Sólo 10 Aston Martin DB10 se fabricaron en el mundo y sabemos que uno se subastarán en algún momento. Este auto  ha sido creado exclusivamente para el rodaje de Spectre, la última entrega de la saga de James Bond, y va a tener un solo dueño en el mundo entero. ¿Qué pasará con el último y noveno restante? Sabemos que uno de estos modelos vivirá para siempre en el museo SONY, mientras el resto tienen un futuro incierto.

La exclusividad de este diseño es único; Aston Martin ha vuelto a sus raíces con el DB5. Una de las características de este modelo es el epítome de la elegancia y sofisticación que retrata; para ser honestos, ¿no es esto exactamente lo que el agente 007 inspira?

Este dúo entre Aston Martin y la franquicia de James Bond tiene un legado de casi 64 años, cuando se creó la película icónica de Goldfinger. Este movimiento estratégico deja claro que su historia juntos continuará.

Aston Martin DB10 y su antagonista, el Jaguar C-X75, son los vehículos que el 007 –interpretado por Daniel Craig- y el actual villano – interpretado por Christoph Waltz-, tratan con destreza y colérica acción en este film cuyo presupuesto al parecer era ilimitado o casi ilimitado.

¿Qué pasará con los tres modelos restantes? Sólo el tiempo lo dirá, por ahora sólo sabemos que el Aston Martin DB10 no se producirá en serie, así que nos quedaremos con las ganas de emular en el camino al espía de ficción más importante de todos los tiempos.

 {socialbuttons}

e-max.it: your social media marketing partner