de­do­res, aho­ra es­ta cons­truc­ción, con su fa­cha­da asi­mé­tri­ca de cris­tal las aco­ge en un so­lo lu­gar. El edi­fi­cio de cua­tro pi­sos es una es­truc­tu­ra ele­gan­te que se adap­ta per­fec­ta­men­te a un la­do del edi­fi­cio prin­ci­pal, don­de Flo­ren­ti­ne Arios­to Jo­nes fun­dó IWC en 1874.

 

 

Con só­lo 24 años, aquel in­ge­nie­ro y re­lo­je­ro ame­ri­ca­no, en lu­gar de via­jar en bus­ca de la for­tu­na en el oes­te, hi­zo jus­to lo con­tra­rio y atra­ve­só el Atlán­ti­co pa­ra fun­dar la In­ter­na­tio­nal Watch Com­pany.

Sus pri­me­ros re­lo­jes de bol­si­llo pre­sen­ta­ban des­de en­ton­ces ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­li­dad ex­cep­cio­na­les, co­mo el vo­lan­te com­pen­sa­dor de tem­pe­ra­tu­ra, es­pi­ral cur­va­da a ma­no y el ajus­te de la pre­ci­sión so­bre­di­men­sio­na­do.

En los años 30 con­quis­tó el es­pa­cio aé­reo con sus pri­me­ros re­lo­jes es­pe­cia­les pa­ra avia­do­res, su mo­de­lo Mark 11 per­ma­ne­ció por mu­cho tiem­po co­mo el re­loj ofi­cial de la Ro­yal Air For­ce.

 

 

Ha­blar de IWC es re­fe­rir­se al de­sa­rro­llo y per­fec­cio­na­mien­to cons­tan­te de sus me­ca­nis­mos en un afán por do­mi­nar la ma­yo­ría de las in­di­ca­cio­nes, co­mo el ca­len­da­rio per­pe­tuo, el do­ble cro­nó­gra­fo, el tour­bi­llon o la re­pe­ti­ción a mi­nu­tos.

Res­pal­da­dos por in­ves­ti­ga­ción, y so­bre to­do por la ex­pe­rien­cia en el ar­te re­lo­je­ro cu­yos prin­ci­pios son par­te im­por­tan­te en la ca­li­dad don­de na­da se de­ja al azar, des­pués de to­do la ma­yo­ría de los fa­bri­can­tes es­tán es­ta­ble­ci­dos en Sui­za oc­ci­den­tal y se pue­de de­cir que IWC en Shaff­hau­sen es co­mo un ana­co­re­ta re­lo­je­ro, lo que ha obli­ga­do a que sus va­lo­res y prin­ci­pios per­ma­nez­can inal­te­ra­bles al pa­so de los años.

 

 

Texto: Tonatiuh ± Foto: International Watch Company.

e-max.it: your social media marketing partner