Construyendo un legado

Calatrava es reconocido por su arquitectura urbanística contemporánea.

En 1951, en la alcaldía de Benimámet, Valencia, nació uno de los arquitectos cuyas obras han dejado huella por el mundo: Santiago Calatrava Valls. Este personaje, que goza de gran reconocimiento en la arquitectura contemporánea, inició su formación en el mundo de las artes plásticas a los ocho años de edad, en la Escuela de Bellas Artes y Oficios de Burjasot; posteriormente, asistió a la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia. Su preparación la enriqueció con su paso por diversos centros de estudio de prestigio, como el Instituto Federal de Tecnología de Zúrich. Esta formación artística le sirvió para que, durante sus años como estudiante, expusiera parte de trabajos pictóricos y escultóricos en diversos museos de Europa.

Calatrava muestra una influencia propia de las formas orgánicas, a las que añade elementos inspirados en la música, componentes que se ven expresados en la naturaleza de su arquitectura; se trata de diseños poco comunes aplicados a edificios, puentes y plazas; debido a esto, hay quienes lo definen como un escultor-ingeniero. Lo cierto es que estas formas, un tanto caprichosas, que se aprecian en la Torre de Montjuïc, Barcelona, una de sus obras más originales, realizada en acero blanqueado con forma de una antorcha de 120 m de altura o la estación de metro Alameda, en Valencia, dejan clara su instrucción como arquitecto, escultor, e ingeniero.

A la vez, mantiene características que muestran la importancia de los edificios, pero, sobre todo, destaca la función práctica que cumplen, así lo expresan el Centro Internacional de Ferias y Congresos, en Santa Cruz de Tenerife, concebido como un recinto polivalente que permite acoger los principales acontecimientos que tienen lugar en la isla, así como el proyecto del Auditorio en esta misma ciudad; edificaciones que lo definen como uno de los arquitectos más atrevidos.

Los trazos en la arquitectura de Calatrava evocan el movimiento, rasgo característico en él, pues además de los edificios y los puentes, los objetos móviles figuran entre sus creaciones más comunes; en este contexto, en la Llotja de Sant Jordi de Alcoi, en la provincia de Alicante, hay una parrilla triangular que se abre para revelar una fuente en el centro, donde el agua fluye cuando está abierta completamente. Otro ejemplo de su evocación al movimiento se puede apreciar en el pabellón SwissBau, con elementos móviles de hormigón, que producen una ondulación por medio de un ingenioso mecanismo electromecánico. 

image Ampliar
 
image Ampliar
 

Por otra parte, la amplia diversidad de puentes que ha concebido, también desafían la manera tradicional en que este tipo de infraestructura es construida, ya que algunos de ellos no son simétricos; los que presentan arcos, no los tienen en la parte central como habitualmente se acostumbra, y otros más presentan columnas que soportan el peso del puente. Estas características se aprecian en el Puente del Alamillo de Sevilla, conformado por un mástil inclinado de donde parten los tirantes que sujetan la plataforma; otro ejemplo es el puente sobre el canal Hoofdvaart en Holanda, el cual presenta una torre, con una serie de cables que se extienden por el puente para reforzarlo; en cuanto a las estructuras simétricas, está el puente Gentil en París. Uno de los más llamativos diseños en estas estructuras es el puente alpino de Acleta, en cuyas columnas aparecen seres humanos que sostienen la plataforma sobre sus cabezas.

Declaración estética

En sus creaciones, Calatrava utiliza una mezcla de acero, cemento y madera, los cuales dota –como se ha señalado– de movimiento, aportándole ciertos rasgos de vida, esto se hace presente en el Milwaukee Art Museum (MAM), uno de sus proyectos más conocidos; visto desde diferentes ángulos, el edificio toma formas distintas, desde un albatros alzando el vuelo, mientras su cola hace la vez de puente que conecta con los parques aledaños; hasta un gran barco con una vela enorme –desde otra perspectiva–, que está por atracar en el muelle del lago, al lado del cual se encuentra. Otros ejemplos son el icónico edificio valenciano de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, esta singular edificación cuya estructura representa el ojo de la sabiduría, que se abre hacia el cielo, y el aeropuerto de Bilbao, en la municipalidad de Sondika, en el país vasco, conocido también como La Paloma, por su forma de ave volando, y en cuyo interior las vigas de acero sirven para reforzar la estructura, pero también imitan el esqueleto de la paloma (aunque otros dicen que tiene figura de dragón).

image Ampliar
 

Actualmente, Calatrava tiene su propia firma internacional de arquitectura e ingeniería en Zúrich y su inventario de obras es tan extenso como los reconocimientos que ha recibido, pero bien vale el momento para señalar algunas de las más emblemáticas, como el Turning Torso, rascacielos residencial que con sus 190 m de altura y 54 pisos, es el más alto de Suecia, en la ciudad sueca de Malmö. Fue inaugurado el 27 de agosto de 2005, después de cuatro años de construcción; recibió el Premio MIPIM en la feria de la construcción de Cannes de 2005, y el auditorio de Tenerife Adán Martín, sede de la Orquesta Sinfónica de Tenerife, en la avenida de la Constitución en Santa Cruz de Tenerife.

Texto:  Cesar Mejía ± Foto: SPS / OLE BUSSIO / Tony Blay / Rodrigo Mulz / Auditorio de Tenerife / WPA

e-max.it: your social media marketing partner