Spanish Chinese (Simplified) English French Japanese Portuguese

 

Otoño es una época de cambios, la naturaleza se transforma descubriendo un panorama distinto y se hace necesaria otra forma de vestir para adaptarse a las modificaciones del clima. Afortunadamente, este tránsito es la excusa para la llegada de una temporada muy completa, en la que cual son elevados al máximo todos los recursos del léxico de la moda. Sobriedad y melodrama son los comunes denominadores de las nuevas tendencias, en las que el contraste de extremos es fundamental: ningún término medio será aceptable.

Por otra parte, el renacer de los años de la década de 1980 sirve como marco estilístico para este encuentro de fuerzas. Este es el leitmotiv de las principales colecciones que presentan como moda contemporánea a emocionantes y funcionales versiones de looks, que ya eran considerados retro.

 

image Ampliar
 
 

Siluetas extremas

Esta nueva temporada las siluetas son de importancia especial. Todo parte de la figura del reloj de arena, con una cintura muy definida y hombros marcados, que se aplica tanto para hombres como para mujeres. En términos de lo ultra estilizado aparecen las figuras alargadas producidas por prendas estrechas, como los pantalones pitillo (cigarrette pants). Pero, como invariablemente un extremo conduce al otro, los volúmenes son igualmente importantes: encontraremos faldas tulipán, mangas abombadas y otras abundantes estructuras del corte.

 

 

 

Drama a color

Durante las últimas estaciones del año la moda suele tornarse algo oscura y en esta ocasión no es la excepción. El gris es favorito en todas sus variantes y gamas, junto con el negro, color emblemático de la sofisticación. Ambos se llevan de la cabeza a los pies, tal como lo dicta el concepto “tono sobre tono”, alternando únicamente entre diferentes texturas. Tanta sobriedad contrasta dramáticamente con tonos vibrantes de rojo frambuesa, esmeralda, amarillo manzana, uva, fucsia, lima y otros electrizantes bloques de color. 

 

 

 

Lujo en texturas

Los textiles son el alma de la moda y el tiempo de frío es la excusa para enriquecerlos. Las texturas rebuscadas y los materiales barrocos son perfectos para las formas simplificadas del corte o las combinacionesmonocromáticas. Una sucesión de terciopelo de seda, pieles exóticas, fibras demohair y demás materiales producen un lujo abrigadoramente extravagante. 

 

 

 

Detalles con carácter

Las formas limpias son realzadas por hermosos detalles y en este marco los accesorios refrendan su creciente dominio. Ningún estilo estará completo sin los cinturones tipo corsette para ellas, las maletas urbanas para ellos y un espectacular par de botas. 

 

 

Texto: Martha Jauffred ± Foto: Cortesía de las marcas

e-max.it: your social media marketing partner