Cargado de formas sorprendentes, la temporada otoño-invierno se prepara para cerrar el año de modo espectacular. Es común que la majestuosidad de la temporada gélida supere en propuesta a lo visto durante la primavera-verano, sin embargo, en esta ocasión la diferencia fue mucho más evidente.

 Las tendencias dan la vuelta, mostrándose de entrada cínicas, femeninas y voluminosas (The Bubble, Oversize). Contrarrestando las enormes proporciones, una corriente minimal ataca de nuevo para ambos sexos, mostrando por momentos un posible emblema del post- posmodernismo (Lady Luck, Simple Man).

 

image Ampliar
 
 

 El clima extremo que se pronostica no es problema mediante la yuxtaposición de prendas y texturas (Layeríng), así como el uso de majestuosas pieles (/nto the Fur) tanto para él como para ella. Totalmente masculino, inspirado en aquel look fronterizo de antaño, y añadiendo toques modernos, llega la opción para el hombre que gusta de vestir casual (The New Frontiersman). Por último, uno de los must-haves del momento es el terciopelo, llevado de modo discreto y sofisticado (Black Velvet).

El esplendor de la estación comienza, ¡es el momento para preparar el guardarropa!

 

Black Velvet

El terciopelo, un material idóneo para la temporada, se muestra sofisticado en prendas que, combinadas con otras texturas, logran un look semiformal y masculino.
Colores clave: negro y café.

 

 

The Bubble

A partir de la cintura, todo puede suceder. El volumen en burbuja se mantiene firme para la temporada, proporcionando una silueta femenina totalmente en tendencia. Colores clave: magenta, blanco y rojo. 

 

 

In to the Fur

Audaz, en grandes proporciones, llega de nueva cuenta el uso de pieles. Teñidas o naturales, para ambos sexos, voluminosas o rasuradas. Colores clave: gris y beige. 

 

 

Lady Luck!

Para la mujer que recurre a un look aparentemente sencillo los acentos aparecen mediante los accesorios. Las texturas son mínimas, mientras que el secreto radica en la combinación de los elementos. Colores clave: gris, negro y blanco.

 

 

The New Frontiersman

Vanguardista, con inspiración en la frontera, un look relajado que conserva masculinidad total. Los complementos no son casualidad, siendo la bufanda el detalle más importante. Colores clave: azul marino y negro. 

 

 

Simple Man

Post-posmodernismo. Un aire minimal regresa, sin complicaciones. Son válidas las prendas casi sin texturas, con líneas sencillas y en total armonía. Colores clave: café y beige.

 

 

Layering

La yuxtaposición de prendas, el uso de dobles chaquetas, bufandines, gabardinas y hasta calentadores. Todo vale, combinar prenda sobre prenda es el secreto.
Colores clave: café, verde y rojo.

 

Oversize

Totalmente en tendencia, las proporciones exageradas, el volumen en su esplendor con los debidos ajustes que moldean la figura, como el cinturón. Un look excepcional que no debe faltar esta temporada. Colores clave: negro y gris. 

 

 

Texto: Germán Nájera ± Foto: Cortesía de las marcas

e-max.it: your social media marketing partner